10 de noviembre de 2011

LA INTERNACIONAL CAPITALISTA DE LA INFORMACIÓN: EL GRUPO ‘PRISA’ O EL CAPITALISMO DEL PSOE.

Para tener una prueba más de las maniobras ultra capitalistas que los partidos llamados ‘progresistas’ llevan a cabo para dominar los medios de masas en alianza con los grupos de poder millonarios del capitalismo mundial, creemos que este estudio sobre el Grupo PRISA es muy interesante pues demuestra además las alianzas y contactos estrechos de los políticos ‘socialistas’ del PSOE con las maniobras capitalistas y mundialistas para dominar el mercado de la información. ¿Derechas?... ¿Izquierdas?..., solo ¡Capitalismo! Cuando el 14 de octubre de 2001 Prisa firmó la compra de Radiópolis, la cadena radiofónica de Televisa con 17 estaciones repartidas por México, el imperio de Polanco anunció que entraba en "el mayor mercado en tamaño y crecimiento en Iberoamérica". Lo que no decía la nota oficial que dio a conocer este acuerdo es que para llevar a cabo la operación fue necesario saltarse a la torera la Ley de Inversión Extranjera de México, cuyo contenido impide el control de ese tipo de negocios a empresarios extranjeros. Esta ley establece que los servicios de radiodifusión están reservados a los mexicanos o a sociedades mexicanas y que por lo tanto ningún grupo extranjero puede participar en negocios de radiodifusión ni siquiera a través de fideicomisos o pactos sociales para hacerse con su control. Aún así, Prisa compró a Televisa el 50% de su división de radio por 50 millones de dólares. Jesús de Polatico y Emilio Azcárraga, presidentes de los dos mayores emporios de comunicación de habla hispana, firmaron la operación en presencia del presidente mexicano, Vicente Fox, uno de los habituales contertulios de Felipe González, que permaneció en la sombra de la negociación junto a su amigo Carlos Slim, el hombre más rico de Iberoamérica. Polanco y Azcárraga aprovecharon una excepción de la ley mexicana, la llamada "inversión neutra", que permite la entrada de capital extranjero en compañías de radiodifusión, sin derecho a voto ni a participar en la dirección y siempre que lo autorice la Secretaría de Economía. La presencia de Fox en la firma del acuerdo fue muy criticada en su país, al interpretarse que el presidente se ponía al servicio de los dos magnates de la comunicación. Pero lo más sorprendente es que ni Azcárraga ni Polanco respetaron siquiera los términos de esa excepción, puesto que el acuerdo permite a Prisa proponer al consejo de Televisa el nombramiento de su director general. A pesar de todo, las dos empresas anunciaron que la inversión cumplía "con los límites y requisitos establecidos por la legislación mexicana en materia de inversión extranjera". La entrada de Prisa en Televisa supuso la culminación de su gran red panamericana e radiodifusión. Una red cuya fortaleza contrasta con la delicada situación que atraviesa hoy en España -,el grupo -de Jesús de Polanco, tanto por la fusión de Canal Satélite con Vía Digital como por las consecuencias de la absorción ilegal de Antena 3 Radio por la Cadena Ser. Apenas 20 días después de la firma del acuerdo con Televisa, el Consejo de Ministros español decidió obligar a Prisa a separar los activos de la Ser y de Antena 3 Radio, según sentencia del Supremo. La absorción de las dos cadenas de radio la autorizó el Gobierno de Felipe González entre 1992 y 1994. También entonces el Grupo Prisa vulneró la ley de radiodifusión española. Sólo el Tribunal de Defensa de la Competencia sabe en qué términos se llevará a cabo la escisión, puesto que el Gobierno de Aznar ordenó que el proceso fuera secreto y encomendó al vicepresidente económico, Rodrigo Rato, que aprobara la forma final de la operación. De acuerdo con estos detalles, la conquista iberoamericana de Prisa se inspira en la misma política de hechos consumados que ya utilizó en España en Antena 3 Radio. De Colombia a Costa Rica La