15 de agosto de 2011

El PP mantendrá a Millán Astray como hijo predilecto de A Coruña



El Ayuntamiento de A Coruña, en manos del PP, no recurrirá la decisión judicial que devolvió el título de hijo predilecto de la ciudad a José Millán Astray, fundador de la Legión, general franquista, jefe de radio, prensa y propaganda de la dictadura, además de procurador en las Cortes nombrado por Franco.

Tal reconocimiento se eliminó durante la anterior legislatura —gobernaban en coalición el PSdeG y el BNG— en base al artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, (Símbolos y monumentos públicos) que establece la retirada de "escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura".

La hija de Millán Astray recurrió entonces esa decisión y a principios de este mes el juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de A Coruña estimó devolverle el título honorífico, si bien no aceptó restituir la estatua en honor al general franquista ni el nombre de la plaza en la que se encontraba. Según la sentencia, la condición de hijo predilecto fue concedida en el año 1922, 14 años antes de la sublevación militar, por lo que, arguye el juzgado, "no cabe aplicar la Ley de Memoria Histórica".

El alcalde de A Coruña, Carlos Negreira (PP), anunció tras conocer la sentencia que el Ayuntamiento se basaría en cuestiones "jurídicas apartadas de la politización" a la hora de decidir si debían recurrir. Esa misma línea es la que ha seguido el Gobierno municipal para anunciar que no recurrirán. "El Gobierno municipal basa su decisión en el informe de la asesoría jurídica, que deja claro que la argumentación de la juez es clara y contundente, por lo que recomienda no formular un recurso de apelación al fallo", aseguran en una nota recogida por Efe.

"Millán Astray participó en la dictadura, por lo que se puede aplicar la ley"
Para Manuel Monge, presidente de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica de A Coruña, la decisión del Ayuntamiento, no obstante, es puramente "política, no jurídica, como pretende encubrir el alcalde". La intención del PP, según Monge, es "defender los honores de un golpista".

Es la primera vez que desde el inicio de la democracia que un Gobierno de A Coruña no recurre una sentencia que va en contra de un acuerdo plenario. "Es una actuación insólita", denuncia el presidente de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica, que ha anunciado que enviarán una "propuesta de moción" a todos los grupos municipales.

La decisión, en opinión de Monge, crea "un precedente malísimo". "Si ahora el PP extiende estas actuaciones por toda España daremos una vuelta atrás tremenda", argumenta para añadir que ya sabían que los conservadores no eran unos "entusiastas" de la Ley de Memoria Histórica, pero desconocían que fueran a tomar "una actitud tan hostil". Monge, por su parte, lo tiene claro: "Millán Astray participó en la dictadura, por lo que la ley se puede aplicar perfectamente".
Público

Un padre de familia a punto de ser desahuciado se ahorca en plena calle





Falsimedia ha silenciado esta noticia. ¿Vamos a permitir que la Banca de Sangre se cobre nuevas víctimas? Organizarse es una obligación. Por la defensa propia y colectiva.

M.P, vecino de Hospitalet de Llobregat, vivía desde hacía nueve meses ocupando “de patada” un piso vacío de protección oficial con su mujer y su hija menor de edad. Se convirtió en okupa después de haber agotado el paro y no poder pagar el piso de alquiler donde vivía. Pero hace una semana recibió una orden de desahucio anunciándole que tenía que abandonar la vivienda de manera inminente. Finalmente, ayer por la tarde decidió ahorcarse en plena calle, en un parque de la calle Juan de Juanes en el barrio del Gornal en l’Hospitalet.Según ha informado el presidente de la Asociación de Vecinos Carmen Amaya, Juan Álvarez, M.P, de 45 años de edad, se personó esta semana en el Ayuntamiento de la localidad para pedir que realojaran a su familia en un albergue “porque hacía mucho frío para quedarse tirado en la calle con su familia”. Pero, según Álvarez, los servicios sociales del consistorio denegaron su petición. La misma fuente apunta que, como último recurso, el fallecido se personó en dos ocasiones, la última el mismo día del suicidio, para reclamar una demora de un mes en la ejecución del desahucio. Al no obtener una respuesta satisfactoria, a las cinco de esta tarde “ha salido con una cuerda de la vivienda que ocupaba” y ha decidido ahorcarse en el parque de las Setas, a pocos metros del piso que en pocas horas iba a tener que abandonar por la fuerza.

La víctima era electricista hasta que llegó la crisis, dice pudicamente la prensa del régimen …la que lo dice, otros lo ocultan.

