28 de junio de 2011

La historia mal contada de los maquis


Escrito por Verónica Viñas / Diario de León
Martes, 28 de Junio de 2011 00:00







-
A los últimos maquis leoneses les hierve la sangre. Su historia está hecha de olvidos y desprecios. Hasta la Ley de la Memoria Histórica les dio la espalda. Ahora, son «bandoleros y terroristas». Así los define el polémico Diccionario Biográfico de la Academia de la Historia.


Los guerrilleros que combatieron durante años a las tropas golpistas de Franco aparecen -˜de pasada-™ en los primeros 25 tomos que se han publicado. Las -˜hazañas bélicas-™ del militar ferrolano Camilo Alonso Vega (1889-1971), que ocupan siete páginas, relatan: «Llevó a cabo una importantísima actividad contra las partidas de bandoleros-terroristas, comúnmente llamados maquis». Los autores, el filólogo Carlos Iniesta y José Martín Brocos, profesor de la Universidad San Pablo-CEU, se han lucido.

Los maquis leoneses Pedro Juan Méndez Jalisco y Francisco Martínez López Quico, combatieron hasta el final de la guerrilla con el legendario Manuel Girón y siguen vivos. Jalisco tiene 83 años y los recuerdos muy frescos. Desde su refugio del Bierzo arremete contra estos -˜presuntos-™ historiadores y pide un «consejo» para esos «tiparracos». «Los bandoleros son ellos». «No tienen derecho a hacer esto. Ni en los archivos franquistas tenemos este título». Jalisco está dispuesto a apoyar a quien denuncie a los dos historiadores. «Estoy retirado de la política, pero estas cosas me molestan. Es mejor que se callen la boca», dice.

Quico, que vive entre Alicante y Francia, donde reside su hija, no pudo ser localizado por este periódico. El Instituto Leonés de Cultura publicó en el 2002 su autobiografía, titulada Guerrillero contra Franco. La guerrilla antifranquista de León (1936-1951) .

«Eran los últimos combatientes de la República», asegura la nieta de uno de tantos huidos a los montes de León. Ni la jerga franquista de la época les consideró nunca terroristas.



Han llovido críticas y algunos colectivos se han movilizado para exigir la retirada del Diccionario. También, el Gobierno. Asimismo, víctimas de la represión, historiadores y representantes de la Asociación de Descendientes del Exilio Español. Algunos están dispuestos a llegar hasta los tribunales si hace falta.

Historia manipulada. El Senado debatirá mañana una moción del político Joan Saura contra el Diccionario, por entender que la obra manipula la historia de personajes como Franco y recopila «ideas que forman parte del pensamiento fascista español». «Ningún historiador de nivel y competencia contrastados habla de bandoleros para aludir a los maquis. Mucho menos de terroristas. Los combatientes que impugnan por las armas a los regímenes dictatoriales o totalitarios no pueden ni deben ser señalados como bandoleros, sino como resistentes y, en el caso español, como guerrilleros o maquis», afirma el historiador leonés Secundino Serrano, uno de los mayores especialistas en los maquis y autor de libros como La guerrilla antifranquista en León y Maquis. Es más, recuerda que, «pocos historiadores los calificaron de terroristas durante el franquismo. Tampoco los mandos políticos o incluso policiales». Aclara Serrano que si el franquismo tildó a los maquis de bandoleros fue «para desautorizarlos como opositores políticos, reduciéndolos al ámbito de la delincuencia, convirtiéndolos en políticamente invisibles». El historiador leonés, que fue el primero en abordar con fidelidad a los hechos la peripecia de un puñado de hombres que pagaron muy cara su oposición al régimen franquista y ha conocido personalmente a medio centenar de maquis, defiende que «la escritura de la historia requiere decencia personal, rigor y competencia profesional. No podemos aceptar que la historia pueda ser diametralmente opuesta según la ideología de quien la cuente», explica. Serrano arremete contra la Academia de la Historia, que «por su inutilidad manifiesta, no representa al grueso de los historiadores de este país». «Un diccionario que llama a Franco autoritario, que habla de bando nacional o de cruzada para referirse a la guerra, que orilla la represión franquista, que infama a Negrín como dictador... o es una chapuza impropia de historiadores profesionales o es una operación político-ideológica planificada y posible aquí por la impunidad que este tipo de episodios produce en España».



¿Adivina qué Estado en quiebra de la UE es el cuarto importador mundial de armas?


