16 de octubre de 2011

5.000 personas en la manifestación improvisada del 15-M en Pamplona

La concentración convocada por el movimiento 15-M en Pamplona, que se llevó a cabo simultáneamente en cientos de ciudades de todo el mundo, congregó en la plaza del Castillo a cerca de 5.000 personas que clamaron por una salida social a la crisis. Los organizadores, que en principio habían planteado una concentración, se vieron obligados a improvisar una manifestación debido a unos problemas con el suministro eléctrico que impedían que toda la multitud congregada escuchase el manifiesto preparado por el movimiento 15-M. La marcha, iniciada poco antes de las 20.30 horas, llevó a los asistentes por el paseo Sarasate, la calle Taconera, avenida del Ejército, plaza Príncipe de Viana y avenida San Ignacio, para desembocar de nuevo en la plaza del Castillo donde se procedió a la lectura del manifiesto y a la posterior asamblea del movimiento. A pesar de que la marcha carecía de los permisos necesarios debido a su carácter improvisado, efectivos de Policía Municipal y del Cuerpo Nacional de Policía escoltaron a los manifestantes y controlaron el tráfico durante el trayecto. Personas de todas las edades participaron en una protesta en la que, tras una pancarta con el lema GRRR, Indignados del mundo, ¡levantaos!, se corearon premisas contra el sistema capitalista, los gobernantes, las medidas anticrisis y los partidos mayoritarios del Estado español. Así, Gastos militares para escuelas y hospitales, PSOE y PP son la misma mierda, No falta dinero sobran ladrones o el ya clásico No hay tanto pan para tanto chorizo fueron algunas de las proclamas que más se escucharon ayer. Por su parte, los organizadores prepararon un manifiesto en el que se criticó "el fuerte verticalismo de las instituciones y la limitación constante al derecho a la participación política". Asimismo, demandaron la existencia de más espacios políticos de control democrático ya que, según afirmaron, organismos como el Fondo Monetario Internacional "convierten en papel mojado nuestros ya reducidos derechos de participación política". APOYO A GRECIA E ISLANDIA Asimismo, en el kiosco de la plaza del Castillo se colgaron banderas de Grecia e Islandia con el objetivo de solidarizarse con la complicada situación que viven los habitantes de ambos países. En cuanto al rescate que países como la propia Grecia, Irlanda o Portugal han tenido que solicitar a la UE, el movimiento 15-M culpó de esta situación a los mercados que "han estado jugando con las primas de riesgo de esos países y el resultado ha sido que tuviesen que destinar cada vez más dinero a pagar los intereses de la deuda". Finalmente, los organizadores llamaron ala movilización de la sociedad al grito de "Tomemos la política. Tomemos las calles. Si no es ahora ¿cuando? Si no eres tú ¿quién?".