21 de febrero de 2011

¿Por qué no se investiga el papel del rey durante el 23-F?




EL miércoles 23 se cumplen treinta años del conocido como 23-F, aquella inmensa chapuza donde se dieron la mano dos ambiciones: la de los militares y guardias civiles cuarteleramente golpistas y la de un rey obsesionado por aupar al general Alfonso Armada, su antiguo preceptor, como presidente de un extraño gobierno de militares, civiles y gentes varias conjuradas para echar atrás el incipiente Estado autonómico pactado por el presidente Suárez con los nacionalistas vascos y catalanes. A esto se le unía la locura de una ETA que el año anterior había matado a 118 personas.

Aquel estúpido sainete que dio la vuelta al mundo por su cutrez, su guardia civil con tricornio y mostachos gritando "¡Todo el mundo al suelo!", lo quiere recordar el presidente del Congreso, José Bono, a su manera, es decir llevando al responsable de aquel fracaso, el rey, y a los diputados sobrevivientes de aquella noche aciaga, como atrezzo para poder soltar él una de esas patrióticas soflamas, ya que el hombre era secretario de la Mesa del Congreso en aquella oportunidad.
A mí me preguntaron qué me parecía que organizaran semejante sarao y les dije que en lugar de gastar luz y taquígrafos, investigaran de verdad qué ocurrió y, sobre todo, la implicación de un rey que harto de Suárez le presionó para que dimitiera y le puenteó todo lo que pudo ante su negativa a nombrar al general Armada segundo jefe de Estado Mayor del Ejército para que, desde allí, accediera cómodamente a la operación puesta en marcha y que consistía en quitar a Suárez y poner al frente del Gobierno al famoso "elefante blanco" que no era sino éste general que ahora cultiva camelias en Galicia.El 22 de octubre del año anterior se había celebrado en Lleida una reunión, en casa de su alcalde, a la que asistieron representantes de varios partidos, entre ellos el bocazas de Enrique Múgica, que a la sazón era el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, y el citado general Armada. En este conciliábulo se diseñó el golpe blando contra Suárez, consistente en una moción de censura contra el presidente por parte del PSOE y apoyada por los suficientes diputados de UCD, que previamente se comprometerían por escrito. Como resultado de la misma, se formaría un gobierno de concentración que presidiría Armada, hombre independiente no vinculado a ningún partido y apoyado por el rey, con quien tenía una estrechísima relación. Esta operación se urdió como plan B en el caso de que Suárez no aceptase dimitir, tal y como estaba previsto le pediría el rey.
Por supuesto. Suárez conocía la jugada y la deslealtad del Borbón por lo que se oponía al nombramiento del general Armada como segundo jefe de Estado Mayor y, adelantándose a todas estas maniobras, fue cuando dimitió el 29 de enero. Previamente, el día de la dimisión, Sabino Fernández Campo había ido al Palacio de La Moncloa y, tras leer el texto de la renuncia, le pidió a Suárez que nombrara al rey ya que Suárez no lo hacía en su despedida. Debía dar las gracias a su entrometida Majestad. Pero solo lo hizo una vez.
El 5 de febrero, estando el gobierno en funciones, el presionado ministro de defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, nombró al general Armada, que era lo que quería el maniobrero Borbón, segundo jefe del Estado Mayor, lo que le colocaba en el sitio idóneo para presidir el gobierno de concentración que buscaba el inquilino de La Zarzuela. Armada recibió la felicitación inmediata del rey, que le llamó desde el aeropuerto de Barajas, mientras esperaba se abriera el de Foronda, cerrado por mal tiempo, ya que iba a realizar su primera visita oficial a Euzkadi. En ese viaje tuvo lugar el incidente en la Casa de Juntas de Gernika con los junteros de HB. A raíz de ese hecho, en Baqueira así como por teléfono, Juan Carlos mantuvo estrecha relación con el general Armada, de tal forma que cuando se produjo el incidente del Congreso el 23-F, lo primero que buscó Armada fue acudir a La Zarzuela. Lógico. Lo tenían muy hablado.
Pero quien frustró toda aquella ópera bufa fue Tejero con su irrupción alocada y antiestética, su esperpento, sus gritos y el secuestro del Congreso en la votación a Leopoldo Calvo Sotelo como presidente. Ante aquel espectáculo no les quedó más remedio que recular, el "elefante blanco", a pesar de sus intentos, acabó detenido y el rey, de madrugada, no inmediatamente, leyó aquel mensaje que nos han puesto hasta la saciedad como la gran prueba de que nos salvó de una dictadura cuando su ligereza, su frivolidad, su enfrentamiento con Suárez, su borboneo, habían llevado al país a semejante situación de crisis.
Confío en que alguien ponga en cuestión esta farsa el miércoles tras escuchar en el Congreso las falsedades de un rey que encima el muy Borbón se ha llegado a creer que nos salvó de Tejero. Todo esto gracias al Grupo Prisa, al PSOE y a todos los áulicos que a todas horas conectan el botafumeiro para decir urbi et orbi lo demócrata que es éste gran culpable de aquel hecho... e incluso con mayor responsabilidad aún que la de su cuñado, Constantino de Grecia, porque aquel se vio arrastrado por el golpe de los coroneles y Juan Carlos de Borbón fue el máximo responsable de que aquellos militarotes franquistas se levantaran todos en su nombre. Y eso aún no ha sido investigado.
