13 de junio de 2011

Cayo Lara denuncia "la campaña de intoxicación" e informa de que en más del 83% de los casos ha habido acuerdo entre IU y PSOE




Cayo Lara denuncia "la campaña de intoxicación" e informa de que en más del 83% de los casos ha habido acuerdo entre IU y PSOE
Lunes, 13 de junio de 2011 PÁSALO:
El coordinador federal de IU recomienda “que se abran expedientes informativos para analizar caso a caso los motivos de que en algunas alcaldías no haya sido así”.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha denunciado hoy la “campaña de intoxicación” contra IU lanzada desde el viernes y durante todo el fin de semana por el PSOE y ha responsabilizado de la misma al futuro candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, por ocultar “la realidad de que los apoyos para formar gobiernos municipales de izquierda allí donde nuestra formación podía influir en ello se han cumplido en cerca del 83% de los casos”.

En una multitudinaria rueda de prensa en la sede federal de IU, Lara no ha eludido el hecho de que en 40 localidades no se haya apoyado investiduras de candidatos del PSOE y ha explicado que su opinión es “recomendar que se abran expedientes informativos para analizar caso a caso los motivos de que en algunas alcaldías no haya sido así”.

“Digo recomendar, porque somos una organización democrática, no verticalista, como a algunos les gustaría”, detalló, al tiempo que insistió en que Izquierda Unida es la primera interesada en esclarecer los hechos y conocer todos los datos para corregir la situación.

El máximo responsable federal ha destacado que de cerca de 315 ayuntamientos donde los concejales de IU tenían influencia para facilitar gobiernos de izquierda, en el 83% de ellos se ha cumplido, mientras que el PP gobernará en 40. Del mismo modo, señaló que el PSOE también ha impedido que haya alcaldes de IU en al menos 8 municipios, pese a que era la lista más votada.

Lara explicó esa “campaña de intoxicación” del PSOE indicando a título de ejemplo dos casos, los de las localidades de Carmona (Sevilla) y Tarazona de La Mancha (Albacete). El PSOE incluyó estas dos localidades en los listados que el pasado sábado iba remitiendo a algunos medios de comunicación y actualizando cada pocas horas señalando a IU como la formación culpable de que no hubiera alcaldías de izquierdas. La realidad es que en Carmona gobierna el PP después de que los 7 concejales de IU votaran en contra de su investidura y los 4 del PSOE se abstuvieran. Algo parecido ocurrió en Tarazona de La Mancha, donde los 4 ediles de IU, como lista más votada de izquierdas, no tuvieron el apoyo de los concejales del PSOE, que se decantaron por dejar gobernar al PP.

Una situación similar se dio en Esquivias (Toledo), mientras en Trevelez (Granada) el PSOE pacto con el único concejal del PP para dejar fuera del gobierno municipal a los 3 de IU. Más llamativo es aún el caso de Cardeña (Córdoba), donde los 4 concejales del PSOE votaron a la única edil que había conseguido el PP que, sin embargo, ya es la alcaldesa de esta localidad.

En Fuenteheridos (Huelva) el concejal del PP dio la alcaldía al candidato del PSOE pese a ser IU la lista más votada, con 3 miembros en la corporación.

En Cangas de Narcea (Asturias) gobierna también el PP tras recibir el apoyo de los 4 ediles del PSOE, dejando fuera a los 6 de IU-Verdes, que era la lista más votada.

Frente a la realidad de estos hechos, Cayo Lara recalcó que en la inmensa mayoría de los casos IU ha impedido, como acordó el Consejo Político Federal, que el PP llegará a los gobiernos municipales. En este mismo sentido, recordó que de las 9 alcaldías de capitales de provincia que ostenta el PSOE, en tres de ellas –Segovia, Toledo y Zaragoza- es gracias a la postura adoptada por IU. Por el contrario, el PSOE ha facilitado el gobierno de la derecha –en concreto a UPN- en una capital como Pamplona, como ya hizo en su día con el Gobierno de la Comunidad Navarra.

También detalló que en los municipios de más de 50.000 habitantes donde IU era decisiva se ha facilitado la elección de alcaldías del PSOE, salvo en Coslada, donde “hay situaciones irregulares extraordinarias”.

