4 de noviembre de 2011

JOSEBA PERMACH, DIRIGENTE DE LA IZQUIERDA ABERTZALE «Buscaremos un diálogo transversal para lograr acuerdos no sólo con el PNV, también con PSE y PP»

Joseba Permach (San Sebastián, 1969) fue portavoz, junto a Arnaldo Otegi, de Batasuna hasta las sucesivas operaciones policiales contra la formación que mantienen a sus diferentes líderes imputados en varios sumarios. Tras tres años en prisión, el dirigente independentista afronta la nueva etapa abierta convencido de la necesidad de acuerdos «entre todos» tanto para resolver la cuestión de los presos y víctimas como el derecho a decidir. - La declaración de ETA de cese definitivo de la violencia ha provocado alegría y alivio en la sociedad vasca, pero persisten recelos sobre el desenlace final después de tantos años de violencia y tantos procesos fallidos. ¿Puede asegurar que el cese de ETA es del todo irreversible? ¿Que no cabe, en ningún caso, una involución en función de cómo responda o no el Gobierno a la petición de la organización de diálogo sobre cuestiones técnicas (presos)? - Creo que el recelo puede existir probablemente por la labor que realizan determinados medios de comunicación en la sociedad española, pero en la sociedad vasca, de existir algún recelo es hacia la postura que pueda adoptar el Gobierno socialista y el próximo presidente de España. El recelo de la sociedad vasca es hacia la actitud de impasse e inmovilidad en estos primeros días del Gobierno de España. En este país cuando se le oye decir a ETA que ha terminado definitivamente el ciclo de la lucha armada, el conjunto del país se cree a pies juntillas esa realidad - Parte del recelo viene provocado por que ETA no ha anunciado su disolución. Otegi en su carta decía que pedir ese paso es «inmaduro». ¿Qué pasos faltan para que desaparezca toda la estructura armada? - En la conferencia internacional de Aiete se marcó una hoja de ruta para desarrollar un proceso integral para una paz definitiva y que profundice en el nuevo tiempo abierto en Euskal Herria. Cuando ETA dice que ha terminado la lucha armada y está dispuesta a abrir un proceso de negociación sobre las cuestiones técnicas, entendemos que es en ese marco donde pudiera realizarse el necesario diálogo sobre esa posible disolución. - Brian Currin dijo, en una entrevista en este periódico, que ETA debe pedir perdón a sus víctimas, como hizo el IRA ¿Cree que habrá una declaración en ese sentido? - Tal y como ocurrió en el proceso irlandés, tenemos que ser capaces de abordar un proceso integral, con las consecuencias y raíces del conflicto. Es cierto que el IRA realizó esa declaración y no es descartable que pueda producirse aquí, pero en todo caso tenemos que apostar por un proceso integral. - Rubalcaba y Zapatero dicen que no van a mover ficha en el tema de los presos antes de las elecciones. - Para la mayoría de este país es incomprensible la actitud de tiempos muertos que aplica el Gobierno de España en esta nueva etapa, que no tome medidas en política penitenciaria o no se den pasos para que Sortu haga una apuesta política legal. - ¿Puede caminar Euskadi hacia una convivencia verdaderamente conciliada sin una asunción por parte de la izquierda abertzale del sufrimiento que ha causado la violencia? - Para hacer el camino de la convivencia y la concordia todos tendremos que hacer una lectura ética del pasado. Pero de la misma manera que se pueden hacer lecturas éticas sobre el sufrimiento causado también determinadas fuerzas tendrían que hacer una autocrítica ética de lo que supone negar de antemano que, cuando estemos dispuestos a sentarnos a una mesa, seamos los vascos y vascas quienes tengamos el derecho a decidir nuestro futuro. La ética no deja al margen los derechos colectivos. - La izquierda abertzale está trabajando en un documento interno sobre las víctimas. ¿Qué pronunciamiento se puede esperar? - Estamos trabajando para que en el tema de las víctimas se pueda hacer cuanto antes un ejercicio colectivo en los parámetros en que en todos los procesos a nivel mundial se ha abordado este tema: un planteamiento de verdad, justicia y reparación. Ese proceso colectivo debemos ser capaces de realizarlo conjuntamente. No se puede mirar sólo a la izquierda abertzale para que dé pasos en el tema de las víctimas y hacer un análisis parcial o sesgado de esa realidad. Se habla de 800 víctimas, pero podemos de hablar de 1.200 muertos, miles de heridos en atentados, centenares de torturados, detenidos, presos... - ¿Cuál es ahora la hoja de ruta, el orden de prioridades, de la izquierda abertzale? - Los pasos tendrían que ser acordados de forma conjunta. La prioridad es alcanzar un escenario de normalidad y solución de las consecuencias, en el que la izquierda abertzale tenga garantizado su derecho a hacer política y la política penitenciaria suponga la mejora de las condiciones de los presos vascos. A partir de ahí, supondría un paso de gigante para abrir un diálogo político entre las cuatro sensibilidades políticas para ser capaces de acordar entre todos un nuevo marco político para este país. - ¿Este acuerdo entre las cuatro grandes fuerzas, ustedes, el PNV, el PSE-EE y el PP, puede ser factible en un momento en el que todavía debe asentarse el fin de la violencia y normalizarse las relaciones entre partidos? - En conflictos muchos más enconados, como Irlanda y Sudáfrica, fueron capaces. A partir del principio democrático de que los ciudadanos tengan la última palabra, no tiene que haber obstáculo, aunque las formaciones tengamos principios diferentes y seamos conscientes de que va a costar. «Tender puentes» - ¿En