3 de febrero de 2012

¿Por qué decimos no a la Cantera de Magnesitas en Zilbeti?

Los árboles, como todas las plantas, absorben dióxido de carbono, con lo que contribuyen a la lucha contra el cambio climático. En general, la vegetación actúa como un "sumidero" de CO2. La Universidad de Sevilla ha realizado una investigación dirigida a averiguar la cuantía exacta de dióxido de carbono que cada árbol absorbe. Según Manuel Enrique Figueroa, catedrático de Ecología de la universidad hispalense, es la primera vez que se realiza un trabajo de este tipo en España. En su opinión, la vegetación es "un elemento muy importante" contra el cambio climático. Además, "es gratis, no requiere de sofisticadas tecnologías y tiene una gran capacidad de desarrollo en un país como España, muy arbolado y con muchos espacios protegidos". La investigación realizada pone de relieve la existencia de grandes diferencias en cuanto a la absorción de CO2 por parte de cada especie. Así, entre las forestales las más eficientes son el pino carrasco y el piñonero, que absorben 48.870 y 27.180 kilos de CO2 al año. En cambio, el alcornoque sólo absorbe 4.537 kilogramos. Dentro de las especies arbóreas habituales en las ciudades, la melia es la más eficiente. Así una calle con diez de estos árboles absorbería al día el CO2 emitido por 10.373 vehículos (cada uno libera 200 gramos por kilómetro recorrido). En cambio, la misma calle con acacias de tres espinas sólo absorbería el de 1.619 vehículos; con jacarandas, el de 1.405 y con olmos, el de 1.320. En el estudio se estima que un kilómetro cuadrado de bosque genera mil toneladas de oxígeno al año, que una hectárea arbolada urbana produce al día el oxígeno que consumen seis personas, o que un árbol de unos 20 años absorbe anualmente el CO2 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 kilómetros. Para Figueroa hay que revalorizar las masas forestales, "no sólo por su función de preservación de la naturaleza, sino por su papel de sumideros naturales" de CO2.EFE