25 de junio de 2011

Una película reconstruye la matanza de mujeres en Fuentes de Andalucía en 1936. El episodio da fe de la estrategia de terror aplicada por los fascista


Hace 75 años, durante el turbio verano de 1936, 27 mujeres fueron asesinadas en una pequeña localidad de la provincia de Sevilla, Fuentes de Andalucía, a manos del fascismo alzado en armas. Hechos similares se repitieron durante aquel golpe de Estado que tardó en traducirse en guerra civil. Pero José Luis Tirado (Sevilla, 1955) lo ha usado como hilo conductor de su nueva película, Fuentes de la memoria.

"Cuando me planteo este tipo de documentales, me gusta partir de lo local para abarcar lo global", asegura este artista plural, en el amplio sentido de la palabra, que dio sus primeros pasos en la mítica revista La luna de Madrid y que cuenta con un sobrado pedigrí como dibujante, pintor, escultor o diseñador gráfico.

En Fuentes de la Memoria, bajo su sello habitual de ZAP Producciones, con Manuel P. Vargas como responsable del montaje y la banda sonora impactante de Fran M. M. Cabeza de Vaca, Tirado nos receta, a lo largo de 85 minutos, una larga batería de imágenes y palabras contra el olvido: "Hemos conseguido fotografías increíbles, como una portada triunfal llena de esvásticas nazis, o los nuevos amos del lugar,los falangistas, dando discursos a los niños por la calle".

"En Fuentes de Andalucía -afirma Tirado-, como en tantos otros lugares de España, no hubo guerra, sino que el golpe de Estado se impuso desde el primer momento con una estrategia clara de terror. No pretendían simplemente vencer, sino aniquilar. Y, en muchos casos, lo lograron".

En el caso de esta pequeña localidad sevillana, las ejecuciones sumarísimas comenzaron nada más proclamarse el autodenominado alzamiento por parte del general Franco, durante el mismo mes de julio. Inmediatamente, más de cien vecinos murieron por supuestos hechos de guerra, aunque ninguno de ellos hubiera apretado gatillo alguno.

"A las mujeres, por haber cobrado cualquier protagonismo durante la República, los falangistas las llevaban hasta el cortijo del Aguaucho, las obligaban a hacerles la comida y luego las violaban, las torturaban y las acababan matando y arrojando a un pozo al que cubrieron de cemento. Volvían al pueblo con sus bragas en la punta de los fusiles. Todo esto se supo porque ellos mismos lo contaron a los cuatro vientos, jactándose de su hazaña", rebusca entre sus recuerdos uno de los testimonios recogidos en la película.
"Mataron a toda la familia"

"A mi padre lo habían matado y después mataron a mi madre. Mataron a mi abuela, mataron a mi tía. Yo es que no comprendo, porque, no es que uno se conforme con la muerte de nadie, pero él estaba defendiendo una cosa, que entre dos siempre unos ganan y otros pierden. Él perdió, pero bueno, lo mataron. Pero lo que no se comprende es que mataran a la suegra, mataran a la cuñada y mataran a mi madre, vamos es que mataron a toda la familia", se duele en una de las secuencias del documental Virtudes Ávila, hija de Francisco Ávila, quien fuera primer teniente de alcalde de Fuentes en 1936 y que también fue asesinado. El mismo final que sufrió su esposa, Carmen Estanislao, que se encontraba embarazada. Su tía Josefa y su abuela Manuela Moreno también fueron fusiladas por los fascistas.

Convertida en una escalofriante película de miedo, la película llega a recrear, incluso, aquella masacre, muy parecida a otras que recorren la espina dorsal de toda la península: "La represión cubre un espectro amplísimo que comienza de inmediato. Igual aquí en el suroeste, que en Galicia", explica el historiador Francisco Espinosa.

La criba comienza de inmediato siempre y en todo momento controlada por la autoridad militar", prosigue Espinosa, consciente de que falangistas, requetés o pistoleros de la extrema derecha eran los ejecutores, pero las órdenes procedían de la jerarquía militar, con una voluntad clara de exterminio.
"Estrategia del terror"

"Lo que pretendo es, a partir de este suceso, analizar la estrategia del terror que se llevó a cabo en Andalucía, en Extremadura, en buena parte de Castilla, Galicia, Aragón, Rioja, Navarra, Baleares o Canarias, donde la única guerra que hubo fue la de las tapias y las cunetas", señala José Luis Tirado.

