4 de mayo de 2012

Adiós Estado de Derecho, hola Estado de Excepción

Esther Vivas ¿Es proporcionado el despliegue policial en torno a la reunión del BCE en Barcelona? Unos 8.000 agentes –entre policías nacionales, guardias civiles y mossos d’Esquadra- forman el enorme dispositivo de seguridad para evitar posibles acciones de protesta durante la reunión en Barcelona del consejo del Banco Central Europeo. Se trata del mayor despliegue policial en la capital catalana desde que se celebró allí la cumbre de la Unión Europea en 2002. Las Fuerzas de Seguridad habían detenido hasta ayer a 17 personas e impedido el acceso en frontera a 43, tras suspender el pasado 28 de abril el Tratado de Schengen. Nos dicen que no hay dinero para educación ni para sanidad pero sí para un despliegue policial de esta envergadura, pagado con nuestros impuestos, y con el único fin de “proteger” a los representantes del Banco Central Europeo. Paradójicamente aquellos mismos que “nos roban” y que dictan unas políticas de austeridad y de ajuste que se han cobrado miles de empleos. Nos dicen que no hay dinero para educación ni para sanidad pero sí para un despliegue policial de esta envergadura, pagado con nuestros impuestos, y con el único fin de “proteger” a los representantes del Banco Central Europeo. Paradójicamente aquellos mismos que “nos roban” y que dictan unas políticas de austeridad y de ajuste que se han cobrado miles de empleos. Estos días hemos visto una Barcelona ocupada por miles de policías y donde se han vulnerado derechos fundamentales básicos, dificultado el derecho a manifestarse (como en la marcha del 1 de mayo anticapitalista donde se identificaba, registraba y preguntaba por su ideología a aquellos que participaban en la misma), instalado controles policiales que paraban, principalmente, a jóvenes e inmigrantes, donde se han detenido “preventivamente” a personas, algunas de las cuales llevan desde días hasta más de un mes en prisión por el único “delito” de haber participado en piquetes y manifestado el día de la Huelga General. Y suma y sigue. Aquí llega el populismo de la represión, del linchamiento a los movimientos sociales y aquellos que se atreven a salir a la calle. Quieren imponer la política del miedo, sino cómo se explica los centenares de policías de paisano con la cara tapada sitiando la manifestación estudiantil de ayer. Parece que quienes disienten con las políticas actuales han perdido su condición de ciudadanos para pasar a ser “presuntos delincuentes”. Adiós Estado de Derecho, hola Estado de Excepción. Esker Antakapitalista.