29 de abril de 2012

Referéndum sobre la monarquía

Tomás Zornoza. Miembro de UCNR--- La crítica política que hacemos los republicanos a la monarquía no se basa en los comportamientos ejemplares a los que nos tiene acostumbrados los miembros de la familia real. No, la crítica política se basa en la irracionalidad de un ente caduco como es la institución monárquica para representar la jefatura de un Estado. La institución monárquica adolece de todo principio democrático ya que no emana del pueblo. Hoy en día pretende convivir con el concepto de ciudadanía, pero desde la distancia de la tradición ya que de esa manera mantiene todos sus privilegios intactos. Una institución en la que sus miembros están un día sí y otro también en el candelero de la desfachatez poco favor hacen al sistema monárquico que representan, pero no debemos caer en criticar solo las actuaciones de este colectivo elitista. Hace unos días la prensa madrileña decía "el entorno de don Felipe está satisfecho porque la crisis no ha llevado a pedir la república sino la abdicación". La maquinaria de propaganda para una posible abdicación, o bien la entrada de Felipe de Borbón más directamente en la esfera de decisiones políticas ya se ha puesto en marcha tanto por la prensa a nivel estatal como por los partidos de alternancia en el poder. Los republicanos no pedimos la abdicación, sino un referéndum entre monarquía y república. ¿Por qué se tiene tanto miedo a que los ciudadanos decidamos democráticamente por el formato de jefatura de un Estado? La contestación creo que es clara, el valor argumental de la lógica, el civismo y el raciocinio acompaña a los principios republicanos. La argumentación monárquica adolece de ellos y se basa en la leyenda, la herencia y la imposición de un general. Los ciudadanos tenemos el derecho y la responsabilidad de elegir a nuestros gobernantes, a todos, desde el concejal hasta la jefatura del Estado. Con la fuerza de nuestros votos podemos quitar y poner gobernantes, este es un hecho democrático de la ciudadanía y para ello necesitamos un sistema con valores de solidaridad, igualdad y libertad, en sí los valores republicanos. El movimiento republicano cada vez es más patente en la vida diaria. No hace muchos días en Pamplona/Iruña, promovida por UCNR hubo una mesa redonda sobre Republicanismo de futuro entre las distintas formaciones políticas republicanas de Navarra (IU, Geroa Bai , PCE, Bildu, Aralar). Actos como ese, con distintas percepciones políticas, nos pueden encaminar a lugares comunes con ideales republicanos generando una base social que aboque en una ruptura democrática (referéndum) con la monarquía creando la base de una república federal (derecho de autodeterminación) laica y solidaria.