Así las cosas, Lara señaló que “lo que no puede hacer Rubalcaba es ocultar que el PSOE ha perdido más de 500 ayuntamientos en España y lo que tiene que explicar es qué políticas ha hecho para que haya perdido tantos ayuntamientos. Rubalcaba ha ordenado, ha encomendado y ha pedido que se intoxique a los medios de comunicación con los datos de las investiduras y estos medios han recibido información y errores de bulto con intoxicación premeditada”. Apostilló que el futuro candidato socialista “no puede imputar a IU el principio del hundimiento del Titanic”.

Para el dirigente de IU, con esta “estrategia de intoxicación contra IU, Rubalcaba ha iniciado ya la campaña de las elecciones generales desde Ferraz”, al tiempo que declaró que “el prestigio se lo tiene que ganar no desprestigiando a Izquierda Unida, sino con medidas concretas para recuperar la economía y el empleo”.

En relación a ello, dijo que es difícil que lo consiga “aprobando medidas como la que adoptó el pasado viernes el Consejo de Ministros en relación al decreto de reforma de la negociación colectiva”.

Cayo Lara indicó que desde IU ha habido contactos con el PSOE para reprocharles esta campaña y valoró que “la verdadera ‘tenaza’ que sufre este país es la crisis, el paro y la corrupción”, sumadas a las políticas de recortes y ‘ajuste duro’ contra los derechos sociales y laborales de los españoles del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

“En IU no tenemos que dar ninguna explicación al PSOE de nuestra actitud”, ha subrayado y reconoció que puede haber votantes en algunos municipios que se sientan “frustrados”, a los que “desde IU estamos dispuestos a explicarles lo ocurrido” y “a pedirles disculpas”.

El coordinador federal comentó tras la exposición de todos estos hechos que “mientras no lo decida un órgano de dirección de IU, esta formación seguirá con la idea de que ni por pasiva ni por activa dejará que haya gobiernos del PP” y precisó que tendrá que haber “muchas justificaciones” para que sea así.

Detalló que el objetivo de los expedientes informativos que se recomendará hacer es “tener un conocimiento exacto” de lo ocurrido en los ayuntamientos donde la postura de IU no ha permitido gobiernos progresistas y, una vez conocida esa situación, “se adoptarán las medidas necesarias”.

No obstante, precisó que IU “no es partidaria de expedientazos, ni de echar a la gente de las organizaciones”. Resaltó que los coordinadores regionales son “plenamente responsables” y son conscientes de que “forman parte de un todo”, por lo que “nadie va a hacer daño al conjunto de la organización”.

Preguntado sobre la postura de IU en el futuro Gobierno de Extremadura, dijo que hay “un buen nivel de debate interno” y que la dirección federal “no quiere influir” en él. De la misma forma, comentó que el PSOE lo ha puesto más difícil “con agresiones políticas a su federación y con la “prepotencia” socialista durante la última legislatura municipal.

En la foto (de M. Asenjo) Cayo Lara y José Antonio García Rubio.

PEDRO OLEA, DIRECTOR DE CINE, TEATRO : "A Franco se le atribuye demasiado papel en aquella barbaridad, Mola fue la auténtica cabeza pensante"



"A Franco se le atribuye demasiado papel en aquella barbaridad, Mola fue la auténtica cabeza pensante"
El director bilbaíno comenzará mañana en Pamplona el rodaje de 'La conspiración', una película para televisión con guión de Elías Querejeta y un reparto encabezado por Silvia Marsó y Manuel Morón, que darán vida al matrimonio Mola en los meses en que se gestó el golpe de Estado

Antes de nada, darle la enhorabuena por el premio Teatro de Rojas que le han concedido por la dirección de la obra El pisito.

Muchas gracias, ¿ya se ha hecho público? Qué bien, me hace ilusión sobre todo porque también han premiado a Pepe Viyuela, que está conmigo en El pisito, y a Silvia Marsó, que actúa en Casa de muñecas, pero que estará en La conspiración.

¿Qué significa el teatro en su vida?

