5 de octubre de 2011

Cuando la rabia invade EE UU

En Nueva York, el movimiento “Occupy Wall Street” se ha extendido durante las últimas semanas hasta protagonizar la manifestación del 1 de octubre en el puente de Brooklyn. La policía detuvo a 700 manifestantes, pero la movilización continúa. El puente de Brooklyn tiene una longitud de casi dos kilómetros. Dos kilómetros suspendidos con cables de acero sobre las aguas del East River y que el 1 de octubre se llenaron de una muchedumbre distinta de la de los habituales turistas que acuden a la caza de una puesta de sol romántica tras la skyline de Manhattan: una multitud de miles de personas, ruidosas y alegres, reunidas en manifestación no autorizada que partió del Zuccotti Park con destino a Brooklyn, en la otra orilla del East River. El 1 de octubre cumplía quince días de vida el movimiento “Occupy Wall Street”, una acampada permanente en el Zuccotti Park, ahora llamado Liberty Plaza, cercano a Wall Street, iniciada el 17 de septiembre pasado. Impulsadas por varios grupos e individuos de orientación principalmente anarquista (aunque “anarquista” en EE UU es una etiqueta genérica bastante vaga), la primera manifestación y ocupación no reunió más que a unos pocos centenares de personas. Ispirándose explícitamente en la experiencia de la plaza Tahrir y de las acampadas del Estado español, la acampada neoyorquina enarboló de entrada dos consignas fundamentales: democracia y condena de la corrupción de los especuladores financieros. El primer documento oficial de la acampada fue aprobado en asamblea general el 29 de septiembre. Se trata de un acta de acusación sin medias tintas, dirigida contra los gobiernos, los bancos, las multinacionales, contra todos los responsables de la actual crisis económica y ecológica. El documento no concluye con una lista de reivindicaciones, aunque hay que subrayar que los manifestantes no reconocen ninguna legitimidad a los gobiernos y los capitalistas y la gran reivindicación compartida es el cambio radical del sistema. En el transcurso de las últimas semanas, la acampada ha comenzado a organizarse, creando decenas de grupos de debate, asambleas generales, iniciativas, una biblioteca y asegurando la distribución de comida. El método empleado para las comunicaciones durante la asamblea general (que se reúne todos los días y toma las decisiones) en la plaza es peculiar: en lugar de megáfonos y micrófonos, un gigantesco megáfono humano. Las frases de quien habla son repetidas a coro por todos los que han llegado a entenderlas y de este modo se amplifican. Por extraño que pueda parecer, este método tiene el mérito de reducir en gran medida la retórica y el protagonismo individual y funciona perfectamente incluso en caso de emergencia, por ejemplo cuando se ha intentado comunicarse con los manifestantes detenidos. Hasta ahora, la composición del movimiento de protesta es principalmente juvenil. Sin embargo, hoy una red de sindicatos radicales y organizaciones de trabajadores, entre ellas las New York Communities for Change (Comunidades de Nueva York por el cambio), ha decidido adherirse a la protesta y convocar una manifestación para este miércoles por la tarde. El momento de inflexión decisivo en la dinámica de la protesta fue la semana pasada, cuando la policía cargó y dispersó brutalmente y sin motivo una manifestación no autorizada de varios centenares de ocupantes