15 de noviembre de 2011

Sabino Cuadra encabeza la lista de Amaiur por Navarra.

Tiene 62 años y llega a la entrevista en bicicleta. "Es la mejor manera de moverse por Pamplona, a pesar de que apenas hay carril bici. PAMPLONA. Cada vez se ve más gente usándola. Bendita moda", dice Sabino Cuadra, jubilado hace un año en la Administración Pública y que busca el respaldo para Amaiur de "todos los abertzales y de izquierdas" en las elecciones de este domingo. La formación soberanista (izquierda abertzale, Aralar, EA y Alternatiba) da por seguro el primer escaño y llama a multiplicar el apoyo para conseguir un segundo diputado. Si logra el escaño, será la segunda vez que pise el Congreso, tras entrar en 1978 como miembro de una comisión que acudió a propósito de la muerte de Germán Rodríguez en los Sanfermines de 1978. Cuadra afronta las elecciones con un discurso basado en la "suma de fuerzas" que supone Amaiur, en un "soberanismo" nítido y en un llamamiento a "superar las consecuencias del conflicto" alineado con la izquierda abertzale. Con la satisfacción también de vivir las elecciones en primera fila, pero sin un especial orgullo. "Mi madre, en cambio, sí. Me dijo: 'Sabin, estoy muy orgullosa de que te hayan elegido a ti'". ¿Quién le plantea ser el candidato de Amaiur a las elecciones ge-nerales? A mí me lo comentaron desde la izquierda abertzale como posible propuesta para llevar a las reuniones con el resto de formaciones. Hubo un acuerdo entre esas formaciones y se concretó. ¿La izquierda abertzale de Navarra? Sí. ¿Alguien en concreto? La Izquierda abertzale en general. ¿Cuál es el objetivo con el que concurren? Nuestra apuesta ha ido encaminada a ser la referencia de izquierdas y soberanista de Navarra, ser la segunda fuerza electoral en Navarra, pero no por subir escalones, sino por plantearnos como la alternativa real al monopolio que durante tantos años ha ejercido la derecha reaccionaria y española disfrazada de navarrismo que representa UPN. Por desgracia, el PSN no es alternativa en Navarra, está amarrado a las políticas de UPN. Y las puertas están abiertas no solo a ser segunda fuerza, sino a tener dos parlamentarios y una senadora. ¿Esperan superar los votos que logró Nafarroa Bai en 2008? No estamos haciendo esas cuentas. ¿Qué fortalezas aporta Amaiur? Es la candidatura que más unidad ha conseguido en torno a una idea de izquierdas y soberanista. Y, junto a ello, por primera vez en la historia va a existir un único grupo parlamentario en el que estemos representados los cuatro herrialdes (provincias). Y poco a poco esto también va calando. Los intereses de la gente no sólo van a estar defendidos por quienes vayamos de aquí, sino, como en las coplas de Monteagudo, por los hermanos alaveses, vizcaínos y guipuzcoanos. Pero, formar parte de un grupo ¿no puede diluir la voz de Navarra? Al contrario. La voz de Navarra va a estar doblemente defendida. Es un plus, en modo alguno puede verse como una desventaja sino como un valor añadido. Las realidades no son las mismas... Las realidades son más complejas que las palabras, pero para eso estamos ahí personas con sentido común que han hecho esfuerzos importantes para llegar a grados de unidad. Y sabremos ver las especificidades de cada territorio. ¿Qué línea de trabajo van a tener? Vamos a trabajar por que se reconozca a nuestro pueblo el derecho a ser: el derecho a la palabra y a la decisión. Esto significa un reconocimiento de Euskal Herria como nación y lo que esto supone de respetar las decisiones que pueda tomar en relación a su destino. La segunda: una apuesta en firme por impulsar el proceso de paz y normalización democrática. Esto significa trabajar para que el resto de formaciones políticas que aún no se hayan incorporado, incluyendo UPN, lo hagan. Respetando los distintos ritmos. Y en tercer lugar, apostar por un cambio político y social con profundos contenidos sociales: reparto de la riqueza, del trabajo, defensa de lo público y apuesta por la