28 de junio de 2012

Carta abierta a Julio Anguita sobre su propuesta “Somos Mayoría”

Javier Parra- Secretario Político Local del PCE de Paterna-- El viernes 22 de Junio, después de que el anuncio de su retorno a la primera línea política levantase una gran expectación en los ámbitos combativos (y no tan combativos) de la izquierda (y la no izquierda), Julio Anguita desarrolló en un texto titulado “Somos Mayoría” y publicado por el Colectivo Prometeo su propuesta de crear un Frente Cívico para transformar nuestro país. Debo señalar en primer lugar que soy una de las muchas personas a las que le alegró que vayamos a poder contar con Julio en los combates de éste tiempo (parafraseando el título de su último libro), fundamentalmente porque el retorno de Julio es sobretodo el retorno de un referente de honestidad política en un tiempo en el que la palabra “política” se ha convertido en maldita para el pueblo por culpa de los mercenarios de la política. Por eso, vaya por delante mi saludo a la vuelta de Julio, y vaya por delante también mi convencimiento de que su actividad en este nuevo tiempo la desarrollará con una indiscutible honestidad, lealtad y compromiso. Pero no quería dejar de referirme sin extenderme demasiado a la propuesta lanzada y desarrollada por Julio. Dice Julio con tino que: “No hay fuerza política alguna que en solitario y en el ámbito específico y único de su actividad, sea capaz de asumir la tarea de poner fin a esta situación y además proponga una propuesta alternativa en el marco del derecho y la Constitución. La experiencia de los últimos años nos lo muestra. Y no la hay porque algunas ya han gobernado en balde y otras carecen del respaldo necesario para ello. No hay fuerza sindical que sea capaz de representar a este inmenso colectivo que constituye la mayoría.No existe ningún economista o colectivo de ellos que a palo seco y con sus ecuaciones, estadísticas y teorías, sea capaz, desde la pizarra, de plantear una salida viable y en positivo a este desconcierto” Por eso, aunque es una propuesta necesaria y en mi opinión positiva, no debe ni puede suponer – ni ahora ni en el futuro -, un intento por germinar ninguna nueva organización política que sustituya a los partidos políticos y los diluya en su interior para conformarse en una nueva masa heterogénea, quizá con un Programa, pero carente de una base ideológica sólida. Julio ya ha señalado en su texto que el papel de los partidos y los sindicatos es necesario, por lo que no parece que vaya ser éste el caso, al menos desde el punto de vista de quien lanza la propuesta. Confio por tanto en que Julio sepa proteger y hacer proteger el espíritu de ésta, sobretodo de quienes muy probablemente aprovecharán que el Pisuerga pasa por Valladolid para volver con la cantinela que hay que acabar con los partidos para promover un proyecto nuevo que los supere, cuando lo que realmente quieren decir es que hay que diluir o dejar a un lado al Partido Comunista de España. Y por ahí sí que no. Estoy convencido de que muchos miles de personas ven con alegría que Julio esté de nuevo en la trinchera, y estoy seguro de que lo escucharán como hasta ahora y se sumaran con entusiasmo a las tareas que regeneración polìtica y transformación social que surgirán del trabajo colectivo propuesto en “Somos Mayoría”, y afrontaran con una energía renovada también las tareas en sus organizaciones políticas, sindicales y sociales. Desde dentro del Partido de Julio – el PCE – muchos somos también los que sabemos que contamos con un importante refuerzo en la primera línea de la batalla ideológica y política, y muchos también los que creemos que es imprescindible un profundo ejercicio de regeneración también en las organizaciones políticas y sindicales de izquierda. Por eso, el espíritu de la propuesta debe impregnar a todas las organizaciones a través de la participación individual de sus miembros, pero nunca subsumirlas. Y en el caso del Partido, del Partido de Julio, del Partido de muchos, también mi Partido, debe quedar meridianamente claro que ningún Frente Cívico debe reemplazar sus tareas políticas, ideológicas y organizativas. Con toda seguridad la propuesta de Julio será asumida por muchos militantes del PCE, pero Julio también debería, como militante, contribuir – en la medida de sus posibilidades y tiempo – a las imprescindibles e inaplazables tareas de reconstrucción del Partido Comunista de España, mucho más en un tiempo en el que el capitalismo se desploma y el sistema adquiere formas y métodos que sólo pueden ser combatidas con referentes ideológicos y organizativos claros. En definitiva: Julio, aquí un amigo. Aquí un camarada. Aquí un compañero. Somos muchos. Somos mayoría. Pero no estaremos ni delante ni detrás de tí; estaremos al lado.http://www.luzdelevante.com/?p=21862