Su director define Fuentes de la memoria como "un relato coral contra el olvido". Algunos testigos de los hechos y familiares de las víctimas, historiadores y numerosos documentos ayudan a reconstruir aquellapesadilla.

Ahora, un monumento rendirá memoria a las víctimas de Fuentes de Andalucía, pero durante la dictadura sólo hubo silencio: "Toda esta matanza del verano y del otoño de 1936 no existe oficialmente. No existe porque no la inscriben en el Registro Civil. No inscriben a nadie, absolutamente a nadie. Y a su vez, las pruebas del delito, que son los cadáveres, los llevan a fosas comunes con paletada de cal. Esa es la constante en toda la provincia de Sevilla", afirma José María García Márquez, uno de los investigadores que participan en esta producción.


El grupo de activistas de Rumbo a Gaza emprende la primera etapa del viaje que le llevará hasta la Franja de Gaza


Las más de 40 personas que embarcarán en el ‘Gernika’, el navío del Estado español en la Flotilla de la Libertad, han partido hoy del aeropuerto de Barajas

En el grupo se encuentran también el eurodiputado Willy Meyer (IU), el actor Willy Toledo y la diputada autonómica valenciana Marina Albiol

Madrid, 22 de junio de 2011.- El grupo de activistas de Rumbo a Gaza que participará en la Segunda Flotilla de la Libertad han partido hoy del aeropuerto de Barajas, iniciando así el viaje que les llevará hasta la Franja de Gaza. Además de la brigada de activistas, también viajan hoy personalidades como el eurodiputado Willy Meyer, el actor Willy Toledo o la diputada autonómica valenciana Marina Albiol, quienes forman parte de la delegación española que, junto a una gran coalición internacional, intentará romper y poner fin al bloqueo de la Franja de Gaza a finales de este mes de junio.

La expedición española –una de las más numerosas a nivel europeo de cuantas componen la Segunda Flotilla de la Libertad– se embarcará en un puerto del Mediterráneo a bordo del ‘Gernika’, el navío que Rumbo a Gaza aporta a la Flotilla. La expedición también aporta una ingente cantidad de ayuda humanitaria, especialmente material sanitario, educativo y de construcción.

Además de las personas de la campaña Rumbo a Gaza y de las personalidades representativas de ámbitos culturales y políticos, también viajarán en el ‘Gernika’ periodistas de los principales medios de comunicación nacionales, así como de otros países.

La mayoría de los y las activistas viajarán en el barco que Rumbo a Gaza aporta a la Segunda Flotilla de la Libertad, que supera en navíos a su antecesora. Precisamente, el 31 de mayo se cumplió el primer aniversario del abordaje a aquella expedición: el Ejército israelí asesinó en aguas internacionales a nueve activistas, hirió a más de 50 y secuestró al resto de las 750 personas que formaban el convoy.


Se trata de 40 activistas que suponen una representación fidedigna de la pluralidad de la sociedad española, tanto a nivel de territorios –hay personas de, entre otras comunidades autónomas, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco– como por edad, profesión, procedencia social, etc. Las personas que componen la delegación española han sido seleccionadas de acuerdo a un riguroso protocolo en el que se ha valorado su experiencia en cooperación internacional y movimientos sociales, su conocimiento de Oriente Medio y de la situación de Palestina y su capacidad de trabajo en equipo.

La iniciativa Rumbo a Gaza tiene el absoluto convencimiento que los más de 40 hombres y mujeres seleccionadas constituyen un equipo de una inmensa valía, unido por la determinación de romper y poner fin al bloqueo ilegal al que el Estado de Israel somete desde hace más de cinco años al millón y medio de personas que vive en la Franja de Gaza.

Campaña Rumbo a Gaza

La Campaña Rumbo a Gaza surge de la sociedad civil del Estado español con el objetivo de aportar un barco, un nutrido grupo de activistas y un cargamento de ayuda humanitaria a la Segunda Flotilla de la Libertad, además de sensibilizar a la opinión pública sobre la dramática situación de la Franja de Gaza y, por extensión, del pueblo palestino.