que se dirigían a Union Square. A partir de ese momento, la voz de la acampada del Zuccotti Park y la indignación ante la arrogancia y la violencia de las fuerzas del orden comenzaron a difundirse a través de Internet y de los campus universitarios neoyorquinos. Resultado: las acampadas han proliferado en otras ciudades estadounidenses, desde Boston hasta Los Angeles, y centenares de neoyorquinos han comenzado a masificar las numerosas iniciativas que se suceden a lo largo de las jornadas de “Occupy Wall Street”. En la manifestación no autorizada del 1 de octubre, convocada a las 15:00 horas para marchar hacia Brooklyn, participaron poco menos de 10.000 personas, en su mayoría jóvenes, sobre todo blancos. Esta vez la policía de Nueva York decidió aplicar también mano dura. Llegados al puente, una parte de la manifestación comenzó a marchar sin problemas por la zona peatonal, pero otra parte cayó en la auténtica trampa tendida por la policía y enfiló hacia los carriles de coches del puente, parando el tráfico. Como atestiguan muchos manifestantes, la policía no solo no dio a entender que el bloqueo del tráfico estuviera prohibido, sino que hizo creer a los manifestantes que ello no suponía ningún problema. No obstante, una vez llegados a la mitad del puente, los manifiestantes se vieron rodeados por la policía, que no les dejó ninguna vía de escape. Entonces se iniciaron las detenciones masivas: más de 700 personas fueron esposadas, metidas en furgonetas y trasladadas a comisaría. Hoy por hoy se esperan noticias sobre las acusaciones de que son objeto y su puesta en libertad. A pesar de las detenciones masivas, sin embargo, el movimiento no ha dado ninguna señal de querer retroceder. Al contrario, cientos de manifestantes han intentado marchar en dirección a la jefatura de policía para solidarizarse con los compañeros detenidos. Si la policía quería intimidar a los manifestantes, no cabe duda de que no lo ha logrado, sino todo lo contrario, pues parece que los ocupantes de Wall Street han perdido el miedo. Al término de la manifestación, dos mil personas se dirigieron hacia Liberty Plaza, donde siguieron bailando y festejando durante horas a pesar de la lluvia. Y mañana, vuelta a empezar. Para quien no está familiarizado con la política estadounidense, esta jornada podría parecer una más de las frecuentes jornadas de protesta. Pero no lo es. Teniendo en cuenta el estado de descomposición de la izquierda de EE UU, el nivel de represión policial y de control social, que apenas tienen parangón en ningún país europeo, la dureza del capitalismo estadounidense, la ausencia sustancial de derechos laborales y civiles, aparte los meramente individuales, lo que está sucediendo en estos días en Nueva York es un fenómeno extraordinario. “Occupy Wall Street” tiene todo el potencial para crecer y ampliarse. Por supuesto que hay incógnitas y algunos problemas de fondo, y antes que nada hará falta comprobar la capacidad del movimiento para propagarse a los campus neoyorquinos e incorporar al menos a una parte de las comunidades negra y latina. En segundo lugar, es preciso que la lista de denuncias se transforme en una plataforma reivindicativa en torno a la cual atraer y organizar el movimiento. Finalmente, habrá que ver si el apoyo de los sindicatos acabará siendo algo más que una mera formalidad. A partir de este miércoles se verá. Traducción: VIENTO SUR