Steve McGiffen
Spectrezine

Traducido por Juan Aballe Aramburu

Nada pone al descubierto la hipocresía de los que actualmente manejan la Unión Europea y de casi todos sus Estados mejor que el reciente descubrimiento del periodista francés Jean-Louis Denier según el cual el gobierno griego está siendo animado a gastar grandes sumas de dinero en una amplia gama de productos que no necesita y que nadie en su sano juicio quiere.
Después de haber pasado los últimos dos años argumentando que la austeridad no es la respuesta política "necesaria" ante la crisis financiera y económica, encuentro que lo que ahora está ocurriendo en realidad entre bastidores tampoco tiene nada que ver con la austeridad.

Resulta que durante toda esta crisis de la deuda pública griega, y bajo la dirección de los mismos potentados internacionales que imponen recortes en el gasto social, las pensiones, la asistencia sanitaria, el sector público y todos los demás objetivos habituales, el gobierno "socialista” del país ha seguido gastando grandes sumas de dinero en armamento.

El hecho de que los principales proveedores de estas armas sean dos de los grandes defensores de la "austeridad" -EE.UU. y Alemania-, no debería sorprendernos.

Hemos pasado de una situación en la que no sólo se acepta sino que se espera que los dirigentes mientan, a otra en la que la realidad ya no juega papel alguno en su discurso.

A ojos de los políticos y los grandes medios de comunicación, Grecia quiz á sea una cleptocracia corrupta y mal gobernada, habitada por barones ladrones y trabajadores perezosos, irresponsables y tozudos, pero al menos están armados hasta los dientes.

La causa inmediata de la crisis financiera de Grecia fue que entre 2005 y 2008, se duplicó el valor de los préstamos de los bancos occidentales al gobierno del país.

Al final de ese período, los préstamos ascendían a 160 mil millones de dólares.

Al mismo tiempo, el proyecto de ley de "defensa" de este estado miembro de la Unión Europea relativamente pequeño y pobre crecía un tercio en cinco años (hasta 2009), convirtiéndose en el cuarto importador mundial de armamento.

Hablamos de un país de menos de 11 millones de habitantes, con una tasa de natalidad de las más bajas del mundo y una tasa negativa de crecimiento.


Grecia, con un PIB per cápita similar al de España no es tan pobre como a veces se asume, pero su riqueza está distribuida de manera desigual y sólo gasta el 4% de su presupuesto anual en educación, colocándolo en el puesto 105 en una tabla de clasificación global.

Dentro de la UE, sólo Eslovaquia gasta proporcionalmente menos en educación. El presupuesto griego de "defensa", sin embargo, es superior a éste, situándose en el 4,3% del PIB. Estas cifras pueden ser difíciles de creer.

Hace más de dos mil años que ninguna parte de Grecia es una superpotencia, pero sus líderes prefieren las bombas a los libros.

Es evidente que cada vez más, los rescates están en realidad directa o indirectamente dedicados a la compra de armas.

Año tras año, Grecia ha estado gastando dinero que no tiene en armas que no necesita.

Según una investigación conjunta de jueces griegos y alemanes, para obtener contratos se ha utilizado el soborno a importantes políticos griegos, funcionarios públicos y líderes militares.

El dinero para comprar este armamento es suministrado por los préstamos bancarios que vienen de los mismos países que venden las armas, incluidos los EE.UU., Alemania y Francia.

Alrededor de tres mil millones de dólares en helicópteros de combate francés, dos mil millones en aviones de combate estadounidenses, más o menos la misma cifra que en aviones Mirage franceses, casi el triple en submarinos alemanes, y un insignificante medio millón más o menos en helicópteros de combate francés.

Se supone que esto excluye a Grecia de las recientes críticas del Secretario de Defensa saliente de EE.UU., Robert Gates, que afirman que los europeos no gastan lo suficiente en armarse. Lo que no está claro es de qué debe defenderse Grecia.

De hecho Turquía, su antiguo enemigo, está reduciendo gradualmente sus compras de armas y propuso el año pasado a Grecia a un acuerdo en virtud del cual ambos reduciría su gasto armamentístico en un 20%. A pesar de su crisis financiera, Grecia se negó a aceptarlo.

A partir de 2009 Atenas comienza a tener dificultades para pagar las armas importadas, y en ese momento la UE comenzaron a mostrar preocupación.

Mientras podía cubrir el pago de las sumas astronómicas que gasta en armamento -un armamento que, afortunadamente, en su mayor parte lo más probable es que nunca sea utilizado-, nadie tenía un problema.

