7 de marzo de 2011

"Preocupación" en la cúpula de IU por el hundimiento del PSOE



La dirección comparte que los comicios lleven a la mayoría absoluta al PP y despojen a la federación de su poder territorial // Los dirigentes ven "dramático" el agotamiento del proyecto socialdemócrata, aunque coinciden en que no es su "culpa"

“Si el PSOE sube mucho, nos funde, y si le va muy mal, también nos hace polvo”. Lo decía con cierta sorna, pero este dirigente de IU traducía ayer gráficamente una “preocupación” extendida en la dirección federal y compartida por todas las familias: el temor a una absoluta debacle de los socialistas en los comicios del 22-M y, a más largo plazo, en las generales. Ello mermaría, a la postre, la “capacidad de influencia” de la federación, sus posibilidades mismas de hacer y de demostrar políticas alternativas. "¿De qué nos sirve tener un diputado más si no hacemos nada?", se preguntaba uno de los cuadros territoriales. Y la influencia no es cosa menor, porque es lo que ahora más exhibe la cúpula en estas elecciones: gestión, una forma distinta de "abordar los problemas", según describía ayer mismo el propio Cayo Lara. "Estamos para gobernar, para transformar", recordaba una regidora andaluza en los pasillos donde se celebró la Convención Autonómica y Municipal. sEn mayo se ponen en juego miles de alcaldías, cientos de ellas cogobernadas por PSOE e IU. Y también el poder en 13 autonomías. En dos, Asturias y Balears, la formación de Lara participa del Ejecutivo. Por eso ayer, en la tribuna y fuera de ella, Córdoba sintetizaba ese temor: aunque IU resista, no habrá nada que hacer si el PSOE se despeña. Los cuadros huelen de cerca la caída de sus adversarios, pues la relación con ellos es, en muchos casos, muy fluida.

“Un hundimiento del Gobierno, que traiga una mayoría absoluta del PP, es dramático para la izquierda. Ahora bien, no está en nuestra mano hacer nada. Es muy difícil no criticar hoy al Ejecutivo, y mira que le hemos ofrecido apoyo en los temas que sí compartimos”, razonaba una dirigente del círculo próximo a Gaspar Llamazares (IU Abierta).

La censura no amainará
La inquietud por la suerte que corra el PSOE no se trasladará, por tanto, a una rebaja de la presión hacia el Gobierno. Ni a una matización de los reproches a su presidente.

IU sí aspira a una "rectificación", un azote severo de los ciudadanos al Gabinete central, porque además un eventual desplome socialista tiene otra derivada, que subrayaba otra responsable de la dirección muy cercana a Lara: “Nos preocupa que no haya un proyecto socialdemócrata para España. No nos alegra nada. José Luis Rodríguez Zapatero ha abierto la puerta a un ciclo político y económico largo de la derecha, que nosotros intentaremos recortar. Pero no es culpa nuestra, ni el PSOE es mi partido”. Se debe, aduce, a “factores no sólo exógenos”, a la crisis, sino sobre todo a elementos “endógenos, a la equivocación en sus políticas”.

IU observa “desorientación” en el Gobierno, y pone de ejemplo la reducción de la velocidad máxima en autopistas y autovías de 120 a 110 km/h. Glosa de un dirigente: “Esto parece el fin definitivo de la baraka de Zapatero”, el fin de su suerte providencial.
Público