Una vez agotada la prestación por desempleo, pasó a cobrar una pensión de unos 300 euros “debido a la depresión que sufría a raíz de no encontrar trabajo”, según Álvarez. Además de tener que hacer frente a un juicio por ocupación ilegal, Adigsa reclamaba a la familia 9.000 euros por haber entrado “de patada” al piso. El presidente de la asociación de vecinos del barrio asegura que, poco antes de suicidarse, la víctima le llamó por teléfono para transmitirle su desesperación: “Estaba muy nervioso, me dijo que se había tomado unas pastillas, yo intenté calmarle y le dije que me esperara en la plaza para hablar sobre su situación e intentar encontrar una solución al problema, pero llegué demasiado tarde”.

Lo más terrible, es la soledad en que el sistema ha asesinado estrangulándolo economicamente a este compañero. Este hecho no puede pasarse por alto y debe marcar un antes y un después en la resistencia contra el trerrorismo del capital.

Después del trágico suceso, los responsables de los servicios sociales del Ayuntamiento se presentaron en casa de los familiares para ofrecer su apoyo …y ni siquiera se han puesto colorados.

Esta noticia está siendo escondida, omitida en los media del capital, es necesario difundirla con todas nuestras fuerzas, por todos los medios y sucede en vísperas de los 100 millones de euros que se van a gastar los papaostias en Madrid, con todo ese dinero para el sarao y los bancos y grandes empresas financiando el tinglado, no ha habido ni una decisión administrativa municipal, ni el apoyo privado, solo con su dolor, ha optado por quitarse la vida para que en medio de la tragedia, su familia tenga una oportunidad, ahora sí, habrá uno de los cientos de miles de pisos embargados por los bancos o cerrados a cal y canto a la espera de la venta especulativa para una familia obrera destrozada, otra más, gracias al sacrificio de un padre que no volverá más.

Que quienes nos léen desde Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú, desde cualquier lugar ajeno al occidente omnipotente valoren a donde conduce el capitalismo de diseño publicitario a las clases populares: a la tumba. Y a quienes vivimos en este primer mundo que se desmorona, un llamamiento firme ¡a luchar, a organizarse! contra el capital y por la Independencia y el Socialismo de nuestros pueblos o por la reivindicación democrática y popular que cada cual estime.

Concluyamos con un último ejercicio de agudeza perceptiva: todas las personas que lean esta noticia saben que hay una jornada de huelga en el fútbol estatal, ¿cuántos de quienes léen estas líneas conocían este nuevo hecho criminal del sistema capitalista, ya abiertamente moribundo?.. Reflexionemos, organicémonos y actuémos, es la conclusión de Boltxe Kolektiboa.

Fuente: Boltxe


El sindicato nos lo robaron. ¿Dónde estará el sindicato?




Estará cargado de razón quien diga que el movimiento sindical o un sindicato de trabajadores debe ocuparse de las cuestiones y los asuntos laborales, y no meterse en harina política, pero a la vez debería admitir que el ámbito laboral y el ámbito político están necesariamente conectados, pues de lo contrario no podrían defenderse verdaderamente los derechos humanos, los derechos cívicos de la ciudadanía, los derechos e intereses de la clase trabajadora y sus condiciones socio laborales, frente a unos poderes fácticos incrustados históricamente en el sector financiero, empresarial, militar, policial y gubernamental.

