2 de mayo de 2012

Contundente demostración de los trabajadores en el Primero de Mayo en el estado español

Más de un millón de personas han salido a la calle en las distintas manifestaciones que se han celebrado este martes Primero de Mayo, en unas marchas mucho más numerosas de lo que podían haber previsto los sindicatos – que apenas le habían dado difusión – y mucho más de lo que le habría gustado al Gobierno de Mariano Rajoy. Sindicatos, partidos y trabajadores se manifestaron para expresar su rechazo a la reforma laboral y a la política de recortes en la que “se ha empecinado” el Gobierno de Mariano Rajoy, al que advirtieron de que seguirán saliendo a la calle “hasta que esto acabe”. La manifestación de Madrid, que comenzó bajo el sol y acabó bajo la lluvia, congregó a 100.000 personas, según los sindicatos, entre ellos al coordinador general de IU, Cayo Lara. La marcha, en la que se gritaron consignas en favor de una nueva huelga general, transcurrió en un ambiente festivo y sin incidentes, aunque la lluvia hizo que su recorrido (Neptuno-Cibeles-Puerta del Sol) fuera más rápido de lo normal. La manifestación fue ganando fuerza y asistentes en cuanto enfiló la calle Alcalá. Bajo los paraguas sobresalían las banderas rojas y blancas de los sindicatos, muchas banderas republicanas – que se multiplican en cada manifestación – y pancartas caseras en las que se podían leer cosas como ‘Tarifazos mil al pueblo servil’, ‘No nos callarán’, ‘Eurovegas estatal es la reforma laboral’, ‘Rey y yermo. Cuentas, no cuentos. Sobre la ley, ni el Rey’ o ‘Contra los recortes, movilización’. Impulsados por la intensa lluvia que caía en Madrid, los manifestantes, entre los que se encontraban los trabajadores de Unilever Aranjuez, llegaron a la Puerta del Sol poco antes de las 13.00 horas, momento en el que comenzaron los discursos de los dirigentes sindicales, teñidos de críticas a Rajoy y también a la presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.República.es