7 de mayo de 2012

La irrupción de "los camisas negras" en Grecia

Por la derecha antieuropea, la formación Griegos Independientes ha conseguido obtener 33 escaños. Este partido es una escisión de Nueva Democracia que critica el seguidismo de éstos hacia la UE. Mantiene posiciones conservadoras y nacionalistas, con un discurso populista que apela a la "nación griega" frente a la pérdida de soberanía que implica la UE. Pero otra de las sorpresas y la más preocupante que han dejado los resultados electorales es la irrupción en el futuro Parlamento griego del partido neonazi de Amanecer Dorado, que, de ser un fenómeno marginal, ha recibido el apoyo casi el 7 % de los electores y tendrá un grupo parlamentario de 21 diputados. "Quierdo dedicar esta victoria a los valientes de camisa negra" Frente al paro y el empobrecimiento de grandes capas de la población, esta formación ha jugado la carta del odio a los inmigrantes y el discurso ultranacionalista antieuropeo. Con su discurso de respuestas fáciles, ha ganado popularidad a través de campañas de ayuda social en los barrios obreros que más han sido golpeados por la crisis, al tiempo que sus ideas racistas han calado en amplios sectores desesperados que han querido ver al inmigrante como culpable de la crisis. Su líder, Nikos Michaloliakos, lo dejó claro tras conocer el resultado de los comicios: "Voy a avanzar, enfrentándome a la tiranía de los medios de comunicación, de las televisiones y los periódicos. Quiero dedicar esta victoria a los valientes de camisa negra". Fundado en 1993 por el exoficial del Ejército griego Nikolaos Mijaloliakos, el partido mantiene vínculos con otros movimientos neonazis europeos y, según las denuncias de la prensa y políticos griegos, con elementos de la Junta Militar depuesta en 1974 e incluso con grupos de la actual Policía. Hasta hace poco, Amanecer Dorado solo contaba con un apoyo electoral mínimo, pero en las municipales de 2010 logró un concejal en el Ayuntamiento de Atenas, consiguiendo en algunos barrios hasta el 20% de los votos. Como ejemplo del absolutismo que propugna este partido, anoche los miembros de la seguridad del líder de Amanecer Dorado obligaron a los periodistas que acudieron al mitin postelectoral a ponerse de pie para recibirle en la sala.Público