12 de junio de 2012

Los recortes por la crisis amenazan a un geriátrico: 19 ancianos, a la calle en 10 días

El Economista.es--- "Sin luz y sin agua, se van a quedar sin comida, sin nada". La situación de los ancianos residentes en el centro geriátrico 'El Retorno', en Alalpardo (Madrid), es desesperada. La portavoz, Consuelo Gala, anuncia que la cuenta atrás ya ha empezado: el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha prorrogado el recorte impuesto a este centro hace sólo doce meses; y "esos 438.000 euros ni siquiera cubren el presupuesto". "Un total de 19 residentes" se quedará en la calle "en apenas 10 días". "A principios de la semana que viene expira el plazo", lamenta Gala. Pocos ancianos, emigrantes españoles retornados de países como México, Francia, Venezuela y Alemania, pueden contar con su familia: la mayoría no tiene cónyuge ni descendientes, y otros los han dejado en los países donde vivían. "Están solos", explica Gala. Este hecho, unido a que pocos de los internos pagan una parte de la cuantía mensual, dificulta aún más la situación. "Los pocos que tienen pensión aportan un máximo de 400 euros y el resto, nada", informa la portavoz del centro. En este contexto, los nubarrones se ciernen sobre el futuro de los ancianos. "Queremos fondos y, sobre todo, queremos el realojamiento: esta situación es de emergencia social y nadie tiene prisa", se queja Gala. La estancia de los internos, en cualquier caso, tiene carácter provisional, mientras la autonomía en la que el emigrante español retornado ha solicitado una plaza residencial la proporcione. "Esa es la intención del Ejecutivo, pero el problema es que tardan hasta cinco años en algunos casos y eso es mucho. No tienen prisa", según fuentes del centro. El dinero es el culpable El centro, que depende de la entidad privada Gumiel, tiene un convenio con la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior, dependiente del Ministerio. "El problema que tenemos es que, con los importes subvencionados, no podemos cubrir el presupuesto; por eso nos vemos obligados al cierre". Los recortes del Gobierno obligaron a reducir las plazas de 'El Retorno' en 2011. De 40 se pasaron a 30, "con la promesa de que en 2012 se volvería a las cifras y a las subvenciones anteriores". No obstante, este año se ha congelado la asignación, manteniendo los cupos del centro. Siempre según estas fuentes, el geriátrico no puede mantenerse con las cantidades aportadas, pese a que sólo tienen ocupadas 19 de las 30 plazas establecidas. "Desde la Administración nos dijeron que el viernes pasado iban a venir dos trabajadores sociales. Sin embargo, aquí no se presentó nadie ni avisaron de que no iban a venir", cuenta Gala. "Nadie nos ha dado una explicación, no sabemos nada". Así, la residencia trabaja a contrarreloj: una veintena de ancianos podrían quedarse sin techo.Publicado en El Economista.