22 de mayo de 2012

Marea verde en toda España

Agustín Moreno es profesor de Enseñanza Secundaria en Vallecas (Madrid---------- Abierta la veda de la educación pública. Desde el Partido Popular y su gobierno central y los autonómicos se ha decidido entrar a saco en ella a través de una reducción estratégica de la inversión, en términos de PIB, con el consiguiente deterioro de la calidad y equidad de la educación pública española. Podemos estar, si no se detiene, ante un retroceso histórico que nos retrotraería a la escuela de pobres del franquismo y, en coherencia, una universidad sólo para ricos. El Real Decreto-ley 14/2012 de 20 de abril recorta 3.000 millones de euros en educación, de forma adicional a la reducción contenida en los Presupuestos Generales del Estado para 2012. Si unimos lo anterior a los más de 3.000 millones recortados en los dos últimos años, estamos hablando de un billón menos de las pesetas antiguas en inversión educativa. Así se reconoce en el Programa Nacional de Reformas presentado por el gobierno de Rajoy en Bruselas y que se ampliarán hasta 2015. Esta política suicida puede suponer el golpe de gracia para la calidad de la educación pública y es de una desfachatez sin límites decir que no afectará a la calidad. Por ello se ha generado un amplio malestar en el sector de la enseñanza y una gran alarma social en la población española, junto con los recortes en sanidad. Los tijeretazos se manifiestan de diversas maneras: Se masificarán las aulas al crecer la ratio hasta un 20%, lo que supone que en educación infantil y primaria podrá llegarse a 30 alumnos, en secundaria a 36 y en bachillerato hasta 42 alumnos. No se cubrirán las bajas laborales del profesorado durante dos semanas, lo que atenta contra la convivencia y organización de los centros que ya están por debajo del mínimo de plantilla necesaria; al quedar los grupos sin profesores se dificulta la atención al alumnado y la realización de actividades extraescolares que tienen una clara función educativa. Se suprimen o debilitan los programas y los medios para la atención a la diversidad, se abandonan programas de apoyo a la educación infantil y de nuevas tecnologías, se elimina la educación de adultos en comunidades como Castilla La Mancha y no se implantan ciclos de formación profesional actualizados. Se deterioran gravemente las condiciones de trabajo del profesorado y de los trabajadores del sector educativo. A la desaparición de la jubilación anticipada y los recortes salariales de más del 6% desde junio de 2010, se añade algo aún peor: la ampliación de la jornada lectiva en primaria, secundaria y universidad. La experiencia de Madrid de dos horas lectivas más en secundaría ocasionó un gran destrozo en el empleo interino y el ensanchamiento de la jornada laboral de todo el profesorado: más grupos y más alumnos cada curso, cupos al mínimo y dificultades para cubrir laboratorios, guardias, bibliotecas, salidas extraescolares y bajas laborales. Todo ello ha significado un gran esfuerzo para el profesorado, que intenta seguir sacando adelante su tarea como siempre, a costa de un importante desgaste personal. Y lo más grave de todo, se calcula que se van a destruir del orden de los 75.000-100.000 puestos de trabajo por la ampliación de horario lectivo, el aumento de las ratios de alumnado y la tardía sustitución de las bajas laborales. Por ello, la tasa de reposición es de tan solo uno por cada diez profesores que se jubila, lo que lleva a congelar las ofertas públicas de empleo y se perjudica a decenas de miles de profesores interinos perfectamente competentes y necesarios en los centros. Además, se cierran las puertas del sistema educativo a las nuevas promociones de jóvenes recién titulados en las universidades o que lo hagan en los próximos años, a los que se condena al exilio laboral. Y mientras, la presidenta de Madrid, se empeña en plantear la contratación de ingleses nativos para los centros públicos, sin pasar por ninguna oposición. En Universidad, los recortes se producen con una subida escandalosa de las matrículas, el endurecimiento de los requisitos para la concesión de becas, la reducción de fondos y la posible supresión de empleo docente. A todo esto hay que unir el peso de la ideología y la falta de profesionalidad del ministro Wert. Con ocurrencias que distorsionan los debates que son necesarios y que luego se volatilizan como si su único objetivo fuera incendiar el sector con maniobras de distracción (bachillerato de tres años, troncalidad de la ESO, etc.) mientras se recorta inversión a saco. También apunta reformas profundamente reaccionarias a la medida de la jerarquía de la iglesia católica (y del obispo de Alcalá de Henares), en asignaturas como Educación para la Ciudadanía. La