17 de mayo de 2012

Sube la prima ¡Qué caiga Mariano!





500 puntos, España supera la barrera del rescate. Grecia, Portugal e Irlanda fueron rescatadas cuando traspasaron esa cifra. Pero España no puede ser rescatada de la misma manera, es demasiado grande. La diferencia será mínima: los rescates consisten en asegurar el pago de una deuda que aumenta al ritmo que lo hace la prima de riesgo. Macabro mecanismo de extracción de riqueza para rescatar a los bancos. Esto es una estafa. Y también una crisis, pero política, no económica. Son decisiones políticas y no necesidades económicas las que están llevando a países enteros a la ruina.Si aumenta la prima de riesgo de un país, su deuda también aumenta porque tiene que pagar más por el dinero que le prestan: que suba la prima significa, supuestamente, que los prestadores no se fían  y sólo compran deuda con mayores intereses; esa subida de intereses hace más difícil devolver la deuda, por lo que la prima vuelve a subir y vuelta a empezar. Decimos "supuestamente" porque si los inversores especulan para obtener préstamos a mayor interés, el efecto es el mismo, de forma independiente a las posibilidades reales de devolución del préstamo. ¿Quién cree a los mercados? Todavía más sangrante es el hecho de que los que prestan dinero no son otros que los bancos europeos, que no pueden dar lecciones de solvencia. Estos bancos están recibiendo préstamos al 1% del Banco Central Europeo que luego utilizan para prestar a los países al 4%, 5% y hasta el 6%. Digámoslo claramente: el aumento de la deuda de los países europeos es la manera mediante la cual los bancos europeos se están refinanciando. Los rescates han servido para garantizar el pago de la deuda, para asegurar altos intereses a estos bancos, pero han sido inútiles para mejorar la situación de los países rescatados. En estos momentos, la prima de riesgo de Grecia supera los 2.500 puntos, la de Portugal roza los 1.000 y la de Irlanda no baja de los 600.
España no será rescatada de la misma manera porque es too big to fall (demasiado grande para caer). Pero lo que realmente importa es que España está intervenida desde hace meses; recordemos, como ejemplos, la reforma de las pensiones, la reforma constitucional (para incluir el déficit), la reforma laboral y todos los recortes (incluyendo los 10.000 millones últimos con telefonazo desde Alemania incluido). Nunca es suficiente para los intereses financieros que gobiernan Europa, ¿por qué dejar de ganar más y más?. Desde que Zapatero anunciara en el Congreso que tenía "que hacer algo que no le gustaba", no hemos parado de sufrir recortes. Una vez que el PP ha llegado al gobierno ha acelerado el ritmo de medidas dirigidas a bajar el déficit a costa del bienestar, pero la prima de riesgo no ha bajado, sino que sigue subiendo. Después de Grecia, Portugal e Irlanda, le toca el turno a España.
Las órdenes vienen desde quienes controlan las instituciones europeas: el Banco Central y la Comisión Europea, ambas instituciones caracterizadas por su ausencia de democracia: sus directivos no son elegidos mediante elecciones de ningún tipo. ¿Qué intereses defienden si sus puestos dependen más de las redes del poder que de la voluntad de los ciudadanos? Alemania, en la persona de Angela Merkel y su partido aparecen también como protagonistas. Nada dicen sobre que cuanto más sube la prima de riesgo de los PIGS, más barato es en comparación el bono alemán, de forma que venden su deuda a muy bajo interés. Gracias a sus bajos costes de financiación, Alemania ha podido sortear la crisis social que se cierne sobre ella con políticas públicas que el resto de los Estados de la UE no se puede permitir.
No dicen tampoco que son los bancos alemanes los que obtienen beneficios de los intereses astronómicos de la deuda del Mediterráneo. Y menos todavía, que el pequeño crecimiento industrial de la década pasada en Alemania fue resultado de la demanda europea, animada por la burbuja crediticia, que ahora nos echan en cara. Alemania juega con fuego: si la UE cae, Alemania caerá también. Quizá los alemanes están viendo las orejas al lobo: en las últimas elecciones regionales, Merkel ha cosechado el peor resultado electoral en la historia de su partido. Pero sigue defendiendo los ajustes para mantener la solvencia económica de su país. ¿Qué intereses defiende?
El gobierno de Mario Rajoy, como anteriormente el de José Luis Rodríguez Zapatero, son responsables de no enfrentar la estafa financiera, ni en el momento alcista ni en el de crash, haciendo caer el peso de la deuda en los servicios públicos, en los trabajadores y en los ciudadanos en general. Como respuesta a este momento crítico, sólo aplican medidas que no están justificadas económicamente y que tienen como objetivo desmantelar una serie de derechos y garantías sociales que formaban las bases sobre las que se construía el llamdo Estado de bienestar. El precario pacto social en España se está resquebrajando y cada vez aparece más claro que la Unión Europea sólo responde a los intereses de una minoría. Rajoy y el PP, no van a hacer nada para evitar que la deuda siga creciendo y recortarán lo que haga falta para responder a las exigencias financieras de los especuladores. Merkel y el BCE no van a hacer nada por construir una Europa cohesionada, con un nuevo pacto fiscal y un nuevo reparto productivo. Hoy no queda otra que deshacerse de una casta de gobernantes que nos ha engañado durante años y que ahora nos estafan descaradamente.
Empecemos por quien tenemos más cerca. Salgamos a las calles hasta que el gobierno reaccione ante este robo o se retire. Las plazas volverán a llenarse si hay un objetivo claro. Salgamos cada vez que la prima suba, Ahora son 500, después 550 y puede que lleguemos a los 600. Si Rajoy no es capaz de afrontar este momento, ¡que caiga Mariano! Pronto lo hará también Merkel. ¿Crear confianza? Basta de chantajes, confiemos en quienes tenemos al lado con una cacerola en la mano. En Islandia han conseguido echar a los corruptos y juzgar a los responsables. En Grecia han acabado con el bipartidismo. La prima seguirá subiendo aunque los recortes continúen. No van a parar el saqueo si no les detenemos. ¡Sí se puede! ¡No debemos, no pagamos, no nos vamos!
--------------