reforma fiscal para gravar a los más ricos. Pero, además de los grandes objetivos, el Congreso es un lugar en el que se redactan leyes, se añaden enmiendas, se discuten presupuestos y partidas que pueden afectar a Navarra. Hará falta ser también pragmáticos... Nosotros somos siempre pragmáticos, porque si por algo nos caracterizamos es por tocar la realidad. ¿Piensan acudir al Congreso? Nuestra referencia no van a ser los problemas del Estado, sino los de nuestro pueblo: Navarra y Euskal Herria. Y en esa medida, nuestras prioridades, ritmos, temas y estar y no estar va a venir determinado por lo que en Navarra y Euskal Herria se nos demande. Esto va a condicionar nuestra actuación a la hora de determinar si merece la pena currarse o no determinadas partidas presupuestarias, por ejemplo. Vamos a tener dos líneas de trabajo: una con formaciones de otras nacionalidades oprimidas del Estado español. Y, por otro lado, con aquellas formaciones políticas y sociales de izquierdas existentes a nivel estatal con las que es posible hacer frente a los ataques tan duros que estamos sufriendo. Pero siempre con la vista propia en Navarra y en la gente que nos ha votado. ¿Piensan acudir a la investidura? Aún no hemos tocado ese tema. Pero seguro que desarrollaremos alguna presencia que tenga que ver con los objetivos que tenemos marcados. En el mitin de Anaitasuna dijo: "Vamos a liarla en Madrid". ¿Eso qué significa? A ver. El Congreso tiene mucho de farsa y de opereta. Es un circo tal y como está planteado, con todos los parlamentarios levantando la mano dentro de sus grupos como el comité central del Partido Comunista Búlgaro. En ese terreno, las normas son de parte, los árbitros están comprados y las cartas están marcadas. Y nosotros sabemos que vamos a estar ahí. Decía lo de liarla en el sentido de que nuestra actuación no va a discurrir por canales clásicos de aceptación sumisa de marcos, normas y ceremonias. El PSOE y la derecha se van a llevar un susto por nuestros resultados y por lo que podemos hacer en Madrid. ¿Cómo valora lo que ha hecho NaBai en los últimos ocho años en el Congreso? En ese tema, las opiniones que hay dentro de Amaiur son diferentes y no voy a opinar. Hoy en día, la parte organizativa y política de NaBai (EA y Aralar) está dentro de Amaiur y hoy somos la única alternativa real de izquierdas y soberanista existente en Navarra. Somos los únicos que nos podemos enfrentar a la derecha caciquil de UPN-PP y a su sombra de PSOE. Mientras tanto, GeroaBai e Izquierda-Ezkerra son buenos vecinos, pero desde Amaiur hemos hecho un esfuerzo por ampliar el marco, no se ha conseguido y ahora el resultado electoral marcará el balance de lo que cada cual ha hecho. ¿El independentismo de Amaiur no les puede perjudicar en Navarra? Amaiur no es independentista, es soberanista e independentista. ¿Y cuál es la diferencia? Reclamar la soberanía es reclamar que un pueblo tenga plenos derechos. El independentismo es una opción concreta, dentro de un proceso de autodeterminación y de conformación de un Estado vasco. Pero esta es la suya, ¿no? Amaiur no es una organización de la izquierda abertzale. Alternatiba no es independentista. Incluso entre las opciones independentistas las formas y los contenidos son distintos. Es una mezcla de gente que es soberanista e independentista. Lo primero que dice Amaiur es que a Navarra se le ha negado la palabra en los últimos 40 años para pronunciarse sobre todo. Y debe tenerla. ¿Cómo son sus relaciones con los miembros de Amaiur de Aralar y EA? Usted ha sido muy crítico con la labor hecha por NaBai... Yo cuando hacía las críticas me llevaba bien con ellos. Nadie de Nafarroa Bai me metió una bronca por mis artículos. He tenido relaciones correctas no solo con la gente de base, sino con los miembros de sus direcciones. No me he pasado nunca, han sido críticas políticas. Claro está que unos aguantamos más o menos cuando nos meten el dedo en el ojo. Pero los enfados se pasan. Son muy críticos