19 de diciembre de 2011

Carta abierta a las direcciones federales de IU y Republicanos: “¡Urge la unidad de la izquierda!”

Aunque sea esta asamblea la que haya dado este paso, sabemos que hablamos en nombre de miles de militantes de base de la izquierda y de muchas personas de izquierda que no militan en ninguna organización y están hastiadas ante la dispersión de la izquierda y la actual impotencia de ésta. No sabemos si estaréis al corriente, pero en nuestro modesto municipio, Cartaya (Huelva), hace ya más de ocho meses -a raíz de las elecciones municipales del 22 de mayo- que venimos desarrollando un interesante proceso de unidad de la izquierda. Un proceso que se está construyendo con claridad, firmeza, coherencia y altas dosis de generosidad, y que contó con el apoyo de las direcciones provinciales de IU y Republicanos. Quienes componemos las asambleas locales de Izquierda Unida y Republicanos en Cartaya entendimos que nos unía la misma lucha y, por tanto, debíamos estar unidos para enfrentarla, por encima de siglas y división alguna. Lo explicábamos así en un comunicado público en prensa: “La convergencia de estas dos fuerzas de izquierda en Cartaya obedece a la necesidad de unir a los sectores de izquierdas para hacer una política al servicio de los trabajadores, de la mayoría de la sociedad, y en contra de la derecha, se llame ésta PSOE, PP o de otra manera. Es necesaria una alternativa de izquierdas, republicana y social que combata las agresiones a los trabajadores. Es necesario levantar un proyecto político que vaya más allá de dar respuestas puntuales a medidas antisociales. Se trata de ofrecer una alternativa a los trabajadores, de avanzar hacia una república popular y federal, donde sus intereses queden garantizados” (Marzo de 2011 “Comunicado de Unidad IU, Republicanos) De este modo confeccionamos un proyecto de unidad que concurrió a las elecciones municipales, obteniendo una concejalía, con la intención de profundizarlo y fortalecerlo día a día. Nos hubiese gustado que este proceso unitario hubiese tomado cuerpo en todo el Estado español antes de las pasadas elecciones generales; que se pudiese haber dado un proceso similar de unidad de la izquierda; que se hubiese levantado un bloque popular, asentado sobre el combate contra las agresiones a los trabajadores y trabajadoras, y en la necesidad de romper con el actual régimen y luchar por la III República democrática y federal. Una unidad, en definitiva, que hubiese demostrado que la izquierda, cuando se une, levanta la ilusión y el ánimo de lucha de millones de personas, convirtiéndose en su referencia y en una fuerza imparable. Lamentablemente no pudo ser. Nos felicitamos porque IU ha obtenido once representantes en el Congreso de los Diputados, lo que es un paso adelante, y de que Republicanos se convierta en una realidad que toma cuerpo a lo largo del Estado. No obstante, entendemos que no podemos lanzar las campanas al vuelo. Sería irresponsable. La abstención es la segunda opción electoral y la derecha avanza, mientras los trabajadores y trabajadoras siguen huérfanos de una organización con la que se sientan representados. Es evidente que, tras estas elecciones, frente a una derecha que afianza su poder, es más necesaria que nunca la unidad de la izquierda. Ya no hay tiempo que perder, no es posible demorar más esa tarea. No hay excusas posibles, porque así lo sienten las bases y cientos de miles de trabajadores y trabajadoras que reclaman la unidad de la izquierda. No partimos de cero. Tanto desde IU como desde Republicanos y otros espacios de la izquierda, ya sea de todo el Estado como de determinados territorios, se están llevando a cabo distintos procesos de convergencia que no tienen porqué ser excluyentes, si de verdad hay una voluntad clara y decidida de trabajar por la unidad de las izquierdas. Hacemos este llamamiento para la unidad a las direcciones federales de Izquierda Unida y de Republicanos y pedimos que sea respondido mediante una carta abierta o alguna fórmula similar para que conozcamos la posición de ambas direcciones. Proponemos a las direcciones federales de IU y Republicanos que promuevan la celebración de un encuentro estatal para la unidad de la izquierda; en defensa de los trabajadores y trabajadoras, y por la República. Entendemos que ese encuentro debería ser abierto a las bases militantes, público y extensivo al resto de organizaciones que componen la izquierda en el Estado español. Un encuentro convocado sin hegemonismos, sin excluir a nadie que se reclame de izquierdas, donde construir sobre lo que nos une para superar lo que nos separa y lograr así dar un paso firme hacia la unidad de la izquierda ¡Adelante compañeros y compañeras por la unidad! ¡Salud y República!http://muprhuelva.wordpress.com/