Pues mucho. De pequeño me regalaron un teatrillo de esos de cartón que creo que era de la época de la República y me encantaba jugar con él. Hace pocos años encontré uno muy parecido en el Rastro de Madrid, me lo compré y lo tengo en mi despacho de Bilbao. Eso sí, en lo profesional, el teatro siempre me ha dado miedo.

¿Por qué?

Pues sobre todo porque en teatro no tienes la red de seguridad que hay en el cine o en la televisión. Además, dirigir teatro es casi como llegar a un pacto con los actores y luego son ellos los que lo sirven. Dar con el ritmo adecuado también es muy importante y a veces no es fácil. En el caso de El pisito afortunadamente ha funcionado, tanto es así, que en septiembre reestrenamos en los Teatros del Canal de Madrid.

Y todo con una obra de Azcona.

Sí, era un gran amigo, me hizo dos guiones, Pim, pam pum... ¡fuego! y Un hombre llamado Flor de Otoño y hasta el final de su vida estuvimos hablando de trabajar en nuevos proyectos. Nos llevábamos muy bien, era un tío fantástico.Además, montar El pisito hoy en día es muy apropiado, habida cuenta de cómo está la vivienda...

(Risas). Y ahora es peor que en el momento en que se escribió la obra. Porque ahora, en lugar de casarte con una señora maravillosa como es Asunción Balaguer te tienes que casar con Botín y sales perdiendo de todas todas.

¿Cómo se decidió a hacer teatro?

Pues Concha Velasco, que es muy amiga y muy pesada (risas), sabía que me gustaba mucho e insistía en que tenía que dirigir. También me lo decía Pilar Miró. Y a las dos les decía que ya lo haría cuando encontrara un proyecto que me motivase. Yo necesito sentir y creer en un proyecto y hacerlo de tal forma que el público también se lo crea. Por eso le dije que no a Concha en varias ocasiones, hasta que me animé con Inés desabrochada, un texto de Gala muy difícil, pero que era un homenaje al teatro dentro del teatro, así que decidí hacerla. Debuté con Concha Velasco, Nati Mistral, Valladares, Paco Nieva en los decorados... Por todo lo alto. Y más adelante, en un viaje a Málaga con Concha para asistir a un homenaje que le hacían a ella, coincidimos en el AVE con Juanjo Seoane, el productor de El pisito, que estudió conmigo en la Escuela de Cine. Concha le dijo que yo era el adecuado para esta obra porque soy azconiano y porque, casualmente, en cine la hizo López-Vázquez, que es el actor que más ha trabajado conmigo.

Hace teatro, cine, televisión.

Menos de circo, hago de todo (risas).

Aunque no se prodiga mucho, ¿es muy selectivo con los trabajos?

Claro. No me apetece nada hacer esas comedias para niños tontos que se hacen ahora con actores y actrices a las que no se les entiende nada, pero son muy monos y muy monas. El cine está muy difícil y a mí interesan las historias de otras épocas, lo que lo hace más difícil aún, porque resultan caras. Tengo varias historias de ésas que sé que seguramente no se harán en cine, pero que quizá sí puedan ser miniseries de televisión. Y mientras tanto, si me ofrecen algo interesante, lo hago; si no, pues no. Antes producía para otros, como Eloy de la Iglesia o Fernando Guillén Cuervo, que era mi socio, pero ya no quiero producir más. Mi productora la lleva mi sobrina, yo controlo un poco, pero me dedico más a hacer cosas que me interesen, como La conspiración.

¿Cómo surgió su participación en esta historia?

Pues estaba adaptando una obra de teatro cuando me llamó Elías (Querejeta) y me propuso dirigir este proyecto. Pensé que ya había rodado Un hombre llamado Flor de Otoño, que transcurría en la dictadura de Primo de Rivera, y Pim, pam, pum... ¡fuego!, que es durante la posguerra, y me faltaba la guerra. Me mandó el guión y me pareció una historia apasionante y difícil porque se cuenta casi todo desde el punto de vista de Mola, de manera que no puedes plantear una caricatura, hay que dar con el punto justo a la hora de mostrar qué era la República y qué pretendían los golpistas. Así que le dije que sí y aquí estoy, aparcando un proyecto teatral y abordando este proyecto, que me apetece muchísimo.