con los recortes, pero Bildu (izquierda abertzale y EA) ha diseñado los presupuestos más restrictivos de la historia en Gipuzkoa. ¿Contradicción o baño de realismo? Yo soy candidato de Amaiur, no de Bildu ni de la izquierda abertzale. Y respondo en función de ello. Mi opinión sobre Bildu es personal. Quizá pueda haber algo de lo que dice en la pregunta, pero también es cierto que, a diferencia de lo que ha sucedido en Navarra, los presupuestos sociales se han incrementado, por lo que es otra forma de hacer política. Pero es una opinión mía: Amaiur no tiene una opinión al respecto. ¿Tiene pensado qué hacer con el sueldo de diputado? Tengo una decisión tomada. Me ha quedado una pensión limpia de 1.300 euros en 14 pagas. No voy a cobrar nada más que eso. Todo lo que perciba lo daré a mi grupo, pero no hemos discutido qué se va a hacer con él. Solo usaré lo que me den para dietas de gastos, viajes o alojamiento. ¿Cómo valora el nuevo escenario político que se ha abierto tras el anuncio de ETA? Con ilusión y esperanza, porque realmente el cambio que ha experimentado y puede experimentar la situación política es grande. Yo he sido partidario de que esto se pudiera materializar y que decisiones que se han tomado ahora se hubieran podido tomar antes. ¿Se refiere al cese de la actividad de ETA? Sí. Pero ésta es una postura que yo ya había hecho pública antes, en diferentes artículos y declaraciones. ¿Los pasos dados en este momento no suponen dar la razón a quien los dio hace ya años dentro de la propia izquierda abertzale, como Aralar? Como comprenderás, en relación a ese tema las opiniones que hay dentro de Amaiur son diferentes. ¿Y la suya personal? Alguien puede pensar que todos los atentados de los últimos años no han servido de nada... (Silencio). Creo que me explico. Al hablar de las muertes, siempre destacan que hay víctimas por ambos lados. ¿Ve equiparable el daño causado? No te puedo decir, son cosas muy personales. Las víctimas son algo más complejo que las víctimas mortales, que son los más graves. Ha habido gente que ha sufrido presiones, que ha tenido que ir con escolta o que ha sido maltratada por la Policía. Tenemos muertos como consecuencia de atentados o de la actividad de grupos parapoliciales. Por un lado el coche bomba, pero también el GAL. Hubo asesinatos, torturas, arrancamientos de uñas, gente a la que enterraron en cal viva. Y los responsables no cumplieron ni el 10% de la pena y nadie les exigió que pidieran perdón. No quiero darle más importancia al GAL que al coche bomba, pero quiero ponerlo sobre la mesa para que las distintas caras de ese poliedro las analicemos entre todos. Que primero haya verdad y que después haya justicia y reparación. Es lo que se ha hecho en todos los lugares en los que ha habido conflictos. ¿Y no cree que, como mínimo, ha habido una falta de proporcionalidad entre lo que llaman opresión del pueblo vasco y la respuesta dada por ETA? Esto también es subjetivo, porque en los dos últimos años no ha habido actividad de ETA y han pasado por la Audiencia Nacional cientos de personas. Incluso los últimos años han sido de baja intensidad y el nivel de represión política ha sido enorme, con ilegalizaciones, torturas... ¿Deben salir los presos ya? Los responsables del GAL, con generales de la Guardia Civil, jefes de polícías, ministros, cumplieron menos del 10% de las condenas. Con esa realidad, ¿cómo justificar que existan presos enfermos que sigan en la cárcel o los que han cumplido las tres cuartas partes? O que todos estén sometidos a un régimen de alejamiento de pura venganza. Todos estos deberían estar en la calle y el resto, ya, en Euskal Herria. Y si hay un acuerdo político, es evidente que deben salir, aunque no sea todos a la vez.http://www.noticiasdenavarra.com/2011/11/15/especiales/elecciones-20-n/amaiur-es-la-unica-alternativa-soberanista-y-de-izquierdas-ante-la-derecha-caciquil-de-upn Diario de Noticias. Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas