5 de octubre de 2011

Antikapitalistak no se presentan en Euskal Herria a las Elecciones Generales del 20N

Antikapitalistak hemos decidido no comparecer a las elecciones del 20 N. Esta decisión no significa que no creamos en la necesidad de una candidatura anticapitalista y rebelde, tal y como afirma la “Carta abierta a la izquierda alternativa.” de Izquierda Anticapitalista. Creemos que hoy están dadas las condiciones sociales para la necesaria reconstrucción de la izquierda. Nos reafirmamos en que es posible y necesario construir una candidatura unitaria anticapitalista y alternativa que sea coherente con las enseñanzas y aspiraciones de los movimientos que han conseguido abrir una brecha en el muro de la resignación contra el que nos veníamos estrellando desde hace largos años. Sin esa coherencia, la unidad que pudiera lograrse sería un puro producto de tecnología electoral, sin credibilidad social, ni horizonte político. No queremos una mera unificación de siglas, ni de proyectos de construcción nacional que no pueden ser comunes. No hay proyecto nacional común entre los que defienden este sistema y quienes creemos que hay que terminar con él. La realidad política vasca pone en el centro del debate la necesidad de trabajar a medio plazo en la construcción de un polo anticapitalista y desde nuestro colectivo y tal como plantea el movimiento 15-M sentimos “que no nos representan” los proyectos electorales actuales. La realidad política y social de Euskal Herria aún no ha permitido un trabajo que hiciese posible una acumulación con capacidad desde abajo, de forma democrática, para poder poner en pie una candidatura de ese tipo, lo que pone de manifiesto las debilidades con las que nos enfrentamos las corrientes anticapitalistas e internacionalistas a la hora de configurar un bloque a corto plazo. El nacimiento también en Euskal Herria del movimiento 15-M, las movilizaciones sociales, las huelgas generales… pone de manifiesto que se están fraguando los mimbres para ello. Pero por el momento nos encontramos con un movimiento 15-M que está configurando su estructura y su identidad, pero que aún tiene niveles desiguales de desarrollo e implantación en los cuatro herrialdes. La irrupción de Amaiur en el panorama político. En Antikapitalistak no nos sentimos representados por los proyectos de coalición que se están desarrollando en Euskal Herria, en la que participan partidos o grupos que han gobernado hasta no hace mucho tiempo la comunidad autónoma vasca, y que no han realizado la más mínima autocrítica de las políticas neoliberales que han sido aplicadas por los gobiernos de los que formaban parte. No creemos que esa sea la ALTERNATIVA ANTICAPITALISTA que Euskal Herria necesita. Sabemos que gran cantidad de votantes de izquierda van a ver en esa coalición el voto útil de la izquierda radical y más tras la incorporación de Aralar que refuerza la idea de ver en la misma la “Unidad” de la izquierda vasca. Aún así, a tal coalición, desde nuestro punto de vista, le falta contemplar los objetivos de lucha necesarios para afrontar los enormes problemas a los que nos esta sometiendo la crisis del sistema capitalista. De cara a una candidatura anticapitalista en Euskal Herria, no pensamos que ésta deba quedar reducida una sola organización, ANTIKAPITALISTAK y presentarnos en solitario. Además, la tarea no es perseguir una acumulación de votos, sino el trabajo militante y organizativo en las luchas y en los movimientos por la construcción de una alternativa anticapitalista amplia en Euskal Herria. POR ESO VAMOS A HACER OTRA CAMPAÑA ELECTORAL: Queremos hacer una campaña diferente. Plantear a diferentes sectores un debate (Activistas del 15-M, jóvenes, trabajadoras y trabajadores, sindicalistas y parados en lucha, mujeres, ecologistas…) la necesidad de hacer un trabajo a medio plazo para la construcción de una fuerza que nazca desde abajo y a la izquierda y que su centro del reflexión y acción sean las luchas sociales y políticas. Y que sin minusvalorar los derechos democráticos de nuestro pueblo, ponga el acento en los intereses de las/os trabajadores… los/as precarios… En definitiva, poner nuestras posibilidades como organización en manos de los/as oprimidos y más necesitadas/os. Queremos explicar a quienes nos quieran oír, que frente a los llamamientos a formar una alternativa nacional para reivindicar un proyecto como pueblo frente al Estado Español, nosotros oponemos un Bloque Anticapitalista, porque no creemos que burguesía y trabajadores, opresores y oprimidos podamos tener un proyecto de pueblo vasco común. Para nosotras y nosotros la soberanía del pueblo vasco debe conllevar la posibilidad de decisión en el modelo económico. ENTONCES ¿QUE VOTAR EN 20N? Antikapitalistak, ya lo hemos dicho al principio, no nos sentimos representados por las fuerzas que posiblemente vayan concurrir a las elecciones del 20 –N. Por eso no proponemos un voto en positivo, y el eje de nuestro discurso van a ser las cuestiones programáticas, las reivindicaciones políticas, sociales, democráticas, igualitarias y ecológicas, que enfrentan hoy a la ciudadanía con los gobiernos neoliberales, el estado centralista y el sistema capitalista de mercaderes y banqueros. Sí pedimos que no se vote a quienes han apoyado los recortes salariales, sociales, etc. Y tampoco a los que desmovilizan a los/as trabajadoras. Pedimos que no se vote a todas aquellas organizaciones políticas que han aprobado o han ayudado a su aprobación de la reforma constitucional en favor de los mercados, negando el derecho a la palabra a los pueblos y a los ciudadanos. No vamos a tener posición de voto que prime la abstención a pesar de que como ya hemos dicho no creemos que en estas elecciones haya una candidatura con la que nos sentimos representados. El bipartidismo es una imposición que debemos deslegitimizar, necesitamos movilizarnos el 20N para denunciar que este sistema electoral recorta y deforma la participación democrática de la ciudadanía, debemos organizarnos antes de la campaña, durante la campaña y después de conocer los resultados, para así poder día a día enfrentar en la calles y en las movilizaciones las próximas agresiones, privatizaciones y recortes que nos preparan los políticos profesionales y los banqueros que quieren aplastar nuestro futuro.