9 de mayo de 2012

La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha reconocido que la "reunión" con la que el 15-M tiene previsto empezar este sábado no le gusta pero que la ley no le permite prohibirla.

La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha reconocido que la "reunión" con la que el 15-M tiene previsto empezar este sábado sus movilizaciones coincidiendo con el aniversario de la creación de este movimiento no le gusta pero que la ley no le permite prohibirla. En declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, la delegada madrileña ha señalado que las concentraciones convocadas a partir de este sábado en la Puerta del Sol "se permiten porque la Constitución así lo dice", en concreto, el artículo 21 sobre el derecho a la reunión y la manifestación. "La mayoría de los ciudadanos cree que la Delegación de Gobierno puede prohibir una manifestación de una manera aleatoria porque me apetezca prohibir", ha explicado Cifuentes, quien ha señalado que "todo lo contrario", que el derecho de reunión es un derecho fundamental y "no está sometido a la autorización previa". Cifuentes ha explicado que solamente puede prohibir una manifestación "cuando tiene una constancia fehaciente de que se va a producir una alteración con daño para bienes y personas". En este sentido, ha apuntado que en los tres meses que lleva en el cargo, ha habido más de 700 manifestaciones en Madrid, y que solo prohibió una, coincidiendo con la huelga general. En este caso, ha recordado, coincidían cuatro marchas en la Puerta del Sol, y la delegada entendió que la confluencia de todas las manifestaciones podría suponer un problema. Sin embargo, ha señalado, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid entendió que no era así y la Delegación tuvo que rectificar. "Yo no puedo prohibir o no a mi antojo", ha señalado Cifuentes, quien ha reconocido que aunque, en concreto, esta reunión no le gusta, la ley le impide prohibirla. "Sí que puedo utilizar todos los mecanismos que la ley pone a mi alcance para que no haya incidentes de orden público, para que no haya violencia y, sobre todo, para que no se produzca una acampada", ha sostenido. EVITAR LA ACAMPADA Y es que Cifuentes ha hecho hincapié en que harán cumplir la ley y evitarán la acampada. "Una cosa es el derecho de manifestación y reunión y otra cosa es permitir lo que ocurrió hace un año, una acampada de tres meses", ha indicado, resaltando que, en su opinión, "la Puerta del Sol estaba tomada". Sobre un posible desalojo del kilómetro cero en el caso de que el sábado decidan acampar, Cifuentes ha señalado que las actuaciones policiales "tienen que ser proporcionadas" y que los sábados es un día que de por sí, en la Puerta del Sol, "hay muchísima gente que va allí a pasear o porque quiere estar", por lo que "en circunstancias normales" no se les desalojaría. Por otro lado, ha explicado que ha dado instrucciones a la Policía para que llevan cámaras y graben todo lo que pasa en las manifestaciones, pues, según ha afirmado, la grabación "es una forma de defenderse para demostrar que en el 99 por ciento la Policía actúa en defensa de la legalidad y no ataca".EUROPA PRESS