22 de abril de 2012

En recuerdo de Ahmed Ben Bella, primer presidente de la Argelia Independiente, muerto el 11 de abril de 2012 a la edad de 96 años.

Pie de foto: De izquierda a derecha, Zohra, la esposa de Ahmed Ben Bella, Eric Toussaint, Victor Nzuzi del CADTM RDC y Ahmed Ben Bella (foto tomada por Denise Comanne)----- Por Eric Toussaint---- Ahmed Ben Bella paso más de 21 años de su vida en cautividad, de los cuales 6 años en las mazmorras francesas (1956-1962) y 15 años en Argelia después de ser derrocado el 19 de junio de 1965 por un golpe de Estado militar dirigido por el coronel Houari Boumedienne. Quisiera en forma muy rápida mencionar algunos recuerdos personales. Varias veces mantuve encuentros con Ahmed Ben Bella entre 1994 y 2005. La primera vez fue en Ginebra en 1994 durante una conferencia pública en la que hablé sobre la cuestión de la deuda del Tercer Mundo. Luego, Ahmed Ben Bella intervino desde la sala, sin ningún tipo de formalidad, centrando su discurso en la necesidad de luchar por la anulación de la deuda de los países del Sur. Nuestro primer contacto personal es del año 2001, creo. Me había invitado a una cena con su esposa Zohra para discutir sobre la acción llevada a cabo por el CADTM. Me dijo que apreciaba mucho las publicaciones de nuestro comité y que quería que se pusieran a disposición de la juventud árabe en África del Norte. También me anunció que trataba de convencer a Hugo Chávez (que presidía Venezuela desde 1999) de retomar el tema de la anulación de la deuda. En enero de 2002 nos reencontramos en Bamako para participar en el Foro Social Africano. Esta foto fue tomada en esa ocasión Ahmed Ben Bella se sentía muy involucrado en el combate panafricanista cuyo fin era la realización de un proyecto socialista. Estuvo unido a Modibo Keita, el primer presidente del Malí independiente entre 1960 y 1968 (derrocado por un golpe de Estado y finalmente asesinado en prisión en 1977) y hablamos de todo ello durante nuestra estadía en Bamako. Más tarde, en 2004, durante otro encuentro, me propuso financiar la traducción y la edición árabe de mi libro La Bolsa o la vida —la traducción fue realizada por Randa Baas e Imad Chiha, militantes sirios en estrecho contacto con el CADTM— (Imad pasó más de 15 años en las prisiones de Hafez el-Assad, padre del actual presidente, y el libro apareció en 2006, publicado por una editorial siria independiente). Nos volvimos a ver en Caracas. Me confió que esperaba que la experiencia de Chávez fuera más allá del ámbito discursivo y de las reformas en curso, y permitiera un auténtico cambio democrático y revolucionario. En septiembre de 2005, ya casi con 90 años, me invitó ir a Argelia, a Tlemcen (en su región natal de Orán) donde la universidad había decidido crear una cátedra Ben Bella. Me pidió que diera una de las conferencias oficiales con ocasión de la creación de la cátedra que lleva su nombre. Me acuerdo de su intervención durante la inauguración: criticó severamente el programa de la universidad ya que era un vehículo del discurso capitalista y de ideología neoliberal. Las autoridades académicas no quedaron muy satisfechas. Discutimos durante horas sobre sus actividades en el pasado: su amistad con Che Guevara, que pasó una temporada en Argel durante su presidencia, y donde pronunció un vibrante discurso en febrero de 1965 en el que denunciaba los crímenes de Bélgica y de Francia en sus ex colonias y criticaba la actitud de la Unión Soviética (Véase: http://www.dailymotion.com/video/xlqxnn_video-actu-discours-du-che-a-alger-la-bestalitie-de-l-imperialisme_news Leer el discurso: http://cubaadiario.blogspot.com/2011/01/discurso-de-ernesto-che-guevara-en.html ). Me habló también de sus esfuerzos para desarrollar (especialmente con la ayuda de Michel Raptis, alias Pablo) la autogestión en Argelia entre 1962 y su derrocamiento en 1965. Me habló también de sus difíciles relaciones con el presidente soviético N. Krushev , con Tito y varios más. Estaba muy enamorado de su esposa Zohra y me alabó las propiedades del extracto de Aloe Vera que su esposa producía y que era uno de los secretos de la buena salud de ellos dos. Y cuál fue mi sorpresa, cuando una semana más tarde, al volver a Bélgica, recibí un envío de 4 litros de extracto de Aloe Vera acompañados de un pequeño mensaje de Zorha y Ahmed Ben Bella deseándome buena salud. Con Ahmed Ben Bella desaparece un gran militante del combate por la emancipación de los pueblos y por el socialismo autogestionado. http://www.cadtm.org/En-recuerdo-de-Ahmed-Ben-Bella--- Lieja, 12 de abril de 2012