¿Qué imagen va a dar del general Mola esta historia?

De entrada, presentaremos a ese hombre con gafas que es la imagen que conoce todo el mundo de Mola. En realidad, en el golpe se le atribuye a Franco más papel del que tuvo, porque en aquella barbaridad las cabezas pensantes fueron Sanjurjo y, sobre todo, Mola. En lugar de meterlos a la cárcel para siempre cuando intentaron un primer golpe de Estado, la República decidió separarlos y mandó a Franco a Canarias y a Mola lo hizo gobernador militar de Pamplona, pensando que así estarían más tranquilitos.

Tremendo error.

Sí. La película comenzará con la llegada en tren de Mola y su familia a Pamplona y termina con que va a Radio Navarra y declara la guerra. En medio se verá cómo conspiró con los carlistas, con unos y otros, con Franco, etcétera. De hecho, a Mola sus compañeros le llamaban el director. Al final, es un thriller político que a mí me parece apasionante; además, creo que hay mucha gente que no conoce exactamente qué pasó.

¿Qué puede hacer el cine por la recuperación de la memoria histórica?

Mucho. Y, afortunadamente, la televisión más. Quizá la memoria histórica no sea tan comercial para las pantallas de cine, sobre todo porque las recreaciones serían muy caras, de ahí que igual sea más adecuada para la tele. De hecho, seguramente, el día de su estreno esta película la verán muchos más millones de personas que cualquiera de mis películas anteriores.

El reparto es de primera.

Me apetecía mucho trabajar con Manuel Morón porque me parece un actor genial que no tiene la popularidad y el reconocimiento que se merece. Va a impresionar en el papel de Mola. Todo el reparto está fenomenal: Silvia Marsó, Jorge Sanz, Iñaki Miramón, Antonio Valero...

¿Sabe que aquí, en Pamplona, hay un grupo de gente que sigue venerando a Mola cada día 19?

Bueno, son algunos de los fascistas que quedan y que con el paso de los años irán desapareciendo dada la edad que tienen.También pasa con Franco en muchos sitios.

Teniendo en cuenta que hay quien dice en un diccionario que no fue un dictador...

¡Eso, en un diccionario que nos ha costado 6 millones de euros a todos! Esos impresentables de la Academia de Historia que rezan antes de cada reunión... ¡Si parece una secta! Y van y ponen que Franco no es un dictador y que Azaña, sí. Es tremendo. Y muchos de esos de franquistas acaban votando PP.

¿Le molesta que todavía hoy le sigan recordando por películas como Akelarre o El maestro de esgrima?

En absoluto, y tampoco si me recuerdan por las anteriores como El bosque del lobo o Tormento. Estoy orgullosísimo de haber hecho esas películas y de seguir trabajando. Me han dado el Premio a toda una vida en el Festival de San Sebastián, la Espiga de Oro en Valladolid, me siguen dando premios y llamándome a sitios; reconocimientos que cómo me van a molestar, al revés, me enorgullecen.

En el caso de El maestro de esgrima, además, se llevó los elogios de Arturo Pérez Reverte, que no suele tener muy buena opinión de las adaptaciones de sus textos.

Sí, en mi caso dijo que habíamos hecho la mejor adaptación de una de sus obras. E incluso me regaló una historia original que no puedo hacer porque es cara, pero es muy bonita y quizá alguna vez la haga en televisión. Además, la película me vino muy bien, me llevó a Hollywood.

¿Y qué le pareció?

Bueno, para estar unos días vale, pero no para vivir. Los Ángeles no es una ciudad, es un viaducto (risas). Eso sí, fue interesante vivir un mes allí aspirando al Oscar y llevándonos el premio del público de Palm Springs. Fue un lujazo.

¿Cómo le gustaría que se recibiera La conspiración?