Por ejemplo, sin el Congreso de Sindicatos Sudafricanos sería poco entendible históricamente la lucha contra el sistema de apartheid existente durante el siglo XX, organizando actos de desobediencia civil, cruentas marchas de protesta y numerosas huelgas. Obviamente, los sindicalistas sudafricanos de aquel tiempo no trabajaban en despachos y su forma de lucha no consistía en publicar manifiestos impecablemente escritos. Tampoco podían reunirse con los gobernantes y los empresarios, porque inmediatamente sus huesos irían a parar a la cárcel, a la cuneta o a cualquier descampado. Hoy, sin embargo, el Gobierno español, por ejemplo, convoca a los empresarios y los sindicatos mayoritarios para que lleguen a arreglos, aunque poco o nada arreglen tales arreglos.De hecho, los sindicalistas lo han tenido muy crudo desde hace varios siglos. En los comienzos de la revolución industrial formar asociaciones laborales en Inglaterra constituía un delito penal y estaba terminantemente prohibido, pues no en vano los empresarios y terratenientes han tenido siempre las ideas bastante claras sobre qué y cuándo hay que reprimir. Solo cuando la fuerza de la marea obrera empezó a hacerse imparable, transigieron y toleraron ciertas agrupaciones obreras aunque dejando bien claro que no podían/debían tener influencia en la actividad y las decisiones del Estado (la minoría dominante siempre se ha creído con pleno derecho a arrogarse la total representatividad del Estado en su exclusivo beneficio). Hoy, sin embargo, los sindicatos están integrados en el sistema sociopolítico y económico de nuestro país, conversan y comen con personas poderosas e influyentes y de vez en cuando convocan a una huelga general implementada básicamente por la multitud de liberados concertados con el Estado.
A medida que creció el proceso de industrialización las condiciones de vida de los trabajadores y del pueblo fueron empeorando a marchas forzadas: el trabajo infantil fue en aumento, cada vez los salarios eran más exiguos y la jornada laboral mayor, y la clase trabajadora carecía de cualquier subsidio o amparo institucional frente al desempleo, la vejez o la enfermedad. La jornada de ocho horas, el descanso en el fin de semana, los seguros sociales y de enfermedad y otras conquistas se obtuvieron a pie de calle, entre mucha sangre, sudor y lágrimas. Eso forma parte de la historia, de una historia que no se enseña en la escuela, que nunca debería haber sido olvidada, y que también queda muy lejos de la realidad sindical actual.
Los sindicatos nacieron y se fortalecieron en la lucha desigual de los piquetes, las huelgas, las barricadas, la cárcel y el hambre. Los sindicatos no reblaron porque tenían ideales, valores, caminos y horizontes comunes. Los trabajadores resistieron porque crearon sociedades de ayuda mutua, con cajas comunes y dinero proveniente de las cuotas de los asociados. Hoy la mayor fuente, directa e indirecta, de financiación sindical son los Presupuestos Generales del Estado, más los fondos de formación provenientes de la UE y del Estado.
Los sindicatos eran conscientes de que representaban a la clase trabajadora frente a la clase capitalista y sus estructuras ideológicas, judiciales, políticas y militares. Hoy hay sindicatos que aún se autodenominan "de clase", pero apenas hablan ya de la lucha de clases y mucho menos la llevan a cabo. Hoy la lucha de clases es considerada como una antigualla de tanto polvo que ha adquirido en un rincón del desván. Por si fuera poco, los sindicatos han caído en descrédito entre buena parte de la ciudadanía y de los trabajadores, y no se atisba la salida de tan oscuro y largo túnel.
Desde el movimiento sindical se proponía ya a principios del siglo XX la huelga general internacional a fin de detener la primera guerra mundial desde ideales pacifistas e internacionalistas. Como botón de muestra, en 1907 el Congreso Internacional Socialista de Stuttgart declaraba: "La lucha contra el militarismo no puede separarse de la lucha socialista de clases en con su conjunto. Las guerras entre los estados capitalistas suelen ser la consecuencia de su rivalidad por los mercados mundiales, ya que cada estado no desea solo consolidar su propio mercado, sino que quiere también conquistar otros, en cuyo proceso tiene parte importante la subyugación de pueblos y tierras extranjeras (...) El Congreso considera que es el deber de la clase trabajadora... luchar con todas sus fuerzas contra el armamento y militar... y rehusar abastecerlo". El 20 de marzo de 2003 fui expedientado por la Consejería aragonesa de Educación por negarme a dar clase como protesta por el inicio del los bombardeos en la invasión de Irak. Mis alumnos y alumnas lo entendieron y secundaron, pero no hubo la menor llamada a una huelga o a la rebelión por parte de algún sindicato.
En 1889 se declara el 1º de Mayo como Día Internacional de los Trabajadores, en conmemoración de los 5 huelguistas ejecutados en mayo de 1886 en Chicago. El 27 de enero de 1977 cinco abogados laboralistas fueron asesinados por neofascistas españoles e italianos en el número 55 de la madrileña calle de Atocha. Hoy es difícil imaginar una matanza en el mundo sindical hispano, no solo porque la crispación nacional existente parece no llegar a las pistolas, sino porque tampoco se ve allí un compromiso y una lucha sin cuartel contra el ultramontanismo y el ultraliberalismo.
"Sindicato" proviene del griego y está compuesto del prefijo "syn", que significa "con", y "diké", que significa "justicia". Sindicato y sindico hacen referencia a las personas e instituciones que acompañan al ciudadano a fin de hacer justicia y que se haga justicia. Tras los primeros indicios de crisis económica, los sindicatos deberían haber salido fieramente a la calle, estar haciendo lo que en nuestras calles y plazas representa y lleva a cabo el movimiento 15M y Democraciarealya. De lo contrario, ¿para qué sindicatos aquí y ahora?
El sindicato nos lo robaron ¿Dónde estará el sindicato?
------------------------
Fuente: http://www.attac.es/el-sindicato-nos-lo-robaron-donde-estara-el-sindicato/