24 de mayo de 2012

Los militantes de Izquierda Unida rechazan gobernar en Asturias junto al PSOE

Las bases de Izquierda Unida hablaron y dieron un «no» a la entrada en el Gobierno de Asturias junto al PSOE. Fue in extremis, por solamente 16 votos de diferencia, después de que 1.330 de los aproximadamente 4.000 militantes de la coalición participasen en el referéndum que ponía en juego un acuerdo para entrar en el Ejecutivo socialista. En caso de respuesta afirmativa, IU habría ocupado dos consejerías: la de Agroganadería y la de Bienestar Social, además de la dirección general de Patrimonio, dependiente de la Consejería de Hacienda. La coalición cumplió el compromiso de su último consejo político, que era el de someter la decisión a la consulta de la militancia, después del malestar que generó que fueran los dirigentes quienes acordasen dar el voto a Javier Fernández en la investidura. Tras el recuento, que desde la coalición no dieron a conocer hasta muy cerca de la medianoche, la suma final dio el resultado de que 664 militantes rechazaban el acuerdo mientras que 648 lo daban por bueno. En porcentajes, las bases de Izquierda Unida rechazaron entrar en el Gobierno por un solo punto, 49,9% contra el 48,7. Las 18 abstenciones habrían cambiado el resultado del referéndum de haberse convertido en sufragios positivos. El voto negativo se concentró en las asambleas de las Cuencas. En Mieres el rechazo fue unánime: 95 votos en contra, ninguno a favor y solamente una abstención. El peso de históricos militantes mierenses que se decantaron por el no, como Manuel Carnero, Antonio Hevia, Berto Barredo o Conchita Valdés, todos ellos críticos con el equipo del coordinador general, Jesús Iglesias, inclinó la consulta hacia su opción. Fue en una de las asambleas con mayor participación de los últimos años, según la opinión de algunos de los asistentes, que, en general, mostraban su rechazo a entrar en un Gobierno que prevé una importante batería de recortes en el gasto público, algo que no agrada a los más puristas de la coalición. En Langreo fueron 42 militantes los que rechazaron el acuerdo, por los únicamente siete que lo aceptaron. Avilés fue otra plaza fuerte para el rechazo. Sólo 15 eligieron el sí, por los 60 que votaron por el no. Ángel Guido García, coordinador general en Avilés, explicó que el resultado allí transmite «el sentir de la agrupación en la ciudad, un reflejo de lo que ya fue el rechazo a entrar en el gobierno local con el PSOE tras las últimas elecciones municipales». Gijón, con 132 rechazos y 80 votantes de acuerdo, contribuyó también al resultado final. Durante las votaciones, que se prolongaron en la sede gijonesa de la coalición desde las cuatro de la tarde hasta las nueve y media de la noche, los militantes celebraron además una asamblea local en la que la mayor parte de los que intervinieron se mostraron en contra del pacto. Durante la asamblea algunos de los militantes valoraron la posibilidad de impugnar aquellos votos que se hubieran depositado antes de las seis de la tarde, momento en el que Jesús Iglesias explicó el pacto a los militantes. La impugnación, si la hubiera, se presentaría y se votaría directamente en el consejo político de Asturias que se va a celebrar hoy. Junto a Mieres, el resultado de Degaña ofreció también unanimidad en la opción que finalmente fue mayoritaria (19-0). Sin embargo, hubo un resultado que a punto estuvo de dar un vuelco a la situación. En Cangas del Narcea, donde el ex alcalde José Manuel Martínez ejerce una fuerte influencia. Allí, el visto bueno a la entrada en el Ejecutivo de Javier Fernández fue amplísimo, 176 votaron a favor y solamente 8 militantes expresaron su rechazo. Otras localidades que votaron a favor fueron Castrillón (60-14), Grado (37-22) y Laviana (37-19). El coordinador general de IU, Jesús Iglesias, ofrecerá hoy una valoración tras el apretado resultado del referéndum, antes del consejo político que celebrará la coalición para estudiar su estrategia ahora que no estarán en el Gobierno. Antiguos Gobiernos de coalición No obstante, el mensaje de la dirección no ha calado entre sus bases por lo que finalmente IU no volverá a formar parte de un gobierno de coalición con el PSOE, tal como ocurrió en las dos últimas legislaturas en las que los socialistas ostentaron el poder. Ambas formaciones gobernaron en coalición entre 2003 y 2007, un periodo en el que IU -con 4 diputados frente a los 5 actuales- ocupó las consejerías de Justicia y Bienestar Social, y entre 2008 y 2011 -también con 4 escaños- cuando se responsabilizó de los departamentos de Medio Rural y Bienestar Social y Vivienda. --------------- Fuente: La Nueva España y RTVE