el caso de PSE y PP, que han estado muy alejados de ustedes debido a la existencia de la violencia, tiene la izquierda abertzale alguna estrategia para recuperar esa relación política? - Es cierto que han tenido, y probablemente seguirán teniendo, muchos recelos a un diálogo político con la izquierda abertzale, pero nosotros podemos tener el mismo recelo para con ellos, cuando algunos de nosotros hemos tenido que padecer la cárcel simplemente por llevar a cabo una actividad política. Por encima de lo que nos pueda costar sentarnos con el adversario, tenemos que ser responsables y superar esas dificultades. El camino es tender puentes y vamos a hacer lo posible para que, en las próximas semanas o meses, en este país se abra un diálogo lo más transversal posible para que la izquierda abertzale pueda llegar a acuerdos con el PNV, pero también con PSE y PP. - Ustedes quieren invitar a su ronda de contactos al PSE-EE. ¿Cree que irá? - En el anterior proceso ya se produjo una reunión y no veo razón alguna para que ahora no se pueda producir. Pero lo importante no es si esa reunión se produce con luz y taquígrafos, sino si somos capaces de avanzar en la buena dirección. - Con el PP parece que no será posible. ¿Cuándo se pueden dar las condiciones? - El PP pretende abrir un tiempo muerto hasta las generales pero esperemos que las elecciones pasen cuanto antes y sepamos estar todos a la altura. Siendo sincero, tendrá que pasar tiempo, pero vamos a hacer lo posible para dialogar cuanto antes con todas las fuerzas políticas de este país. - ¿Y qué espera del PP de Mariano Rajoy, que puede ser el próximo presidente español? ¿Cómo valora su reacción al comunicado de ETA? - Su primera reacción fue prudente. Pero más allá de lo que se esté diciendo, lo que reclamamos al futuro presidente del Estado español es que sea capaz de estar a la altura de las circunstancias. Es indudable que vivimos un momento histórico, que ETA ha dicho que definitivamente se ha acabado la lucha armada y hay que actuar en base a esa realidad, superando inercias del pasado y siendo consciente de la responsabilidad histórica que va a tener el futuro presidente del gobierno español. - Este fin de semana Rajoy ha endurecido algo su discurso, rechazando cualquier negociación con ETA, incluyendo la política penitenciaria. - La izquierda abertzale espera de Rajoy y del PP que abandone ese discurso y esa actitud caduca, que deje de circular en la dirección contraria a la que demanda la mayoría social vasca e inicie un nuevo camino en la búsqueda de soluciones compartidas. Entendemos que el PP es necesario para encarar la resolución del conflicto y sus consecuencias. - ¿Qué mensaje le mandaría usted a Rajoy si es elegido presidente de España? - Que actúe con toda la responsabilidad posible que esté en sus manos y que esté a la altura de las circunstancias. Vamos a hacer definitivamente historia y va a tener un papel fundamental en ello. - Han sido posibles acuerdos municipales entre Bildu y el PP en Donostia sobre la estación de autobuses. ¿Más allá de la materia concreta, hay detrás algo de fondo? - Es importante cómo se crean este tipo de inercias positivas en las instituciones, que seamos capaces de mostrar que somos capaces de llegar a acuerdos en temas sectoriales, de ciudad o provinciales, y que puedan ayudar a generar condiciones sociales y políticas que nos lleven a abordar otro tipo de debates más globales. - ¿Qué supone para ustedes que el lehendakari recibiera al dirigente de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria? - Fue importante y además fue en sede institucional. Evidencia que nos encontramos ante una anormalidad política y que es necesaria la legalización. - ¿Reconocen el liderazgo del lehendakari en el asentamiento de la paz o creen que debe llegar por otros cauces? - Los agentes institucionales y los parlamentos tienen un papel importante. No quitamos ningún papel a esas representaciones. - ¿La izquierda está dispuesta a plantear su propuesta a favor del derecho a decidir en los marcos institucionales vigentes y en el marco legal previsto para ello? - Llevaremos la reivindicación de un nuevo marco para este país a todos aquellos marcos donde se lleve a cabo ese diálogo. Es obvio que para cambiar los actuales marcos, ese cambio ha de llevarse a partir de la legalidad y los marcos vigentes. - ¿Esto supone un ejercicio de pragmatismo respecto a posiciones históricas de Batasuna, que antes no se reconocía de forma tan clara la legitimidad de estas instituciones que consideraba «particionistas»? - Hay un ejercicio de responsabilidad. Las posiciones mantenidas durante años por amplios sectores de la sociedad vasca reivindicando un nuevo marco jurídico y político son ya mayoritarias. Ha llegado el momento de elaborar un nuevo marco y no se puede empezar de cero. Existe una realidad jurídica que debe amoldarse a la realidad mayoritaria de este país. - ¿Pero ha habido una evolución dentro de la izquierda abertzale? - No mantenemos posiciones estáticas, y probablemente haya tenido una evolución en ese sentido. - El PNV ya habla de 2015 para alcanzar un nuevo estatus. ¿Qué plazo manejan ustedes? - Es difícil pensar que un partido pueda establecer un calendario. A nosotros también nos gustaría no en 2015 sino en 2012, pero hay que llegar a un acuerdo integral entre todas las sensibilidades políticas. - ¿Comparte la petición del PNV de que se adelanten las elecciones autonómicas? - Más que de adelanto electoral tenemos que ser capaces de adelantar y hacer reales las expectativas del país en los diferentes temas. Diario Vasco