La Campaña Rumbo a Gaza se define como una iniciativa no violenta amparada por las legislaciones española e internacional, no adscrita a ningún partido político español, europeo, palestino o internacional y cuyo fin último es coadyuvar a la búsqueda de una solución al sometimiento del pueblo palestino que sea justa y acorde con los Derechos Humanos.

Tras casi un año de intenso trabajo, Rumbo a Gaza ha logrado la meta inicial de aportar un barco, activistas y ayuda humanitaria a la Segunda Flotilla de la Libertad. Este logro demuestra el gran respaldo que la sociedad civil española ha dado a la campaña y equipara Rumbo a Gaza con otros grandes movimientos de solidaridad internacionalista que han tenido lugar en las últimas décadas como la Plataforma del 0,7 o el movimiento No a la Guerra o su sintonía con el amplio movimiento social del 15-M que ha eclosionado esta primavera en todo el Estado español.

Para más información:
Alejandro Fernández
Rumbo a Gaza
Tel.: (+34) 678619913
comunicacionprofesionalcyl@gmail.com

Siria: Demandas populares internas, agendas políticas externas


Miércoles, 22 de junio de 2011

Nassar Ibrahim, Alternative Information Center (AIC)

*El pueblo sirio pide cambios democráticos pero ¿están interviniendo las
potencias occidentales para promover esos cambios? Es necesario entender que
el motivo, y no el verdadero deseo, de promover la democracia en Siria, se
encuentra en el contexto de las políticas sirias en apoyo a la resistencia
árabe, explica Ibrahim Nassar*

Lo que está sucediendo en Siria requiere un análisis detenido. Enfoques
ingenuos o ambiguos que juegan con las emociones, palabras, sangre y
lágrimas, no resultan útiles cuando el peligro de un colapso de Siria es
inminente. ¡Lo que quieren las potencias occidentales ahora es nada menos
que la cabeza de Siria!

Al hablar de comprender lo que está sucediendo en este país, hay que ser
consciente de que no hay un solo jugador en el campo, y que tratar de
equiparar la experiencia de Siria con la de Egipto es un error, si no un
intento de explotar un momento ambiguo para legitimar y crear más confusión.

Y en este caso la confusión puede ser auténtica o figurada. Es auténtica
porque las aspiraciones del pueblo sirio a la libertad y la democracia son
auténticas y reales, al igual que las aspiraciones y demandas de cientos de
millones de árabes. En este sentido, la intersección del movimiento del
pueblo sirio con los demás árabes es lógico y positivo.

Sin embargo, el problema comienza cuando la confusión se convierte en
“supuestos”, en una planificada política cargada de agendas ocultas, metas y
objetivos que tiene por objeto pasar por encima, o ir más allá de los deseos
o propósitos del movimiento popular sirio.


Sin duda el movimiento sirio tiene motivaciones internas serias y
verdaderas. El pueblo está pidiendo democracia, libertad política y social.
Pero esto no debería ser manipulado para una intervención exterior. Explotar
la consigna “libertad y democracia” para justificar una intervención
exterior es una forma de castigar a Siria por su papel y sus firmes
políticas ya que en las últimas décadas Siria ha sido la piedra angular de
la resistencia árabe.

Siria apoyó la oposición a las injerencias de EEUU e Israel en los asuntos
internos de Líbano y se opuso al apoyo de Arabia Saudí al gobierno de Al
Hariri, y en este contexto la utilización del proceso internacional por el
asesinato de Hariri adquiere un nuevo significado. Assad apoyó a la
resistencia libanesa durante la guerra de Líbano de 2006, jugando un papel
esencial en la derrota del ejército israelí. El gobierno sirio también ha
apoyado a las organizaciones palestinas (Hamas, Al Jihad, PFLP, DFLP y
otras) que rechazan el proceso de paz basado en las condiciones de EEUU e
Israel y objetan la actuación política de la Autoridad Palestina de
Ramallah. Con respecto a la cuestión del Golán sirio ocupado, Siria mantiene
una posición inquebrantable: no habrá paz sin una retirada total de Israel a
las fronteras de 1967. Más recientemente, Siria se opuso a la guerra de 2003
contra Iraq y apoyó a la resistencia iraquí. Pero por si alguien tiene mala
memoria sobre ello, EEUU, Israel y otras fuerzas coloniales no lo olvidan.