aventura de Prisa en Iberoamérica, al margen de su presencia histórica en el mundo editorial, comenzó en octubre de 1999, con la compra del 19% de la cadena colombiana Radio Caracol al grupo Valores Bavaria (Valbavaria), una cadena que ya era líder en su país, con 172 emisoras entre propias, afiliadas y participadas, con una audiencia total de 8.551.600 oyentes y filiales en Colombia, Costa Rica, Panamá y Estados Unidos. Este fue el primer paso hacia la constitución de la gran red panamericana de radiodifusión que en la actualidad trata de explotar los millonarios derechos musicales que Prisa ha ido acumulando a lo largo de estos años. Aquel mismo año de 1999, Prisa y la empresa colombiana crearon a partes iguales una nueva sociedad en Miami denominada Grupo Latinoamericano de Radiodifusión (GLR), a través de la cual el grupo controlaba 76 estaciones de radio en Chile, 12 en Panamá, una en Miami y una en Francia, y contaba con la sindicación de otras 104 emisoras en Estados Unidos. El nuevo imperio comenzó a gestionar emisoras como la Cadena Finísima en Chile, CBI y WSUA en Miami y LBC en Nueva York. Prisa puso a funcionar además las sinergias de su grupo empresarial, y en el mes de noviembre la Ser otorgó a Caracol TV el premio Ondas a la mejor cadena iberoamericana de televisión. Colombia había sido antes uno de los pilares del negocio editorial de Santillana, donde fue delegado Daníel Betancourt. Su socio radiofónico en la actualidad es, sin embargo, el propietario de Valbaria, Julio Mario Santo Domingo, que es el hombre más rico del país. Red panamericana de radio La explosión iberoamericana de Prisa se produjo un año después, en junio de 2000, cuando el grupo salió a Bolsa y anunció un plan de inversiones para América Latina de 600 millones de dólares entre los años 2000 y 2002. La memoria de Prisa anunció entonces que el objetivo del holding era la creación de una gran red panamericana de radio que trasladase a América los principios en los que se inspira el modelo de radio desarrollado por la Ser en España, incorporando emisoras propias o asociadas en todo el continente americano. Tan sólo un mes después, el 13 de julio de 2000, el recién creado Grupo Latinoamericano de Radiodifusión (G. L. R.) llegaba a un acuerdo con el grupo costarricense Nación para crear al 50% el Grupo Latino de Radiodifusión Costa Rica. GLR Costa Rica poseía tres frecuencias radiofónicas que cubrían todo el territorio costarricense para gestionar tres cadenas de radio y otros servicios en el país. La inversión prevista para iniciar las actividades de la nueva sociedad fue de 3.005.060 euros (500 millones de pesetas). El Grupo Nación es el líder en Costa Rica, posee los diarios La Nación y AL día y participa en otras muchas empresas de comunicación, incluida Corporación de Noticias, de Guatemala. La expansión mediática de Prisa continuó en octubre de 2000 al asociarse con la empresa boliviana Garafulic para operar en la prensa gráfica, la radio, la televisión e internet. Las dos empresas crearon tres compañías: Inversiones en Radiodifusión S.A., Grupo Multimedia de Comunicaciones S.A. e Inversiones Digitales, S.A. con un desembolso global de 10 millones de dólares. El Grupo Garafulic fue el primero en impulsar la creación de un canal privado de televisión en Bolivia en 1984, es el principal accionista de las compañías telefónicas Sistemtel e Intelcom, impulsa el desarrollo del portal Bolivia.com y controla los principales diarios del país. El acuerdo con Garafutic permitió que Prisa suscribiera el 25% de Inversiones en Radiodifusión, S.A., la sociedad que controla los canales de televisión de la red ATB-Red Nacional de Televisión en las ciudades de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Potosí, Cobija, Oruro, Sucre, Tarija y Trinidad, y que impulsa, en colaboración con la Ser, la creación de tres cadenas de radio musicales. Prisa se hizo con el 76,9% del Grupo