Antikapitalistak no se presentan en Euskal Herria a las Elecciones Generales del 20N

Antikapitalistak hemos decidido no comparecer a las elecciones del 20 N. Esta decisión no significa que no creamos en la necesidad de una candidatura anticapitalista y rebelde, tal y como afirma la “Carta abierta a la izquierda alternativa.” de Izquierda Anticapitalista. Creemos que hoy están dadas las condiciones sociales para la necesaria reconstrucción de la izquierda. Nos reafirmamos en que es posible y necesario construir una candidatura unitaria anticapitalista y alternativa que sea coherente con las enseñanzas y aspiraciones de los movimientos que han conseguido abrir una brecha en el muro de la resignación contra el que nos veníamos estrellando desde hace largos años. Sin esa coherencia, la unidad que pudiera lograrse sería un puro producto de tecnología electoral, sin credibilidad social, ni horizonte político. No queremos una mera unificación de siglas, ni de proyectos de construcción nacional que no pueden ser comunes. No hay proyecto nacional común entre los que defienden este sistema y quienes creemos que hay que terminar con él. La realidad política vasca pone en el centro del debate la necesidad de trabajar a medio plazo en la construcción de un polo anticapitalista y desde nuestro colectivo y tal como plantea el movimiento 15-M sentimos “que no nos representan” los proyectos electorales actuales. La realidad política y social de Euskal Herria aún no ha permitido un trabajo que hiciese posible una acumulación con capacidad desde abajo, de forma democrática, para poder poner en pie una candidatura de ese tipo, lo que pone de manifiesto las debilidades con las que nos enfrentamos las corrientes anticapitalistas e internacionalistas a la hora de configurar un bloque a corto plazo. El nacimiento también en Euskal Herria del movimiento 15-M, las movilizaciones sociales, las huelgas generales… pone de manifiesto que se están fraguando los mimbres para ello. Pero por el momento nos encontramos con un movimiento 15-M que está configurando su estructura y su identidad, pero que aún tiene niveles desiguales de desarrollo e implantación en los cuatro herrialdes. La irrupción de Amaiur en el panorama político. En Antikapitalistak no nos sentimos representados por los proyectos de coalición que se están desarrollando en Euskal Herria, en la que participan partidos o grupos que han gobernado hasta no hace mucho tiempo la comunidad autónoma vasca, y que no han realizado la más mínima autocrítica de las políticas neoliberales que han sido aplicadas por los gobiernos de los que formaban parte. No creemos que esa sea la ALTERNATIVA ANTICAPITALISTA que Euskal Herria necesita. Sabemos que gran cantidad de votantes de izquierda van a ver en esa coalición el voto útil de la izquierda radical y más tras la incorporación de Aralar que refuerza la idea de ver en la misma la “Unidad” de la izquierda vasca. Aún así, a tal coalición, desde nuestro punto de vista, le falta contemplar los objetivos de lucha necesarios para afrontar los enormes problemas a los que nos esta sometiendo la crisis del sistema capitalista. De cara a una candidatura anticapitalista en Euskal Herria, no pensamos que ésta deba quedar reducida una sola organización, ANTIKAPITALISTAK y presentarnos en solitario. Además, la tarea no es perseguir una acumulación de votos, sino el trabajo militante y organizativo en las luchas y en los movimientos por la construcción de una alternativa anticapitalista amplia en Euskal Herria. POR ESO VAMOS A HACER OTRA CAMPAÑA ELECTORAL: Queremos hacer una campaña diferente. Plantear a diferentes sectores un debate (Activistas del 15-M, jóvenes, trabajadoras y trabajadores, sindicalistas y parados en lucha, mujeres, ecologistas…) la necesidad de hacer un trabajo a medio plazo para la construcción de una fuerza que nazca desde abajo y a la izquierda y que su centro del reflexión y acción sean las luchas sociales y políticas. Y que sin minusvalorar los derechos democráticos de nuestro pueblo, ponga el acento en los intereses de las/os trabajadores… los/as precarios… En definitiva, poner nuestras posibilidades como organización en manos de los/as oprimidos y más necesitadas/os. Queremos explicar a quienes nos quieran oír, que frente a los llamamientos a formar una alternativa nacional para reivindicar un proyecto como pueblo frente al Estado Español, nosotros oponemos un Bloque Anticapitalista, porque no creemos que burguesía y trabajadores, opresores y oprimidos podamos tener un proyecto de pueblo vasco común. Para nosotras y nosotros la soberanía del pueblo vasco debe conllevar la posibilidad de decisión en el modelo económico. ENTONCES ¿QUE VOTAR EN 20N? Antikapitalistak, ya lo hemos dicho al principio, no nos sentimos representados por las fuerzas que posiblemente vayan concurrir a las elecciones del 20 –N. Por eso no proponemos un voto en positivo, y el eje de nuestro discurso van a ser las cuestiones programáticas, las reivindicaciones políticas, sociales, democráticas, igualitarias y ecológicas, que enfrentan hoy a la ciudadanía con los gobiernos neoliberales, el estado centralista y el sistema capitalista de mercaderes y banqueros. Sí pedimos que no se vote a quienes han apoyado los recortes salariales, sociales, etc. Y tampoco a los que desmovilizan a los/as trabajadoras. Pedimos que no se vote a todas aquellas organizaciones políticas que han aprobado o han ayudado a su aprobación de la reforma constitucional en favor de los mercados, negando el derecho a la palabra a los pueblos y a los ciudadanos. No vamos a tener posición de voto que prime la abstención a pesar de que como ya hemos dicho no creemos que en estas elecciones haya una candidatura con la que nos sentimos representados. El bipartidismo es una imposición que debemos deslegitimizar, necesitamos movilizarnos el 20N para denunciar que este sistema electoral recorta y deforma la participación democrática de la ciudadanía, debemos organizarnos antes de la campaña, durante la campaña y después de conocer los resultados, para así poder día a día enfrentar en la calles y en las movilizaciones las próximas agresiones, privatizaciones y recortes que nos preparan los políticos profesionales y los banqueros que quieren aplastar nuestro futuro.