Esto sitúa en un nuevo e insólito contexto la reciente disputa entre Alemania y el Banco Central Europeo sobre cuál es la mejor manera de ayudar a Grecia a pagar sus deudas sin desestabilizar los mercados. Toda esta discusión sólo sirve para encubrir la realidad de una situación en la que un país de renta media ya no puede permitirse ofrecer a sus ciudadanos los medios para llevar una vida digna, productiva y satisfactoria, y sin embargo puede gastar miles de millones en instrumentos diseñados para acabar prematuramente con otras vidas.

De vuelta en Grecia, las protestas continúan mientras una nueva ronda de recortes, que ascienden a 6,5 mil millones de euros antes de finales de 2011, se debate en el Parlamento griego.

Algunos diputados del gobernante ex-socialdemócrata PASOK están empezando a desertar. Hace poco una joven estudiante estadounidense que había estado observando los acontecimientos que se desarrollan en España me hizo una interesante pregunta.

Un levantamiento en una dictadura tiene, en cierto sentido, una solución fácil, me dijo: se puede introducir la democracia parlamentaria y esperar que eso proporcione una plataforma para resolver las reclamaciones de todos.

¿Pero qué sucede si hay un levantamiento en una democracia parlamentaria? No pude responder.

Pero sospecho que quizá lo sepamos pronto.


IU plantea someter a referéndum las medidas de más calado social


Viernes, 24 de junio de 2011

La propuesta se debatirá y votará en el Pleno del 12 de julio e incluye demandas de los indignados -coincidentes muchas de ellas con iniciativas parlamentarias que IU ha defendido en las últimas legislaturas- como la reforma electoral, la lucha contra la corrupción, la dación en pago para poder cancelar la hipoteca, la reconsideración del Pacto del Euro o la lucha contra el fraude fiscal.

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha presentado hoy la Moción que ha registrado, consecuencia de la interpelación urgente que el pasado miércoles hizo al Gobierno para dar respuestas a las demandas exigida en la calle por el movimiento 15-M. De esta forma, se trasladan al Congreso de los Diputados un número significativo de sus demandas, coincidentes muchas de ellas con iniciativas parlamentarias que IU viene defendiendo a lo largo de las últimas legislaturas, como la reforma electoral, la lucha contra la corrupción, la dación en pago para poder cancelar la hipoteca con la entrega de la vivienda, la reconsideración del Pacto del Euro o la lucha contra el fraude fiscal.


Llamazares engloba estas propuestas en la necesidad también de reformar el Reglamento del Congreso y reformar el sistema parlamentario para, entre otros objetivos, conseguir mejorar los canales de comunicación y consulta directa con los ciudadanos, unido a la posibilidad de “someter a referéndum vinculante las medidas que requieran un amplio debate social”, como la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años o lo ocurrido recientemente en Italia con la energía nuclear o la privatización de servicios públicos.

Con esta Moción, que IU someterá a debate y votación del Pleno del próximo 12 de julio, el diputado de Izquierda Unida busca “evitar dos fracturas: la social, que significa el precariado en nuestro país, prácticamente sin presente y con un difícil futuro, y la que sufre la representación política”.

Llamazares plantea que el Congreso exprese su “respeto y comprensión” hacia el 15-M y conseguir un compromiso para abrir cauces de diálogo con la ciudadanía a través de la Comisión parlamentaria de Peticiones y de la página de Internet de la Cámara Baja.

Detalló que el futuro de la representación política pasa por “reformar a fondo" el Reglamento de la Cámara para buscar “una mayor agilidad y diálogo” de esta institución con la ciudadanía y evitar que se sigan poniendo “parches”.

“El Reglamento ya está agotado hace mucho tiempo y nos estamos dedicando al creacionismo legislativo. Hay que adecuar el parlamento al ritmo de los ciudadanos y no ir por detrás de ellos”, valoró.

IU aboga por “reforzar en el presente periodo de sesiones las medidas de transparencia y publicación de bienes, rentas y actividades, y el régimen de incompatibilidades y dedicación plena al cargo público” de los parlamentarios –algo sobre lo que las Cortes ya están trabajando y en lo que Izquierda Unida fue pionera-, así como “tomar medidas de austeridad para evitar gastos superfluos”, a lo que invita al conjunto de la Administración.

Se “insta al Gobierno a reconsiderar en el marco de la Unión Europea el llamado Pacto del Euro, velando por la defensa de los derechos laborales y el Estado social”.

La iniciativa parlamentaria busca, a su vez, que el Congreso “se comprometa al nombramiento urgente de los cargos vacantes en las instituciones del Estado, y en primer lugar, los miembros del Tribunal Constitucional y del Defensor del Pueblo”, aunque también del Tribunal de Cuentas o del Consejo de Administración de RTVE.