Multimedia de Comunicaciones, S.A., que controla los diarios La Razón, de La Paz, Nuevo Día, de Santa Cruz, Extra, un diario popular que es el de mayor división, y los periódicos especializados Vida Sana y La Gaceta Jurídica. Con el 50% de Inversiones Digitales, S.A. Prisa desarrolló el portal Bolivia.com y aplicaciones locales de Internet para comercio electrónico y plataformas digitales. El plan de expansión de Prisa en Iberoamérica comenzó a girar en torno a dos ejes de negocio principales y complementarios. Por un lado, la compra de la infraestructura necesaria para la implantación de su red panamericana de radiodifusión, y por otro, desde el año 2000, en las inmensas posibilidades del negocio musical. El 6 de julio de 2000 Prisa firmó un acuerdo con Universal Music Group para la creación de Muxxic Latina, una nueva multinacional discográfica orientada al lanzamiento mundial de artistas en español, cuyos derechos explota en España a través de Gran Vía Musical. Entramado musical Prisa suscribió el 75% de la nueva sociedad, que a partir de entonces se dedicó a explotar el ingente catálogo de Universal. Su entramada musical creció cuando el 16 de febrero de 2001 Prisa adquirió el 60% de Ediciones Musicales Horus, S.A., una de las principales compañías discográficas independientes de música popular en España, y otro porcentaje igual de Lirics&Music, S.L., editora musical con un amplio catálogo en su poder. Las dos operaciones se cerraron por un montante superior a los seis millones de euros. La carrera hacia una cadena panamericana estaba lanzada y el 12 de abril de 2002 Prisa llegaba a otro acuerdo con el grupo Valores Bavaria para aportar a una nueva sociedad holding sus acciones de Caracol Radio y de Grupo Latino de Radiodifusión, además de otras participaciones en otras sociedades radiofónicas en Iberoamérica. En principio Prisa suscribió el 60% de las acciones de la nueva sociedad. La operación le costó en total 36 millones de dólares, tal y como ha declarado ante la Comisión Nacional de Valores, desde que en 1999 inició la compra de Radio Caracol. La nueva sociedad holding se denominó Grupo Latino de Radio, S.L. Prisa incorporó a este grupo el 50% que tenía en la mexicana Sistema Radiópolis, S.A. Este proceso de aportaciones culminó el 7 de octubre de 2002 y dio como resultado lo que hoy se puede considerar la base de la red panamericana de radio del Grupo Prisa. Una red que funciona como Grupo Latino de Radio SL, en el que Prisa participa con un 86,78% y Valores Bavaria con un 13,3% El negocio digital Internet es la otra pata estratégica que Prisa quiere poner en Iberoamérica, y para ello, a principios de abril de 2001. suscribió un acuerdo con la multinacional Sun Microsystems. El objeto de este acuerdo es "impulsar el acceso a la información y el ocio en español a través de la red". Las dos empresas anunciaron que la tecnología Java, desarrollada por la empresa norteamericana, permitirá que más de 300 millones de hispanohablantes acceda¡¡ a dichos contenidos. Gracias a esta firma, Prisa se asoció a un potente grupo con presencia en 170 países y una gran experiencia en el desarrollo de nuevos sistemas para la red. Prisa consiguió así acceder a las tecnologías que han revolucionado el mercado japonés de contenidos antes de deshacerse de Inicia Comunicaciones. Toda la actividad del Grupo Prisa en Internet se concentró a partir de entonces en Prisacom, dedicada al desarrollo de contenidos y servicios digitales. En agosto de 2001 firmó un acuerdo con Amena, el operador del Grupo Auna, para el desarrollo de servicios interactivos y de geoposicionamiento. Las dos empresas acordaron invertir 12 millones de euros en los dos años siguientes para desarrollar proyectos relacionados con las tiendas virtuales, educación y formación, distribución y venta de música, y la aplicación de los nuevos sistemas de pago móviles que Amena está desplegando. El acuerdo