21 de octubre de 2011

Comunicado de Antikapitalistak ante el fin de ETA

La sociedad vasca asiste hoy con alegría y emoción al anuncio que tanto tiempo llevábamos esperando, el cese definitivo de la violencia de ETA. Antikapitalistak participa de esa alegría. Muchas personas han salido hoy del corredor de la muerte en el que ETA les había recluido por sus ideas políticas o su actividad laboral. Y los familiares de quienes fueron ejecutados se preguntan por qué ha tardado tanto en abolirse la pena de muerte en Euskal Herria, pregunta que también compartimos. Sin embargo, por mucho que nos lo repitan, éste no es un triunfo del Estado. Los gobiernos, sus jueces, sus policías y sus cloacas han puesto todas las trabas que han podido a todas oportunidades que ha habido para que la paz en Euskal Herria se abriera camino. Y, desde luego, no es el triunfo del Estado de Derecho, porque la calidad democrática del estado español se encuentra en los niveles más bajos de los últimos años. Éste es el triunfo de la razón, frente a una dinámica absurda en la que se han visto enredadas sucesivas generaciones de personas que estaban dispuestas a arriesgarlo todo, pero que eligieron un camino que ha traído mucho sufrimiento a otras personas, a sus propias familias y a ellas mismas. Antikapitalistak considera que el sistema social capitalista e injusto que padecemos, la vulneración sistemática de los derechos humanos y la negación de los derechos nacionales y democráticos más elementales son motivos más que suficientes para luchar, para rebelarse. Pero esa lucha debe de realizarse de forma coherente con los fines que se pretenden, sin derramar ni una gota de sangre, utilizando la movilización social, la desobediencia civil y la iniciativa popular no violenta. Creemos que la alternativa a la lucha armada no es la desmovilización o la integración en el sistema. La lucha armada sobraba y estorbaba y brindamos por su desaparición. La lucha social es más necesaria que nunca y no admite tregua. Sabemos que se abre ahora un proceso largo y en ocasiones doloroso, el camino de la reconciliación y el fin del odio. En este camino también nos encontraremos los anticapitalistas, favoreciendo el encuentro entre diferentes, generando espacios donde cada parte vea y reconozca el dolor afligido y sea el principio de una sociedad más libre. Y combatiremos fuertemente contra todas aquellas personas y colectivos que traten de torpedear este proceso, y que busquen su rédito del dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Euskal Herria, 20 de octubre de 2011. Antikapitalistak.