huelga estatal de la enseñanza del 22 de mayo La comunidad educativa ha tomado conciencia del calado de la agresión y de sus consecuencias de futuro y desde prácticamente todos los ámbitos representativos se ha convocado una huelga general para el día 22 de mayo en todo el Estado y en todas las etapas educativas, desde infantil a la universidad. Convocan y apoyan todos los sindicatos de educación (CC.OO, UGT, ANPE, STES, CSIF, CGT…), la Plataforma Estatal en Defensa de la Escuela Pública, Plataformas estudiantiles por una Universidad Pública de Calidad, asociaciones de padres y madres de alumnos, movimientos de renovación pedagógica, etc. Los motivos para la huelga del 22 de mayo son muchos: Se defiende una escuela inclusiva para formar a las personas y que garantice la calidad de la educación para todos y no para unos pocos. Que sea un modelo de convivencia verdaderamente democrática, con profesionales suficientes, donde todos los centros tengan los mismos recursos. Se pretende conseguir una educación infantil que atienda al desarrollo de los niños y niñas, a su crecimiento, su salud y su felicidad, en escuelas donde reciban un trato digno. Acabar con el fracaso y el abandono escolar temprano, poniendo medios para luchar contra él desde los primeros años de escolarización. Universalizar la educación y garantizar que todos los alumnos/as alcanzan unos niveles educativos mínimos al terminar la secundaria. Se pide una formación profesional que permita, tanto a las personas jóvenes como a los desempleados/as que necesitan un reciclaje profesional, acceder a las competencias que les abran un futuro laboral. Se quiere conservar una Universidad pública y de calidad. Es posible una universidad para todos/as, accesible a la clase trabajadora, con una labor investigadora que permita el verdadero progreso, autónoma de los intereses empresariales, orientada a la formación de las personas y al avance en todas las área del conocimiento. Se apuesta por una enseñanza de idiomas accesible, con una oferta suficiente, tanto en enseñanzas como en plazas educativas. Y por una formación artística que no sea el privilegio de una minoría. La música, las artes plásticas y dramáticas, los oficios artesanos son una herencia común que debemos cuidar y mantener. Se exige el respeto y el buen trato a los excelentes profesionales de la educación: profesorado que enseña y educa, que tutoriza a los adolescentes ayudándoles a crecer personalmente y como ciudadanos, educadores de infantil, personas que enseñan a los niños a comer, que trabajan con las familias, que detectan un problema en el desarrollo, docentes, que mantienen los centros en buen estado, que forman a los profesionales y a los universitarios, que investigan, etc. Como se puede ver, sobran las razones, pero eso a veces no es suficiente, Es la movilización unitaria, de ámbito estatal y con continuidad la que puede cambiar las cosas. Mucho más si se hace desde un planteamiento conjunto que demuestra que es posible la confluencia de todas las organizaciones sindicales, de las familias y de los estudiantes, porque todos comparten un mismo norte: la educación es un derecho básico, imprescindible en la vida y en el desarrollo de las personas y para mejorar la igualdad de oportunidades; y los recortes no son inevitables y hay otras alternativas. Si la Marea verde que empezó en Madrid el otoño pasado se extiende por toda España y por las universidades, nada está perdido. Muchas veces los movimientos no son conscientes de lo que hacen, su propia trascendencia. Parece ser que en Sidney estaban muy interesados en la Marea verde por su creatividad y voluntad de resistencia. Recientemente, la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación nos pedía a la Plataforma por la Escuela Pública de Vallecas autorización para usar el logo de Escuela pública: de tod@s, para tod@s. Por supuesto que no hay objeción alguna (no hay copyrigth para las buenas causas), sino orgullo por ello. En este mundo globalizado se necesitan referentes, como también lo han sido el 15M o la lucha en Chile por una educación pública gratuita. Un maravilloso ejemplo de esta creatividad es el siguiente vídeo de la Asociación Ciudadan@s por la Educación Pública creada el calor de la marea verde de Madrid. En fin, las cosas están como están, pero no hay que afligirse. Durará más la Marea verde y la lucha de la comunidad educativa por una escuela pública de calidad para todos que los gobiernos sin ninguna sensibilidad social, al servicio de los poderosos de siempre, y que son incapaces de entender cuáles son los intereses estratégicos de este país. (*) Agustín Moreno es profesor de Enseñanza Secundaria en Vallecas (Madrid). Fue secretario de Acción Sindical de CCOO de 1977 a 1996. --------