22 de mayo de 2012

Alemania no quiere que Grecia abandone el euro. Es más, Alemania desea que el país heleno continúe acuñando la moneda común a toda costa...

Kaosenlared---- Esto es así porque el país germano es precisamente el mayor beneficiado (con mucha diferencia) del diseño económico y monetario de toda la Zona Euro (a costa, por supuesto, de las desventajas que el mismo diseño depara a los países menos desarrollados de la zona, como Grecia, Portugal o España). Pero esto no es ninguna novedad. Incluso los gobernantes nacionales de todos los países sabían que el proyecto del euro iba a beneficiar a unos países a costa de perjudicar a otros. Los gobernantes españoles, griegos, y portugueses, por ejemplo, sabían muy bien que la moneda única iba a favorecer a países como Alemania (especialmente) o los Países Bajos en materia de balanza comercial, y que al mismo tiempo iba a perjudicar las relaciones comerciales de sus propios países. Al disponer de la misma moneda, los países del centro de Europa, poseedores de una industria tecnológicamente superior, podrían vender fácilmente sus productos a los países de la periferia, cuyos productos no podían competir por regla general con los centroeuropeos. Ahora bien, esos mismos gobernantes dieron luz verde al proyecto porque pensaban que las ventajas del euro (como el fácil acceso al crédito) iban a compensar esas desventajas en materia comercial. Seguramente hoy día no piensen lo mismo. Para entender detalladamente este asunto analizaremos la relación entre los países de mayor productividad de la Unión Europea con los de menor productividad. Para hacer la comparación lo más sencilla posible, nos centraremos únicamente en la interrelación comercial entre Alemania y España. Alemania es el país que mejor representa el grupo de países centroeuropeos –cuyas economías gozan de mayor productividad–, mientras que España es el mejor ejemplo de los países de la periferia europea –cuyas economías tienen menos productividad. Cuando los españoles tenían la peseta, comprar productos alemanes salía muy caro debido al cambio de moneda y por lo tanto les salía más rentable comprar productos españoles o de otros países (para entender detalladamente la importancia del tipo de cambio monetario en las relaciones comerciales leer este artículo). De esta forma, la economía española no compraba al exterior (importaba) demasiados productos extranjeros. Es decir, desde España no salía tanto dinero hacia el exterior, sino que buena parte se quedaba en el territorio nacional. Para verlo de forma simplificada: cuando un consumidor español compra un producto español, el dinero se queda en el país porque el negocio lo ha hecho un empresario español. Pero también ocurría el efecto inverso. Durante el reinado de la peseta los productos españoles resultaban muy baratos para los países extranjeros, por lo que la economía española vendía al exterior (exportaba) muchos productos. Lo rentable para los europeos en muchas ocasiones era comprar productos españoles, lo que significaba que buena parte del dinero de los europeos terminaba en nuestro país. La economía española lograba vender muchos productos en el exterior, y eso significaba un flujo entrante de dinero. La balanza comercial española (que es la diferencia entre lo que España vende al exterior y lo que compra al exterior; es decir, exportaciones menos importaciones) por esa época estaba bastante equilibrada. En otras palabras: España vendía al extranjero una cantidad similar a la cantidad que compraba al extranjero; salía tanto dinero como entraba –en términos de intercambios comerciales. Con la introducción del euro el escenario cambió radicalmente. La diferencia entre tipos de cambio monetario desapareció, y los productos españoles ya no resultaban baratos para los europeos, al igual que los productos alemanes ya no resultaban caros. Y puesto que por regla general los productos alemanes disponen de mejor calidad-precio que los españoles, lo que ocurrió fue que los consumidores europeos dejaron de comprar tantos productos españoles y empezaron a comprar más productos alemanes. La consecuencia fue inmediata: las ventas al extranjero de España se redujeron, y las compras al exterior aumentaron notablemente. Es decir, empezó a salir más dinero de España del que entraba por intercambios comerciales. Exactamente lo contrario ocurrió en Alemania: sus ventas al extranjero aumentaron, y sus compras al exterior disminuyeron. Empezó a entrar muchísimo más dinero a Alemania del que salía debido al comercio en la Eurozona. En el gráfico siguiente se puede observar muy claramente:
En el gráfico se representan las exportaciones netas de bienes y servicios medidas en millones de euros. Es decir, se representa la diferencia entre las exportaciones y las importaciones. Si un país vende (exporta) más de lo que compra (importa), la diferencia será positiva y se plasmará en el gráfico con un valor por encima del 0. Lo contrario ocurrirá si un país vende menos de lo que compra. Como se puede apreciar en el gráfico, antes de la introducción de la moneda única España exportaba prácticamente lo mismo que importaba. Alemania exportaba más de lo que importaba, pero la diferencia era moderada (en torno a 15.000 millones de euros). Con la progresiva introducción del euro (en los mercados financieros en 1999 y en forma de billetes y monedas en 2002), los flujos comerciales cambiaron radicalmente y de forma inmediata. Alemania pasó a vender ingentes cantidades de bienes y servicios a sus países vecinos gracias a la inexistencia de diferenciales en los tipos de cambio monetario. Esta tendencia alcista se mantuvo hasta la irrupción de la crisis económica en 2008, cuando la capacidad de consumo de los países europeos se redujo. Sin embargo, nótese el elevadísimo nivel de las exportaciones alemanas a pesar de la recesión europea (hasta 132.741 millones de euros entraron en Alemania en 2011 en concepto de intercambios de bienes y servicios). Por su parte, España pasó a comprar más productos de los que vendía. En un primer momento se produjeron salidas anuales en torno a 17.000 millones de euros, para pasar después de 2003 a un incremento del déficit comercial muy significativo que llegó a alcanzar los 68.000 millones de euros en 2007. Con la irrupción de la crisis económica las exportaciones netas de bienes y servicios mejoraron sustancialmente debido a que la caída del consumo nacional impidió (e impide) comprar productos del exterior a un nivel tan exacerbado como el anterior. Por último, exponemos un gráfico que deja muy claro qué países se han beneficiado del euro y qué países han salido perjudicados en materia de intercambios comerciales. Se recogen las exportaciones de bienes y servicios correspondientes al año 2007 (punto álgido antes del estallido de la crisis) de los países que disponían del euro durante el boom económico de los primeros años de siglo.
Las barras que se sitúen por encima del valor 0 indican superávit comercial, mientras que las que se sitúen por debajo indican déficit comercial. Como vemos, Alemania es con mucho la principal exportadora de la Unión Europea y por lo tanto la mayor beneficiada del proyecto del euro. En segundo lugar –pero a mucha distancia– están los Países Bajos. Otros países como Irlanda, Austria, Luxemburgo o Bélgica tenían un saldo positivo pero irrisorio comparado con el de Alemania. Por su parte, el principal perjudicado era España, seguido de Francia, Grecia, Portugal e Italia. En definitiva, y teniendo en cuenta que los saldos comerciales actuales no han cambiado la tendencia reciente (Alemania sigue siendo la principal beneficiada; Francia, Italia y Grecia las más perjudicadas), podemos entender por qué Alemania lidera el proyecto del euro y por qué está empeñada en que suparticular diseño se mantenga sin cambios fundamentales durante el mayor tiempo posible. Alemania hará todo lo que esté en su mano para evitar que el euro se desmorone, comenzando por evitar el abandono de la moneda única por parte de Grecia. http://eduardogarzon.net/?p=208