Con interés. Me gustaría que la gente la comentara, porque está bien hecha o mal hecha, porque están de acuerdo con el planteamiento o no. Creo que es un tema que interesa, y mucho. La película se basa en hechos reales y en los textos tremendos que escribió Mola, que decía que había que liquidar rápidamente a todo el que fuera contrario al golpe. Fue un personaje oscuro, siniestro.
Diario de Noticias

"Siempre nos quedará París. (Bogart a la Bergman, en Casablanca)




¿Cuántas veces habremos oído estas o parecidas palabras, en el cine o en la vida real? ¿Cuántas veces, el español honrado, me refiero, habrá podido exclamar, repetirlas, con ese o distinto nombre de ciudad?
Recuerdo ahora a mi padre, allá por los años cuarenta, dirigiéndose diariamente desde el barrio de Dos Amigos (Gta. Elíptica) hasta la fábrica de Gas Madrid, (en la Puerta de Toledo), caminando sobre los escombros de lo que, antes del cruel asedio de tres años, habían sido los Carabancheles, Antonio Leyva, el Campo de Comillas, que hiciera famoso don Manuel Azaña con su inolvidable mitin -mientras las ametralladoras de la CEDA aguardaban cualquier gesto de protesta por parte de los trabajadores allí concentrados-.