Aquí no se trata de defender los errores del régimen sirio, ni de
justificar sus políticas internas, Por el contrario, el régimen de Assad
puede ser criticado desde diversos puntos de vista. Pero de lo que aquí se
trata es de determinar los límites y la naturaleza de los acontecimientos
actuales para que las verdaderas y auténticas demandas populares, políticas
y sociales, no se conviertan en un instrumento para que las fuerzas
coloniales ajusten cuentas a Siria. Quienes no quieran ver esta ecuación con
todas sus consecuencias, enviarán a Siria, consciente o inconscientemente, a
la guillotina. Y entonces todos los discursos y eslogan sobre libertad,
democracia y derechos humanos carecerán de sentido.

¿Es razonable este temor o es un intento de escapar de los problemas? Tras
un repaso rápido a la evolución de Libia nos daremos cuenta de la gravedad
del “juego”, y reconoceremos que los poderes coloniales no son una broma.
Libia está siendo bombardeada por misiles y aviones en nombre de la
legitimidad de la “libertad, la democracia y los derechos humanos”. Pero la
intervención en nombre de estas consignas no tiene nada que ver con la
libertad, la democracia y los derechos humanos que están en las mentes de
los pueblos árabes, mejor expresados en la Plaza Tahrir de El Cairo, en
Damasco o en otras ciudades árabes.

Por ejemplo, el pueblo libio pagó un alto precio por escapar del yugo
colonial italiano tras su derrota bajo la dirección del heroico luchador por
la independencia de Libia, Omar Al-Mukhtar. La tragedia hoy en día es ver
las banderas coloniales ondeando en las plazas de Benghazi mientras la
destrucción y la intervención militar siguen en marcha con objeto de someter
y recolonizar el país y sus recursos. Lo más cómico es que esto sucede ¡en
nombre de “la revolución libia”! ¿Es responsable de ello el régimen de
Gaddafi? Sin duda, pero no por ello el horror de la tragedia es menor, sino
que se vuelve más complicada y espantosa cuando las revueltas populares, al
confiar en la intervención de las potencias coloniales, se convierten en un
instrumento y un medio para saquear la nación y la libertad y dignidad del
pueblo. Por lo tanto, si la dictadura y su represión son expresión de un
dilema social, entonces la intervención extranjera en nombre de cualquier
otro, bajo pretexto de hacer frente a este dilema, se revelará como una
catástrofe histórica. Antes o después el pueblo libio pagará un alto precio
durante décadas.

Libertad y democracia no son sólo palabras o discursos intelectuales
limitados a las sociedades occidentales o las universidades. Hemos visto en
su manifestación auténtica en la conciencia de los pueblos árabes, como
libertad y democracia están ligadas a rechazo a la dependencia, el
servilismo y las políticas dictadas por fuerzas externas. La libertad y la
democracia que el pueblo está pidiendo en las calles árabes es, primero y
sobre todo, una demanda de libertad y autodeterminación nacional con
respecto a las fuerzas coloniales. No hay que olvidar que estas fuerzas
coloniales son las que dividen al mundo árabe y apoyan, protegen, arman y
entrenan a la mayoría de los regímenes dictatoriales, y siguen siendo el
apoyo de los mismos regímenes que saquearon las riquezas de los pueblos
árabes y subsidian por todos los medios la ocupación sionista de Palestina.

Para un análisis profundo de lo que está ocurriendo en Siria es necesario
conocer estos aspectos. Desde luego esto no exime a nadie de
responsabilidad: sin duda el régimen sirio tiene su parte, y también el
presidente Bashar Al-Asad. Pero el pueblo árabe debe recordar y respetar su
firmeza en los pasados años, cuando Siria se encontraba prácticamente sola
en el “campo de batalla”, como la voz más fuerte en apoyo de los movimientos
árabes de resistencia en Líbano, Palestina e Iraq. En esos años difíciles
nadie se atrevía a alzar la voz contra las invasiones extranjeras y las
destructivas guerras coloniales; en esos años, la mayoría de los regímenes
árabes y los medios de comunicación acosaban a Siria y a los movimientos de
resistencia árabes. Negarse a reconocer este contexto es sencillamente
apoyar a las fuerzas externas e internas que tratan de sembrar confusión
para destruir esta experiencia y liquidar sus resultados positivos y, en
última instancia, castigar a Siria por sus posiciones.

