9 de noviembre de 2011

«De la crisis no saldremos hasta el año 2020»

“A lo de antes no volveremos nunca”. Con esta concisión se expresa el economista Santiago Niño cuando se le hace la pregunta a la que más ha respondido en los últimos años, ¿cuándo saldremos de la crisis? A pesar de ello el catedrático de la Universidad Ramón Llull de Barcelona, considerado un profeta de las crisis por haber anticipado con exactitud los últimos declives económicos, fecha 2020 como el año en el que se recuperará la estabilidad económica. Insiste en la idea y declara rotundamente que “nunca más alguien irá a un banco a pedir un crédito de 300.000 euros y se lo darán de 400.000, nunca jamás volverán a construirse 800.000 viviendas y el España va bien al que estábamos acostumbrados no volverá nunca jamás”. Al mismo tiempo indica que lo que la gente considera que es salir de la crisis económica se producirá cuando se estabilice la situación económica, deje de caer el PIB hasta los 800.000 millones y haya un nivel de paro estructural de 16 ó 18%. En este sentido habla de que habrá diferentes conceptos en un futuro cercano. Alude al paro estructural que siempre habrá, debido a que hay un nivel que es imposible reducir porque el modelo productivo actual no es capaz de absorberlo. Como aspecto positivo vaticina que el año que viene “podemos llegar a niveles de desempleo del 17 ó 18%, luego mejorarán un poco las cosas, pero empezará a hablarse claramente de desempleo estructural (también denominado a largo plazo o involuntario)”. Niño Becerra sostiene la teoría del actual gobierno de que es mejor una persona empleada temporalmente que parada. “El concepto del pleno empleo, de alguien que trabaja ocho horas diarias, 40 horas a la semana ha muerto para la mayoría de la población y vamos a una vida laboral compuesta por trocitos de trabajo. Habrá muy poca gente con el pleno empleo como se entendía hasta ahora”, asegura. “A la gente realmente necesaria se le harán contratos para un trabajo concreto durante cierto tiempo, pero la inmensa mayoría de la población iremos a contratos temporales”, explica el catedrático antes de definir la reforma constitucional prevista por el gobierno como “una tontería”, dado que entiende que “la Constitución ha perdido vigor, ha perdido sentido”. Niño Becerra no quiso entrar a valorar otras decisiones tomadas por el Gobierno central, aunque sí dio un consejo a los responsables políticos: “Teniendo en cuenta que volver a lo de antes es imposible y lo que hay que hacer ahora es preparar un nuevo modelo, una buena decisión sería la que se tomó en la cumbre del 21 de julio, en el sentido de prepararse para ir hacia un gobierno económico europeo. Para mí esta es una buena decisión”. http://revolutioninspain.blogspot.com/