EL BANCO DE ESPAÑA FELICITA LAS NAVIDADES CON LA ESTAMPA DE GENTE CAYENDO AL PRECIPICIO

El carácter revolucionario del capitalismo se encuentra en su condición de incendiario. En la dinámica de desarrollo de las fuerzas productivas, a la búsqueda del beneficio,"el capitalismo lleva en su seno el germen de las contradicciones que le conducirán a su propia destrucción", que diría Marx. Ignoro si la información que da la página Vozpopuli sobre el motivo visual empleado por el Banco de España para felicitar las fiestas es cierta o un mero bulo que se anticipa al 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes. Pero si es verdad que el Banco de España, “banco central nacional y supervisor del sistema bancario español,” integrado en el Eurosistema, que es la “autoridad monetaria de la zona euro y está integrada por el Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales nacionales de los Estados miembros”, ha escogido para su felicitación navideña la pintura de un artista que representa la escena de gente a punto de caer al vacío, estamos ante el caso de una metáfora que deja de serlo para convertirse en cruda descripción de la inminencia del colapso sistémico capitalista. Los “indignados” y ciertas “izquierdas sistémicas” se empeñan en que el capitalismo financiero, como si éste no estuviera integrado dentro de un sistema capitalista general, se opone a la “democracia”, cuando en realidad la naturaleza del capitalismo siempre ha sido profundamente antidemocrática. Si Salvador Allende pudiera hablarnos nos contaría su experiencia en relación a la compatibilidad de democracia y capitalismo. Nunca el capitalismo ha permitido otra democracia que aquella que, a modo de simulacro de tal, le permitiera reproducirse permanentemente sin ser cuestionado su “orden”. La crisis sólo ha puesto esto de manifiesto pero lo que la sociedad y especialmente los trabajadores hemos perdido no es la simple ficción democrática sino los derechos duramente conquistados por generaciones de luchadores que nos han precedido. La respuesta no puede ser, por tanto, una “democracia” dentro de la legalidad burguesa sino una revolución social que reconquiste todos los derechos arrebatados para construir una sociedad justa, igualitaria, solidaria, que emancipe al hombre de la explotación humana y esa sociedad sólo puede llamarse socialista, la auténtica expresión de la libertad y la dignidad humanas. Al cuerno con los vendedores de crecepelos para calvos en forma de elixires democráticos de la felicidad. En todo caso, sólo expresar mi gratitud a la persona que haya escogido el motivo de la felicitación navideña del Banco de España por la crudeza de su sinceridad. Quizá, sin ser consciente de ello, estaba en su mente la imagen de los banqueros arrojándose desde los edificios de sus ventanas en los primeros días el crack del 29 en Wall Street. Puede que esta felicitación sea la ironía poética que esté anunciando un nuevo remake. PD: La información editada por La Vanguardia, en la que se hace también una breve semblanza del autor del cuadro que es motivo central de la felicitación navideña del Banco de España, corrobora la veracidad de la fuente de la que inicialmente extraje la noticia: http://www.lavanguardia.com/economia/20111217/54241228729/banco-de-espana-navidad.html publicado por Marat en http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com/

El mito de la moderación.Ya lo dijo Lenin: “Siembra estrategia revolucionaria y, al menos, obtendrás y consolidarás las reformas; se reformista y las perderás definitivamente”.

