12 de septiembre de 2011

EGUZKI ANTE EL ACCIDENTE EN UNA CENTRAL NUCLEAR FRANCESA




Nota de Prensa del Grupo ecologista Eguzki



La explosión, en Francia, en uno de los 59 reactores nucleares franceses, ha causado un muerto y cuatro heridos, ha ocurrido en un horno de fusión de metales de baja y muy baja intensidad del Centro de Tratamiento y Acondicionamiento de Residuos de Baja Actividad en las proximidades de la central nuclear de Marcoule, en Gard.

Dado que la energía nuclear no ha sido capaz de dar solución a la gestión de los peligrosos residuos que genera, no hay argumento democrático, ni de seguridad o salud que ampare su uso. Si se puede recurrir a otros modos de energía —representa un 3% del consumo energético de la humanidad y un 33% en Europa—, ¿para qué asumir riesgos?



Eguzki quiere mostrar su denuncia de la “infalibilidad” de las nucleares como lo demuestra la historia: con Three Mile Island; la obsoleta tecnología soviética en Chernobyl; la catástrofe natural y posterior fallo de los refrigeradores en Fukushima-Daiichi y hoy Marcoule
Para Eguzki, es inconcebible que mantengamos una energía, la nuclear, perjudicial para las personas y la naturaleza, así como exigimos la aplicación del principio de precaución, sin permitir su funcionamiento en tanto en cuanto muestra evidencias de fallos, fugas y riesgos constantes, como consta en estos ejemplos



Desde Eguzki creemos que no necesitamos de centrales nucleares para satisfacer nuestras necesidades, y estamos convencidos de que la energía nuclear es un grave peligro para la población.



Estos denominados “accidentes” son fruto de la mano del ser humano, consecuencia de un modelo energético nada seguro, costoso, impredecible y cuyos efectos y residuos los asumimos todos y todas. Un modelo que demuestra que no somos capaces de garantizar su inocuidad durante los miles de años de radioactividad, por mucha profundidad de los océanos en los que se deposita. Respecto a la energía nuclear, debe primar la prevención ante dicha producción con riesgos muy graves para miles o millones de personas. Estos días se han demostrado que no pueden ejercerse las funciones de control, vigilancia y fiscalización del estado sobre plantas como Garoña, incluso tras medidas y anuncios de tranquilidad a la población. Para Eguzki, no hay criterios económicos, ecológicos ni democráticos que avalen el funcionamiento la energía nuclear, por lo que exigimos el cierre inmediato de todas las plantas nucleares y en especial Garoña, respetando la voluntad popular, en una apuesta por otro modelo de economía sostenible, de energía segura y saludable frente a la política nuclear.



A su vez desde Eguzki consideramos necesario recordar que el debate energético no se centra en que proporción del mix energético debe ocupar la energía nuclear sino que se debe basar en el ahorro energético, la eficiencia y la producción de energía por medio alternativos. No es menos contaminante que otras fuentes de energía.

Las centrales nucleares pueden fallar y, si lo hacen, se convierten en una bomba de relojería que el ser humano es incapaz de controlar. Basta con ver el largo historial de accidentes en la industria civil y militar. Pero no hacen falta para que sea un riesgo para la humanidad: con su funcionamiento normal las centrales pierden radiactividad, que se difunde en el medio y recorre kilómetros de distancia.



Esta situación pone sobre la mesa el debate sobre la energía nuclear, al carecer de credibilidad las afirmaciones de que las centrales nucleares cuentan con tecnología y sistemas de seguridad que las hacen infalibles y de la remota posibilidad de que ocurran accidentes de este tipo. No es la primera situación por la que se ven comprometidas las centrales nucleares, y no podemos esperar a ver cuando y dónde sucede otro accidente nuclear, sino que tenemos que ser parte activa y exigente en el cambio de modelo energético.



Por lo tanto, exigimos a todas las administraciones competentes que atienda a la demanda netamente mayoritaria de la sociedad vasca, cierre Garoña de forma inmediata, y planteen un programa de cierre de las centrales nucleares para acabar con esta energía peligrosa en el Estado.


NUKLEARRIK EZ!! GAROÑA ITXI ORAIN !!!

EGUZKI Talde Ekologista

Gasteiz, 12 de septiembre del 2011ko irailaren 12an