Recuerdo a aquel hombre, derrotado, humillado por los vencedores, en una ciudad exultante de boinas coloradas, de camisas azules, uniformes caquis y grises, con las banderas con el yugo y las flechas, con el águila, del vencedor ondeando en los balcones de los colegios y de los edificios oficiales, con mujeres tocadas con velos y ropas de luto y hombres vestidos de derrota. Recuerdo a mi padre, ahora caminando sobre las ruinas de los sueños de aquellos que, como él, habían combatido al fascismo en Madrid, en Teruel, en Lérida, en Sierra Pandols...Le recuerdo ahora y pienso que, con otros millares que sobrevivieron a aquella carnicería, con cuánta dignidad podría repetir hoy aquello de: siempre nos quedará el Ebro.Se me representan los exguerrilleros de los montes de León, de Cuenca, de Galicia, de Gredos; los excombatientes antifascistas que habían combatido en Francia a las órdenes del general Leclerc, los de la Nueve, aquellos que habían entrado en París en la primera hora, sobre los blindados con los nombres Madrid, Teruel, Ebro, pintados sobre el esmalte; soldados de Galán y de García Hernández reducidos en Ayerbe por las tropas gubernamentales tras el intento vano de proclamar la República en Jaca; "resistentes" "sin papeles" en la Francia ocupada, perdidos en cualquier barrio parisino tras la caída de Cataluña y sin poder regresar a la Patria, sometida toda por los mismos que ordenaron el asesinato del poeta granadino y de tanto antifascista por el sólo hecho de serlo.
En esta noche se me vienen a la mente aquellos millares de hombres desesperados que aguardaban inútilmente un improbable barco que les sacara del inmenso cepo en que se había convertido el puerto de Alicante, los últimos días de marzo de 1939, tras la traición de Casado; los que purgaban largas penas en los penales de Ocaña, San Pedro de Cardeña, las mujeres de Ventas, los de los campos de concentración de Castuera, Albatera; los penados que, a pico y pala, erigieron sobre los cielos de la Sierra de Guadarrama la Basílica del Valle de los Caídos; los que, tras la derrota, repoblaron los montes, reconstruyeron los puentes, los templos, las escuelas y los tradicionales mercados de las "zonas devastadas"; el nombre del poeta que apura los últimos restos del cáliz de la derrota de la Patria, junto a la playa del vecino país y el del que agoniza en la triste penumbra de la celda, en la región de las palmeras y de la luz que le vio nacer y a la que tanto amó y cantó en sus composiciones. ¡Ay, ser español y republicano...!
No, no olvidaré jamás a los humillados que, tras el sometimiento de los pueblos, hacían cola por una sopa en los cuarteles, en los conventos, ante las sedes del Auxilio Social. Aquellos mismos seres luminosos que "bebieran" no hace tanto de las palabras de Pasionaria, Durruti, Pepe Díaz, Companys, la Montseny..., en los mismos cines de las ciudades donde veían los filmes de Charlot, Douglas Fairbanks, El acorazado Potemkin; los que asistieron como hipnotizados a las proyecciones cinematográficas, a las representaciones teatrales de las Misiones Pedagógicas y de la Barraca; los que conocieron en toda su crudeza la palabra "depurado"; los millares de seres esperanzados, ilusionados, entusiasmados, soñadores, que llenaban la Puerta del Sol aquel día de abril de hace 80 años; los esperanzados, apasionados, desesperados que trajeron el Frente Popular en febrero de 1936; los que dormían en las redacciones para que saliera a tiempo la edición de Solidaridad Obrera, Mundo Obrero, Política, El Socialista, Claridad, El Liberal, La Batalla; los que estrenaron su juventud y su rabia en el Olimpia, en 1969, con Paco Ibáñez cantando en el escenario ¡A galopar! y Andaluces de Jaén.
Primer mandato de cualquier pueblo derrotado por el fascismo: NO OLVIDAR, al general que ante el cañón de la pistola sediciosa escogió la fidelidad a la bandera y al régimen constitucional; no olvidar a la mujer violada por el soldado reclutado en las cábilas rifeñas; no olvidar nunca las cuencas vacías de los fusilados en los tapiales de los cementerios, los cascos al aire de las caballerías muertas , los rostros de los niños asesinados bajo los escombros de las escuelas, tras los bombardeos de las ciudades leales; no olvidar a las poblaciones aventadas, a los ejércitos derrotados, tras larga y heroica resistencia; no olvidar jamás la música, las letras de las canciones de los días festivos en las eras, de los días de las inolvidables victorias; no olvidar jamás la sonrisa de esa miliciana que, fusil en bandolera, sostiene a un niño de pocos meses entre los brazos.
Ahora son estas nuevas generaciones de españoles las que salen del silencio y de la queja individual por falta de trabajo, de techo, de oportunidades, las que se enfrentan a la policía, al sistema que les impide realizarse como personas.
Días hay en que a uno le parece que esto, como en ocasiones anteriores, se va a desvanecer como una burbuja, una pompa de jabón que ha crecido desmesuradamente, con la voluntad de millares de personas, muchas de la cuales no están allí en el preciso momento en que las cámaras de la "tele" nos muestran las asambleas y los airados: ¡lo llaman democracia y no lo es! Pero, estoy seguro de ello, son más numerosas las personas que no han acudido a aquellos lugares de encuentro de la ciudadanía, y que apoyan éstas, que las que se nos muestran en las fotos de agencia. Lo cual da para la esperanza. Puede que ya no sean tan concurridas las asambleas de las 19,30 en S. Telmo, pero es particularmente emotivo contar 45 personas sentadas sobre el césped, bajo las frondosas palmeras, participando activamente en un debate sobre como constituir y apoyar a las asambleas en los distintos barrios y pueblos de esta isla.
No sé si existe en el fondo de las conciencias de los que allí nos reunimos la tremenda responsabilidad que asumimos como ciudadanos que, de una forma u otra, manifestamos la indignación por los excesos de la clase política, por los desmanes de la banca, por todo aquello que realmente nos inquieta como colectivo humano y que desconocemos a donde nos conduce. Pero, aunque se levanten las acampadas, aunque se vacíen las plazas, aunque ya no se visualice de igual manera la indignación de la ciudadanía, aunque todo esto salte por los aires por las divisiones internas que ya se aprecian, es de esperar que, como ocurrió en la España del 1º de abril de 1939, la de 1975, tras la muerte del Dictador, se vuelva hablar de un antes y un después. Si en el treintainueve se hablaba de "tiempo normal" como el previo a la Guerra Civil -la República-, también hubo un antes y un después tras el 20N. Que nunca más volvamos a referirnos a los días previos al 15M como "tiempo normal", porque no lo fue. Fue un tiempo "estomagante", que dice don Antonio Machado
Aunque todo esto se hunda o salte por los aires, aunque hoy mismo se levante la acampada, para semillar otras acciones posteriores, estos millares de jóvenes y veteranos de otras "barricadas" aún podrán decir con orgullo: siempre nos quedará Sol.
Nos vemos de nuevo en la plaza cualquier día de estos. Porque resistir es vencer.

Ángel Escarpa Sanz (Islas Canarias)