Con estos antecedentes, calificar de conspiración la confusión creada en
torno a los acontecimientos de Siria no es una cuestión de propaganda ya
que, de facto, las injerencias externas en Siria están llevando al país al
borde del abismo. El riesgo de un colapso es grave y real, y la cólera
popular siria, surgida de forma espontánea, ligada a las revoluciones del
mundo árabe, ha sido muy bien utilizada, logrando desviarla lejos de sus
objetivos originales. Podemos afirmar que el movimiento popular sirio está
frente a un proceso de piratería conducido por piratas de cerca y lejos,
provistos de todos los medios, incluidas armas, dinero y medios de
comunicación, para jugar su papel. El objetivo parece estar muy claro: no se
trata de apoderarse de la nave sino de hundirla. El colapso de Siria
debilitaría las relaciones entre Siria e Irán, percibidas como una amenaza a
la estrategia regional norteamericana, y frustraría una sólida alianza entre
Egipto y Siria tras la revolución egipcia. Por tanto, no será extraño si
Obama desde la Casa Blanca -como hizo hace algunos días con respecto a Bin
Laden- manifiesta con una sonrisa: ¡Lo advertimos! ¡Quien no está con
nosotros, antes o después lo pagará!

Lo que está ocurriendo en Siria es triste y doloroso, y es una trágica
paradoja que mientras el pueblo árabe se siente feliz por haber recobrado
Egipto, ahora teme perder a su gemela Siria.

Debe quedar claro que quien no quiere el bienestar y la fuerza de Siria
como país, entra en contradicción con los intereses del pueblo árabe. Quien
no quiere libertad y dignidad para el pueblo sirio no está en nuestra línea,
ni tampoco quienes no salvaguardan y aprecian el papel nacional de Siria y
mendigan la intervención de Washington, París, Londres, Roma y la OTAN en
ayuda del pueblo sirio para alcanzar el llamado “cambio democrático”,
encubriendo de esta manera la agenda política de esas potencias coloniales.

Esta clara advertencia no debería ser entendida como una luz verde para
continuar la opresión del pueblo sirio; ni tampoco se trata de evitar, o
ignorar sus demandas de libertad y democracia. Es tan necesario comprender
la amenaza de la piratería de las potencias coloniales contra Siria, como
presionar sin vacilación al régimen sirio para que satisfaga las demandas
del pueblo sirio y para obligarlo a ceder ante sus demandas sin concesiones.
Esto significa verdaderas reformas políticas y sociales y lucha contra la
corrupción. Esas son también las condiciones para inmunizar a Siria contra
la intervención extranjera y para ganar la confianza de los millones de
sirios que estarán dispuestos a luchar para proteger a Siria una vez que se
les garantice el reconocimiento del respeto a su dignidad y libertad en
todos los aspectos de su vida.

Terminamos llegando a la conclusión de que hay razones para tener confianza
en la conciencia del pueblo sirio: a lo largo de su experiencia histórica,
el pueblo aprendió a estar preparado para pagar un alto precio por
salvaguardar sus principios, independencia y libertad. Por tanto no es fácil
engañarlo o arrastrarlo a la trampa de la autodestrucción ya que, sin lugar
a dudas, entiende que lo que está detrás de este desbarajuste llega de todas
direcciones. Seguramente no se trata precisamente de amor a Siria, ni de la
voluntad de las potencias coloniales occidentales y los regímenes árabes
reaccionarios por ver una Siria libre, democrática y fuerte. El objetivo
final es claro: lo que ellos quieren ahora es la cabeza de Siria y un país
debilitado que ya no siga teniendo un importante e influyente papel. Quien
no sea consciente de este hecho debe mirar más hacia el este para ver lo que
está ocurriendo en Iraq, y después que mire hacia el oeste y vea a Libia
bajo las bombas occidentales. Después de todo, ¡a quien importan los pueblos
sirio o libio!


