26 de junio de 2012

Seis policías protegen el lujoso chalé de Dolores de Cospedal

Ha comprado una casa con 12.000 metros de parcela que ha provocado malestar entre los agentes que la custodian las 24 horas del día. A estos seis policías hay que sumar otros cinco que dan protección personal. Seis escoltas, seis policías nacionales, protegen las 24 horas del día en varios turnos el lujoso chalé que el esposo de Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, ha adquirido recientemente en Toledo. La pareja reside allí desde que Cospedal decidió abandonar la residencia oficial que el Ejecutivo castellanomanchego tiene en el Palacio de Fuensalida, también en Toledo. La nueva casa de la número dos del PP tiene 600 metros cuadrados construidos y un terreno de 12.100. El chalé está valorado en 2,3 millones de euros, según la promotora de Cospedal, aunque el precio que se pagó al final por el inmueble "no se acerca ni de lejos" a esa cifra, señala un portavoz de Cospedal, que recalca que la casa la compró su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, aunque la pareja tiene régimen de gananciales. Fuentes policiales han mostrado a 20 minutos su malestar por el número de efectivos policiales, seis, que son necesarios para proteger una casa de esas características: "No es un piso céntrico ni una residencia oficial". Es cierto que esos seis agentes no coinciden siempre, sino que se reparten en turnos. A estos seis policías hay que sumar otros cinco que dan protección personal a Cospedal en todos sus movimientos. Los seis escoltas para la casa de Toledo y los cinco personales de Cospedal suponen una dotación mayor que la que tenía José María Barreda, anterior presidente de Castilla-La Mancha, que residía en un piso de Ciudad Real, según las mismas fuentes. Barreda tiene otro piso, de 260 metros, en Madrid y un apartamento en Mallorca. "La protección de Cospedal es mayor porque también es secretaria general del PP", explican desde la Policía. "La seguridad de un cargo público no se mide en función de su residencia. Cospedal no tiene más protección que otros expresidentes", señala un portavoz de la actual presidenta. Cinco agentes para Bono Otro ilustre expresidente de Castilla-La Mancha, que acumula también otros excargos —como el de ministro y presidente del Congreso—, José Bono, también lleva asignados cinco escoltas que le protegen las 24 horas del día. En este caso se trata de guardias civiles, que empezaron a protegerle en mayo en calidad de expresidente del Congreso.http://www.20minutos.es/noticia/1521342/0/policias/chale/dolores-de-cospedal/