26 de enero de 2012

Roca-Marruecos consigue una sección sindical tras 60 días de huelga

El personal de la fábrica de la multinacional Roca en Settat (Marruecos) ha finalizado una huelga que ha durado más de 60 días, para reclamar poder abrir una sección sindical por los trabajadores de la empresa. Después de muchas dificultades para organizarse legalmente, la plantilla de Roca-Marruecos ha conseguido el permiso para abrir un local sindical en la fábrica y libertad para poder repartir información laboral entre el personal. En breve se quieren realizar unas elecciones sindicales para consolidar el proyecto. La huelga de 60 días llevada a cabo por la plantilla de Roca fue causada por la imposibilidad de crear una sección sindical propia. A pesar de que los trabajadores habían conseguido los permisos gubernamentales, la dirección de la fábrica se opuso a ningún tipo de proyecto de organización sindical. Para hacer frente a esta prohibición ilegal, los trabajadores decidieron realizar una huelga indefinida hasta que la empresa aceptara sus derechos laborales. Esta acción no estuvo exenta de problemas: hubo enfrentamientos entre trabajadores, agresiones por parte de individuos pagados por Roca, intento de sobornos y chantajes por parte de la dirección ... Sin embargo, se logró el objetivo de crear una sección sindical, un proyecto que ahora está en pleno desarrollo. Apoyo de la plantilla de Gavá Una de las claves de esta victoria fue la colaboración sindical entre los trabajadores de Roca en Gavà (Barcelona) y los trabajadores de Settat. Concretamente los trabajadores catalanes agrupados bajo el sindicato CGT. Estos hicieron varias acciones de protesta solidaria con el movimiento en Marruecos y presionaron a la dirección de Roca en España para que diera explicaciones sobre la actitud de su filial marroquí. También realizaron visitas a la fábrica de Roca en Settat para poder ver con sus propios ojos la realidad que se vive día a día. Todo ello en un contexto problemático para los trabajadores de Gavà, ya que en las fábricas de Roca del Estado Español se está aplicando un ERE que afectará a unas 1.200 personas. Como dicen los propios miembros de CGT, estas acciones se enmarcan en una "solidaridad internacionalista entre trabajadores, totalmente necesaria en estos tiempos." Los consecutivos EREs en España (ya se habían producido hace unos años) y la actitud de Roca en los países donde ha abierto nuevas fábricas fortalecen la visión que apunta a que la multinacional está realizando un proceso de deslocalización para abrir secciones en lugares donde la legislación laboral sea poco fuerte o no haya experiencia sindical que pueda defender eficazmente los derechos laborales, y por lo tanto, donde se pueda empeorar libremente las condiciones de trabajo sin ninguna resistencia. En este contexto, el intercambio de apoyo y experiencia sindical entre trabajadores de diferentes países abre las puertas a un "sindicalismo internacional" adaptado a la globalización actual, donde la solidaridad entre trabajadoras no entienda de fronteras. Extraido de http://www.directa.cat/