11 de febrero de 2012

Un hombre se quema a lo bonzo en Valencia tras perder su empleo

La vida de Félix se apagó el jueves en Ribarroja, cerca de Valencia. Una víctima más de la crisis. Casado y con un hijo menor de edad, decidió quemarse a lo bonzo después de perder su empleo. Cuando los vecinos dieron la voz de alarma ya era demasiado tarde. Los servicios de urgencia nada pudieron hacer por salvarle. El suceso ocurrió a primera hora de la mañana, en el interior de su propio garaje. Allí se roció de gasolina y se prendió fuego. Pocos minutos después, en torno a las 9.03 horas, unos vecinos hallaron el cuerpo. Aunque alertaron al Centro de Coordinación de Emergencias, los médicos sólo pudieron certificar el deceso. Según publica este viernes el diario Levante-EMV, Félix había perdido el día anterior su trabajo como agricultor en una masía próxima. Al parecer, a sus 56 años, no pudo encajar el despido y las consecuencias económicas que supondría para su familia. Narra el rotativo que este vecino de Ribarroja llegó a hablar de sus intenciones en un bar cercano a su domicilio, al que acudía habitualmente. Aunque trataron de disuadirle, nadie creyó que fuera a hacerlo. Lamentablemente, erraron. El caso recuerda al del Salvatore de Salvo y Antonia Azzolini, un matrimonio italiano que decidió quitarse la vida en enero tras perder la casa en la que vivían desde 1966. La historia conmocionó entonces al país transalpino. Félix escogió el mismo camino.http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/10/valencia/1328869209.html