*Traducción:* Remedios García Albert / IEPALA


IU contra la "gobernanza económica" y el Pacto por el Euro


Jueves, 23 de junio de 2011

Con la cámara dividida, el Parlamento Europeo ha aprobado los informes del paquete legislativo relativo a la Gobernanza Económica de la UE por el que introduce enmiendas al paquete legislativo propuesto por la Comisión Europea. Esto ha tenido lugar de forma previa a la cumbre del Consejo Europeo en la que los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 apuntalarán las medidas de austeridad impuestas a los ciudadanos y ciudadanas europeas. Sin embargo, la Eurocámara ha decidido posponer al próximo pleno el voto final, y por tanto el visto bueno definitivo de la Gobernanza Económica, a la espera de alcanzar un acuerdo con el Consejo.

Willy Meyer, eurodiputado de Izquierda Unida, que se encontraba ausente de la votación debido a su participación en la Flotilla Rumbo a Gaza en solidaridad con el pueblo palestino, comparte la oposición de su grupo y de miles de ciudadanos de rechazo total a la Gobernanza Económica y al Pacto por el Euro. Por ello, votará en contra del paquete legislativo cuando el voto se produzca en un próximo plenario.


En palabras de Meyer, la llamada "Gobernanza Económica Europea está diametralmente opuesta al verdadero gobierno democrático de la economía, imprescindible en la reconducción de la construcción europea para alcanzar la cohesión social, territorial y el bienestar social de las personas".

"La Gobernanza Económica pretende desmantelar lo que queda del estado social europeo y uniformizar los criterios para atacar a salarios (flexibilización laboral, ataque a la negociación colectiva), reducir drásticamente la función pública tanto en personal como en retribuciones, retrasar la edad de jubilación, privatizar el sistema de pensiones y, concluir con el proceso de desmantelamiento progresivo de los servicios públicos", prosiguió Meyer.

El Grupo Parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, del que forma parte Izquierda Unida, ha sido el único que hoy ha rechazado frontalmente el paquete de la Gobernanza Económica por considerar que las consecuencias de las medidas de austeridad recogidas en este paquete están siendo y son dramáticas para el modelo social europeo.

Además de defender la Europa Social y de los/as Trabajadores/as durante todo el trámite parlamentario, de forma previa al voto sobre la Gobernanza Económica, el GUE/NGL ha realizado una acción de protesta a la entrada del hemiciclo, portando sus eurodiputados carteles en los que se podía leer "No a la austeridad. Más solidaridad. Más democracia. No al paquete de la Gobernanza Económica".

La Eurocámara puso de manifiesto su división, al aprobar dos de los seis informes del paquete por una escasa diferencia de una treintena de votos (de un total de 736) y al respaldar la propuesta de Sharon Bowles, liberal y presidenta de la Comisión de Asuntos Económicos, de posponer el voto final de la propuesta legislativa de la Gobernanza Económica ante la falta de acuerdo entre el Consejo y el Parlamento en cuestiones como la imposición automática de sanciones a los Estados que incumplan los criterios de austeridad y de control de déficit.

En opinión del eurodiputado de IU, "las propuestas de la Gobernanza Económica son resultado de la maquinaria neoliberal europea impulsada por populares, socialistas y liberales, que acordaron engendrar tres pactos -el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el Pacto de la Reforma Estructural y el Pacto por el Euro-, con la voluntad de imponerlos por parte de la Comisión y el Consejo a la ciudadanía europea representada por los parlamentos nacionales".

"La orientación neoliberal de la UE condena al empobrecimiento a trabajadores, pensionistas y parados europeos y a los jóvenes a un futuro incierto. Los ciudadanos están pagando los platos rotos de una crisis que no han causado y la factura del rescate del sistema bancario. La Gobernanza Económica no aporta ninguna solución, sino que ahonda en las causas de la crisis, aumentando la divergencia entre los Estados europeos. Frente al Pacto por el Euro y la Gobernanza son imprescindibles un Pacto por el Empleo y por el Progreso Social y un Fondo de Solidaridad", concluyó Meyer.

En la foto (del GUE/NGL) eurodiputadas/os se concentran contra el Pacto del Euro.
.