(Un artículo de Manuel Navarrete).- Circula entre los ámbitos de la izquierda un dilema razonable, que podría resumirse así: ¿debemos hacernos reformistas, para al menos incidir sobre la realidad? ¿Son los revolucionarios personas que proponen disparates, mientras los reformistas mejoran la vida real de los más desfavorecidos? No aportamos nada nuevo si decimos, con razón, que este dilema nace de la completa incomprensión de la dialéctica entre reforma y revolución, bien expuesta por Rosa Luxemburg hace cosa de un siglo y según la cual las reformas pueden ser pasos hacia la revolución. Pero la cosa es todavía más grave, porque, en realidad, tal idea nace también de la atroz incomprensión de los más evidentes fundamentos de táctica política (o incluso, sin más, de la táctica). Cualquier persona que haya asistido alguna vez al congreso de una organización sabe lo siguiente: supongamos que la cuota actual es de 2 euros y un sector de la organización pretende incrementarla hasta los 3 euros. Si ese sector propone 3 euros, tiene menos posibilidades de alcanzar su objetivo que si propone 4 euros, ya que, si hace esto último, los 3 euros aparecerán bajo la apariencia de una posición de consenso. Todo esto me recuerda a una cita de José Carlos Mariátegui, que se negaba a simular mesura o moderación: “Los arbitrajes, las conciliaciones se actúan en la historia, y a condición de que las partes se combatan con copioso y extremo alegato”. Sin embargo, la incomprensión de este sencillo razonamiento (junto al acomodamiento de unas cúpulas no tan bienintencionadas) ha puesto de moda el reformismo y la moderación en el seno de la izquierda. Si se niegan a hacer uso del racionalismo, podrían al menos emplear el puro empirismo. ¿Dónde están los supuestos logros de la moderación? Treinta años de moderación política y sindical no han hecho otra cosa que mermar nuestros derechos hasta llegar a la situación actual. El marco de relaciones laborales más avanzado fue conquistado durante la llamada “transición” por una izquierda radicalizada y volcada en la calle. Desde entonces, no hemos hecho más que perder. ¿Acaso alguien podría sorprenderse? Más allá de la ingenuidad reformista, que concibe al Estado como un árbitro neutral situado por encima de la lucha de clases, la realidad es que no se trata de cuánto pides, sino de cuánto puedes arrancar en función de tus fuerzas. Apocarse, pedir menos y moderarse jamás ha dado esos frutos tan maravillosos que algunos se empeñan en prometernos; de hecho, todos los logros sociales de la historia tuvieron que ser arrancados a sangre y fuego. Tal vez aquello de que ‘la mejor defensa es un buen ataque’ sea un tópico, pero, ¿cómo llega un tópico a convertirse en un tópico? El deporte actual, que también tiene mucho de táctica y de optimización de efectivos, lo ha comprendido a la perfección: si presionas al enemigo atacándole, éste no encontrará margen para atacarte a ti. Pero, desgraciadamente, también lo ha comprendido a la perfección nuestro enemigo de clase. La CEOE y Juan Rosell despliegan sin complejos su programa máximo: miniempleos, despido de funcionarios, congelación de salarios… Mientras tanto, CC OO y UGT siguen mendigando clemencia, y la izquierda institucional(izada) no va más allá de consignas socialdemócratas-keynesianas. A la revolución de los ricos contra los pobres no podemos oponer una reforma de los pobres contra los ricos, ya que, entonces, el consenso, el término medio será una reforma de los ricos contra los pobres. Ya lo dijo Lenin: “Siembra estrategia revolucionaria y, al menos, obtendrás y consolidarás las reformas; se reformista y las perderás definitivamente”.Insurgente

La Asociación de Familiares de Asesinados Navarros (AFAN) y la Fundación Altafaylla organizaron ayer una jornada de actos en Tafalla en homenaje a las víctimas del 1936

