5 de septiembre de 2011

Ahora sí descansan en paz




«Hay que entenderse con aquellos que no piensan como nosotros porque pueden tener razón», declaró José Luis Ollero ayer en el cementerio de Hormilla. El nieto de Wenceslao Ollero, asesinado y enterrado hace 75 años en ese mismo lugar, leyó unas palabras en representación de su familia con la oratoria propia del maestro. «¡Que hable Ollero!», gritaban en los años 30 en Santo Domingo de la Calzada refiriéndose a Wenceslao, recordó su nieto, y ayer su voz se convirtió en la de su abuelo.
El acto celebrado ayer en Hormilla fue sencillo y emotivo. Un centenar de personas (familias, amigos, calceatenses, sardineros, historiadores y miembros de la Asociación La Barranca) se reunieron para descubrir una placa en memoria de los cinco asesinados en la noche del 4 de septiembre de 1936, por culpa de la Guerra Civil: el alcalde republicano de Santo Domingo de la Calzada, Wenceslao Ollero, los concejales Alejandro Gallego, José Olagüenaga y Francisco Hernando y el vecino de la localidad Félix García. Ayer, en Hormilla, no se escucharon insultos ni hubo rabia ni propaganda política ni palabras amargas, solo un sincero recuerdo de las víctimas y el deseo común de que aquello no suceda de nuevo.
«No pretendemos avivar rescoldos en viejas heridas, esta reunión obedece a la imperiosa obligación familiar hacia unos parientes merecedores del recuerdo», declaró José Luis Ollero. Por parte de la familia Olagüenaga-Gallego, Pilar Navarrete agradeció la presencia de todos y el apoyo de los organizadores del acto, los historiadores calceatenses Agustín García Metola y Javier Díez Morrás. «Por fin sabemos que nuestros familiares están aquí, con una placa con sus nombres que los recuerda, con dignidad», explicó la sobrina nieta de José Olagüenaga. García Metola ejerció de presentador. No obstante, en su etapa como alcalde de Santo Domingo ya inició este homenaje en el año 2006 reponiendo simbólicamente en sus cargos al alcalde y a los ediles asesinados. «Fueron gente como nosotros, que trabajaron por su pueblo. Este es solo un primer paso», afirmó. También habló Jesús Vicente Aguirre, que reflexionó: «Aquí tenéis una bandera para el recuerdo. El verdadero homenaje es recuperar los ideales de los que aquí yacen 'tumbaos'
Larioja.com

».