Algo ha escrito Javier Cercás en su libro y bastante dice Jesús Palacios en su reciente obra, pero faltan las memorias de Fernández Campo y de quienes estuvieron en aquella conspiración para que conozcamos más detalles de un golpe cuya primera víctima fue el Estado autonómico ya que de allí surgió la Loapa (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico), firmada entre UCD y PSOE. ¡Qué casualidad! No olvido lo que me dijo Antonio Carro, ministro de la presidencia con Franco y Arias Navarro, en una recepción en la que estaba el rey: "Criticaba tanto a los políticos que el general Armada, hombre de su más cercana confianza, se creyó en la obligación de acabar con aquella plaga de un plumazo. El famoso golpe de timón". Dicho por un hombre de la confianza de Carrero Blanco fue lo que me dio la pista para ir conociendo como la mentira del "rey salvador de la democracia" era toda una patraña que al final se ha consolidado como una verdad eterna, cuando es diametralmente todo lo contrario.
En definitiva, aquella Operación Armada comienza a quebrarse por un problema de estética, una operación que se suponía palaciega no podía incluir aquellos gritos, aquellos empujones a un hombre, teniente general, ya mayor, al que ni siquiera se derriba y, sobre todo, aquellos disparos… Ésa no era una imagen aceptable para que nadie se prestara a liderarla.
Es cierto que durante la causa, inútilmente, los abogados defensores y los encausados intentaron demostrar que el rey era responsable, título que, no por casualidad, da otro de aquellos militares golpistas, Ricardo Pardo Zancada, a su libro sobre el tema: el rey es La pieza que falta en el puzle del golpe.
La investigación judicial del 23-F distó mucho de ser ejemplar. Y, sin duda, en ello tuvo que ver no poco aquella decisión que se tomó en los días inmediatamente siguientes al fracasado golpe: implicar al menor número de militares posible y a ningún civil, como si nunca hubiera habido otra trama civil que la que representaba el falangista García Carrés en absoluta soledad. Cuando en marzo de 1981 se inicia el juicio por el golpe de Estado de Tejero, Milans del Bosch y compañía, el general Fernández Campo hace esfuerzos denodados para que el rey no tenga que declarar ante los jueces. Sabino convenció a los funcionarios y a los más altos representantes de las instituciones del Estado de la inconveniencia de tal acto, especialmente porque la defensa de los militares acusados de perpetrar el golpe defendía que los encausados habían actuado "por obediencia al rey". La mayoría de los abogados defensores eran de la opinión de que Juan Carlos declarara siquiera por escrito. Sabino se ofreció a hacerlo por el monarca. Ello no fue óbice para que los militares de más alta graduación -a excepción de Armada- declararan que el rey estaba informado de la ejecución del golpe y que incluso llegó a participar en su elaboración. Al tiempo que declaraba, Fernández Campo llevó a cabo una intensa política de protección del rey, entrevistándose con los directores de los medios y los columnistas de primera línea para que evitaran cualquier referencia al rey.
Cuando el 3 de junio de 1982 se dio a conocer la sentencia del 23-F, había desaparecido toda referencia al monarca. La labor de Fernández Campo había dado frutos y el general apareció citado en lugar del rey en alguna de las actas del juicio. Parecía que, durante aquellas horas intensas para la historia del Estado español, el rey no hubiese desempeñado ningún papel.
Atentos pues al discurso del miércoles. Será un ejemplo más de la mentira y la manipulación al servicio de un rey puesto allí por el general Franco.


Escrito por Iñaki Anasagasti / Deia

Ante los asesinatos de manifestantes en Libia





21 feb 11
Ante los más de 200 muertos en Libia, cuyo delito fundamental ha sido asistir a manifestaciones quejándose de la desastrosa situación de Libia, su país, en el que el desempleo, los empleos basura, la precariedad y el paro están a la orden del día, la Secretaría de política Internacional del PCE mostramos nuestro más enérgico rechazo. Estamos hablando del ataque al derecho fundamental, que es la vida, por intentar manifestarse libremente.

Con todas las cautelas que nuestro partido debe tener respecto a quienes pueden estar interesados en desestabilizar la zona, no podemos mantenernos al margen, ni queremos, antes estas decenas de muertes.

El pueblo de Libia tiene derecho a tomar sus decisiones y a decidir quienes son sus gobernantes. La UE debería estar en primera fila ayudando al pueblo en vez de aplicando tratados que les perjudican y ayudan de forma notable a perjudicar a las personas y a llegar a estas situaciones.

Exigimos el cese de estos asesinatos y que el diálogo sea al arma que se utilice para que el pueblo de Libia recobre sus derechos.

21 de febrero de 2011