Convocatoria Social de IU en Madrid. Días 8 y 9 de Octubre

¿Qué? La Convocatoria Social es una aportacion a la lucha y a la movilizacion por una alternativa social para salir de la crisis y alcanzar una democracia real. Es un proceso de convergencia a medio plazo, para construir entre todas y todos un Bloque Social y Alternativo que rompa la hegemonía neoliberal. Queremos construir una nueva agenda para el cambio social, elaborando un Nuevo Programa Político para la izquierda, un programa que avance decididamente en la defensa de un nuevo modelo de democracia económica y social, en la reforma del poder judicial, en un nuevo sistema electoral justo, en la laicidad del Estado, en una superación de las injusticias de genero, en la perspectiva de un proceso constituyente republicano, etc. Puedes ver la documentación base del debate aquí. ¿Cómo? El método de debate son las asambleas abiertas una herramienta de trabajo para el proceso de Convocatoria Social. Consiste en la programación y desarrollo de una amplia relación de asambleas promovidas desde nuestra organización política pero abiertas a todas las personas y colectivos que quieran contribuir a la elaboración de un programa político de cambio en la actual situación de crisis económica, política y democrática. Son también, un intento de impulsar una metodología de trabajo conjunto con el tejido social y con vocación de permanencia. Para la elaboración del programa electoral de las elecciones generales, la Convocatoria Social también convoca Foros sectoriales para cada una de las revoluciones, con militantes y colectivos sociales que trabajen los distintos ejes. Por último el trabajo de elaboración programática y configuración de las candidaturas se plasmará en una Asamblea Federal de la Convocatoria Social, que se celebrará en Madrid. En esta web plasmaremos el trabajo de se irá realizando. Es una instrumentos permanente, de comunicación y participación: No es una web electoral, sino un espacio que acompañará el proceso de Convergencia Social. Nos servirá para informar y comunicar los avances del proceso, tanto en la elaboración del programa político como las novedades de la Convergencia. También es un espacio de participación, donde puedes plasmar tu propuesta, idea, método, etc. Puedes ver un documento con la metodología de las Asambleas Abiertas aquí. ¿Cuándo? La Convocatoria Social es un proceso permanente, para construir un Nuevo Programa Político para la izquierda. Pero tiene un arranque y un hito importante en las convocatoria electoral del 20 de noviembre, pues sin duda nos encontramos en un momento crucial de encrucijada. Muchas cosas se van a decidir en estas elecciones. En esta primera fase de la Convocatoria Social hemos desarrollado: -Asambleas abiertas locales durante julio y septiembre. -Asambleas regionales de la Convocatoria Social, los días 1 y 2 de octubre. -Foros sectoriales durante las primeras semanas de octubre. -Asamblea Federal de Convocatoria Social, los días 8 y 9 de octubre. Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Situación de Libia el Dia 4/09/2011

Desde Libia...04/10 En estos momentos desde el planteamiento externo desde Libia me informan que: Ciudades bajo control gobierno Libio. Bandera verde: Ghat, Todos los mares de dunas del Sahara, La Alhamada del Sahara, Ghadames, Tiji, Bdr, Al Harush, Al Kufrah, Tubruk, Albayda, Darnah, Al Marrl, Al Biar, Al Brega, Ras Lanuf, Sirte, Beni Walit, todos los pozos de petroleo. Ciudades con fuertes enfrentamientos: Benghazi, Tripoli, Gharian, Zawia, Sabha, Wadi Shati, Al Alajelat, Zurman, Al alazizia, Al Gualish, Al Azaba. Uno de los enfrentamientos más duros está ocurriendo en este momento en Ghadamés. Ciudades control CNT Birghanam, Azentan, Misratah, Jufrah, Ijdabiyah, Nalut, Kabaw, Jadu, Zwara. En Brak, en Wadi Shati ha habido muy duros enfrentamientos porque el pueblo permitió a los grupos de rebeldes que llegaron que pusieran la bandera tricolor junto a la verde, pero al cabo de días han venido más rebeldes y han tomado el hotel de Brak para ellos. La gente jóven se ha levantado contra ellos, han entrado en el hotel y los han sacado. Sirte: La ciudad está sufriendo un asedio genocida sin comida, sin agua, bombardeos, sin nada...han abierto una casa y dentro había 40 personas muertas. Continuamente salen ambulancias con heridos. Estamos frente genocidio, crimen de guerra más terrible que se pueden imaginar. Libia está guardando todos los informes para presentarlos como crímenes de guerra. La persona de Al qaeda que ahora dice dirigir Trípoli estaba encerrado en Wantanamo en EEUU y Saif al Islam al Ghadafi fue a EEUU a pedir su liberación. Se lo pusieron dentro del avión colgado del techo dentro de un red de pescadores. Saif al Islam le liberó de la red y él dijo que jamás olvidaría lo que habían hecho por él...Para mi es una gran lección, las personas no cambian. Un asesino es un asesino y no vale que diga "ya no lo haré más". La psicología de un asesino implica mucho más que el arrepentimiento momentáneo. Ahora está luchando contra el que le liberó de Wantánamo y a favor de los que le encerraron y torturaron. Que me lo expliquen.. leonor@blogspot.com