8 de noviembre de 2011

Cayo Lara tacha el debate bipartidista de "debate de teletienda donde los dos venden algo que no necesitas"

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno aprovecha su visita a Alicante para denunciar que "una minoría de sinvergüenzas han convertido ésta en una tierra de especulación y de corrupción", en alusión a lo ocurrido con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Inicia sus dos intervenciones de la mañana y la tarde mostrando su "solidaridad" con la familia del soldado español muerto en un ataque en Afganistán. Por la mañana desde la Universidad y por la tarde desde un céntrico polideportivo de Alicante, no desde un estudio de televisión... Cayo Lara ha denunciado en la primera de sus dos visitas al País Valencià que el 'cara a cara' televisivo y televisado entre Alfredo P. Rucalcaba y Mariano Rajoy de hoy "es el debate de la 'teletienda'. En estos programas sale un señor o una señora vendiéndote una sartén, que te dicen que es muy buena. Sin saber por qué, al final te la compras de tanto verla en la tele y, después, te preguntas: pero si a mí no me hace falta y, además, se me pega la tortilla, ¿por qué la he comprado? Eso es lo que van a hacer hoy Rajoy y Rubalcaba, van a tratar de venderte algo que no necesitas. y habrá muchos que lo compren porque sale en televisión". El candidato a la Presidencia del Gobierno y coordinador federal de IU criticó con vehemencia la desigualdad de oportunidades y el fraude electoral que supone este debate para el resto de fuerzas políticas que concurren a los comicios del 20-N. Y, además, horas antes de que se celebrara, dio razones políticas de lo que iba a pasar en "este duelo de 'recortadores'. Lo que van a hacer el candidato socialista y el 'popular' es acusarse mutuamente de recortar derechos de la ciudadanía: Rajoy dirá que el PSOE recorta más y Rubalcaba responderá que es el PP el que lo hace en las comunidades donde gobierna. 'Yo recorto menos que usted, que recorta más que yo' se dirán y eso será todo". "Lo mejor que podemos hacer esta noche es apagar el televisor e irnos a tomar unas copas con los amigos si tenemos dinero, pero primero ir a un mitin de IU esta tarde", zanjó la cuestión. Después de que IU reclamara hace tres semanas a la Junta Electoral Central (JEC) que anulara el debate y, si no lo hacía, estableciera compensaciones claras a las televisiones públicas y privadas para el resto de fuerzas políticas, esta formación ha decidido subir el listón. Ha presentado un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo para exigir el cumplimiento de la legalidad que marca la Ley Electoral -pactada precisamente por PP y PSOE y que ahora se está vulnerando- y reclamar la proporcionalidad y la igualdad de trato electoral. Pero no todo iba a ser hablar del debate. Lara no quería irse de Alicante sin hablar de corrupción. Pero, antes, decidió iniciar sus dos intervenciones del día mostrando "nuestra total solidaridad" con la familia del soldado Joaquín Moya, "un trabajador que han matado en Afganistán, en una guerra que no es la nuestra, donde nadie nos ha llamado, que es exclusivamente por intereses estratégicos de Estados Unidos, por el gas". Denunció que "nuestras tropas no están allí para llevar la democracia; hay un fondo de intereses económicos, como ha pasado también en Libia para llevarnos el petróleo y tener el control estratégico de Estados Unidos en el norte de África. Los soldados tienen que volver ya, porque no deberían haber salido nunca. Mañana ya es tarde para que vuelvan porque nada se nos ha perdido allí". Ya metido en materia económica, tanto por la mañana en el abarrotado salón de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad alicantina como en el acto público vespertino, el candidato de IU explicó que "una minoría de sinvergüenzas en número, pero no en poder han convertido ésta en una tierra de especulación y de corrupción, pero algunos de nosotros los trabajadores nacidos aquí, junto a aquellos que vinieron de Extremadura, de Castilla-La Mancha o de Andalucía nos seguimos reconociendo a pesar de esta gente". De forma más coloquial, hizo la comparación a los universitarios que le escuchaban entre la forma de actuar de "estos que iban con traje, corbata y coches con cristales ahumados con la de los que en algunos pueblos llaman 'palomos ladrones'. Alguien les suelta y van a los palomares de otros, consiguen con sus arrullos que las palomas les sigan y, cuando llegan al palomar del que han salido, las palomas quedan atrapadas en una jaula. Así las roban y ahora, aquí, estamos en tierra de 'palomos ladrones'". Lara ilustraba así lo que ha pasado en la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). El máximo responsable de IU les tachó por su actuación de "sinvergüenzas" y lamentó que, pese a lo que han hecho en este caso, como en tantos otros, "nadie se ha sentado en el banquillo todavía pero, como esto es una democracia, seguramente se sentarán". En el acto público de por la tarde Cayo Lara repitió la compañía de Víctor Domínguez, cabeza de lista de IU por Alicante y profesor de la Universidad de esta ciudad, y a ambos se les sumó Marga Sanz, coordinadora general de Esquerra Unida del País Valencià, además de Toni Ròderic, de Los Verdes. La joven diputada autonómica alicantina Esther López Barceló hizo las veces de presentadora. Volvió a coger el ejemplo de la CAM para extrapolarlo y señalar que "nos han dicho que hay que salvar a los bancos porque si no, nos caerían las siete plagas de Egipto, y no es verdad. Ahora pagamos más por la deuda hay más paro, menos economía productiva y la actividad no despega". "¿Por qué tenemos que coger de los impuestos de todos los ciudadanos y pagar el agujero para que ellos sigan haciendo sus negocios. El dinero del Gobierno de España es nuestro dinero y es el que luego nos falta para tener Educación, Sanidad y Servicios Públicos", describió. Para el candidato a La Moncloa de IU "no es verdad que cuando salvan la Banca nos salvan a todos; salvan a los sinvergüenzas y salvan, en todo caso, a los que sólo se han interesado por especular". En la foto (de M. Asenjo) Cayo Lara con Marga Sanz y Víctor Domínguez entre otras personas.