lo firmaron Juan Luis Cebrián, como consejero delegado del Grupo Prisa y presidente de Prisacom, y Luis Alberto Salazar Simpson, presidente del Grupo Auna y de Amena, que es concuñado del vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato. Luis Alberto Salazar Simpson, hermano de Felicidad Salazar Simpson, que a su vez está casada con Ramón Rato Figaredo, hermano de Rodrigo Rato, al otorgar a la familia del vicepresidente numerosas licencias de radio cuando era subdirector general del régimen de emisoras con UCD. Ahora, Rato ha adquirido una posición de privilegio en su carrera hacia la sucesión, tanto por el visto bueno que debe dar en el proceso de separación de la Ser y Antena 3 Radio como por el apoyo que pueda recibir de Prisa en su condición de socio de Auna. El Grupo Prisa participa además con un 24,3% en Iberbanda, un operador de servicios globales de comunicación en banda ancha, en el que también están presentes Informática El Corte Inglés, Omega Capital, CajaDuero, Ibercaja, Caja San Fernando, Caja de Ahorros El Monte y Diario de Burgos. Iberbanda proporciona nuevas formas de acceso a Internet, transmisión de datos, telefonía y servicios de valor añadido en red, a través de radioenlaces v redes de fibra óptica. Y en esta empresa también participa el multimillonario mexicano Carlos Slim, asesorado habitualmente por Felipe González, que aparece a través de la empresa Sercotel, integrada en el Grupo Telmex (Teléfonos de México) que dirige Slim. Los vínculos de Polanco con Iberoamérica son antiguos. A Chile acude desde 1964. Durante seis años fue socio de Henán Cubillos en la editorial Santillana. Conoció al presidente Eduardo Frei. Mantuvo una cordial relación con Frei Ruiz-Tagle mientras fue ministro y después cuando fue senador. Entre sus contactos más cercanos se encuentran el ex embajador de Chile en España Juan Gabriel Valdés y el senador Andrés Zaldivar que pasó parte de su exilio en España. Con estos mimbres Polanco trató de hacerse con el diario La Nación, tras mantener varios encuentros con el presidente de Chile, Ricardo Lagos, en compañía de Felipe González. Suárez Illana y Antonio Navalón En Venezuela Polanco llegó a emplear al hijo de otro ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez Illana, quien fue delegado de Santillana, trabajando codo con codo con el intermediario Antonio Navalón, hombre de confianza del abogado y consejero de Prisa, Matías Cortés, que aún hoy trabaja para el presidente de Prisa en colaboración con millonarios de la zona como Gustavo Cisneros. Los últimos pasos de Prisa en el negocio editorial también han sido importantes. En Brasil, compró la emblemático Editora Moderna a través de Santillana de Ediciones. La operación se llevó a cabo en marzo de 2001 por 73,4 millones de dólares. "Con esta adquisición -anunció Prisa- Santillana se implanta con fuerza en el importante mercado brasileño y completa su presencia en Iberoamérica". Además Prisa ha anunciado la creación de una distribuidora de cine hispano en EEUU, formada por Televisa Cine, Latin World Entertainment y Plural, la productora audivisual de Prisa, con sede en Los Angeles. Ahora, puede decirse que la guerra iberoamericana de Prisa ha tumbado Telefónica, su principal competidor, cuyo acuerdo para la fusión digital permite que Sogecable coloque a la empresa resultante la mayor parte de sus pérdidas, elevando éstas hasta los 750 millones de euros, cuyo coste asumirá Telefónica, permitiendo a Prisa seguir con su expansión por Iberoamérica. Tanto Polanco como Cebrián, primer director de Prisa, han estado siempre en contacto con los foros del capitalismo de Bilderberg y la Comisión Trilateral, pero sobretodo se aprovecharon de las ventajas dadas por Felipe González y su gobierno ‘socialista’. http://supervivientes.blogcindario.com/2009/09/00219-la-internacional-capitalista-de-la-informacion-el-grupo-prisa-o-el-capitalismo-del-psoe.html