La Asociación de Familiares de Asesinados Navarros (AFAN) y la Fundación Altafaylla organizaron ayer una jornada de actos en Tafalla en homenaje a las víctimas del 1936 y como celebración de los 25 años de la colosal obra «De la esperanza al terror», el relato científico, fiel e incontestable de la represión ejercida en Nafarroa por el llamado «bando nacional». El encuentro combinó exposiciones, actos de respeto a los fusilados y una comida popular, y fundamentalmente sirvió para que, de manera natural, Altafaylla cediera el testigo de la crónica de la represión a Euskal Memoria. «Documentar la represión es una cadena que no debe romperse. Nosotros como Altafaylla recibimos el testigo de pioneros como Jimeno Jurío», comenta Juan Karlos Berrio. «Tras 25 años, había llegado el momento de avanzar en la cadena, de dar el relevo a gente nueva, de enlazar con el siguiente eslabón. Aunque todo cuanto hemos hecho está a disposición de la sociedad, el testigo se lo cedemos a Euskal Memoria», dijo Berrio. El encargado de coger el testigo por parte de Euskal Memoria fue Iñaki Egaña. «Para nosotros supone un gran honor. Altafaylla ha sido una referencia crucial a la hora de hacer investigación seria y científica», afirmó Egaña. «Además, es una responsabilidad importante. Ellos han buceado dentro de lo que quizá fue el momento más importante de la historia de los vascos en el siglo XX, hasta llegar a la verdad. Muchas de las circunstancias que ahora vivimos tienen su raíz en esos momentos y el trabajo de Altafaylla ha sido fundamental», continuó. Desde Euskal Memoria se recibe también este legado como un compromiso. «Todo cuanto resulte de nuestro trabajo será patrimonio de todos. Euskal Memoria tan sólo será un instrumento para continuar en esa dirección. En su momento, habrá otros que recogerán todo el material para seguir hacia adelante y, así, mantener vivo a este pueblo», sostuvo Egaña. Homenaje y comida Tafalla se convirtió ayer en un lugar para el reencuentro de cientos de personas que trabajan para que el pueblo no olvide. Solo en la comida había ya 160 comensales. El día comenzó con un homenaje en el Ayuntamiento a los tafalleses fusilados en las «sacas» y una exposición en los porches de la plaza, así como otra en los bajos del mercado de la ciudad. Además de paneles en recuerdo de las víctimas del sangriento golpe de estado, volvieron a ondear las banderas republicanas, las enseñas anarquistas rojinegras, ikurriñas y el emblema de ANV. En el homenaje a los fallecidos destacó la figura de Maribel López, a cuyo padre mataron antes de que naciera. También hablaron los ediles de Bildu y la huérfana de Azkoien Josefina Campos. Por parte de Ahaztuak, tomó la palabra Karlos Otxoa. Entre la multitud se encontraba Pedro José Francés (miembro de AFAN), quien sostuvo que «todos tenemos la obligación de pelear por esas ilusiones y esperanzas que mataron hace tantos años». Francés lamentó que no estuvieran presentes todas las asociaciones en el acto, pero confió en que más pronto que tarde «todos los huérfanos estén unidos». Tras la comida popular, en lugar de la habitual flor para los familiares de las víctimas, Iñaki Egaña les hizo entrega de un lápiz para que escriban con él su experiencia y que jamás se pierda. El portavoz de Euskal Memoria explicó que la idea le llegó después de encontrar un lápiz en la fosa de un republicano y que es ese lápiz la mejor herramienta para que los vascos escriban su historia. Ni un preso más Bajo una txapela con la «A» de anarquía bordada en hilo rojo se encontraba Lucio Urtubia, el albañil de Cascante que puso en jaque a uno de los bancos más importantes del mundo con sus falsificaciones. «Quiero dejar bien claro que no tengo rencor a nadie, pero que tampoco olvido. Y, como no olvido, a veces lloro», confesó Urtubia. «De lo que estoy en contra es de las cárceles. Toda mi vida he estado en contra de meter a la gente en un agujero y lavarse las manos. No lo quiero ni para mis enemigos. Si a mí me hubieran metido en la cárcel, sólo hubiera acumulado odio y venganza». «Hay que sacar a todos los presos de esos agujeros. A todos, porque no es castigo para nadie. Ni siquiera para el Urdangarín ese -añadió-. Si ha robado, que le expropien, pero nada de agujeros. Nunca más», sentenció el albañil. GARA