14 de julio de 2012

Comunicado del PCE ante las medidas anunciadas por el presidente del gobierno

Las medidas que anunció el Presidente del Gobierno en su comparecencia parlamentaria del 11 de julio, continúan profundizando la estrategia iniciada por el PSOE, el 10 de Mayo de 2010, de situar el pago de la deuda pública como el objetivo fundamental de nuestra economía. Hay que recordar que el aumento de la deuda pública, que ahora se utiliza para justificar estos recortes, está en los préstamos que tanto el gobierno Zapatero como ahora el de Rajoy han venido haciendo a la banca, prestamos que ni han sido devueltos, ni han servido para reactivar la economía real y lo que es peor tampoco han consolidado los balances de la banca española que sigue necesitando liquidez para hacer frente a sus obligaciones. Para asegurar el pago de las obligaciones contraidas con las emisiones de deuda pública,una deuda que consideramos ilegítima, el gobierno está tomando medidas que vacían de contenido nuestro estado social y derecho al reducir el gasto social, los derechos laborales de los trabajadores de la administración pública y aumentar la fiscalidad indirecta, estas medidas que afectan fundamentalmente a los trabajadores y trabajadoras a los que se sigue haciendo correr con el costo de la crisis, sólo van a traer más dolor y desesperación, harán perder poder adquisitivo a las personas trabajadoras, y en absoluto van a mejorar la situación de las personas desempleadas, al contrario destruirán aún más empleo. En paralelo, de forma complementaria, se aprovecha la crisis para vaciar de contenido la democracia. Así, en primer lugar, se acaba con el Estado Social al implementar normas, como las que acabamos de mencionar o la reforma laboral, la reforma de las pensiones, la reducción de las cotizaciones sociales o de las percepciones por desempleo que nada tienen que ver con el pago de la deuda, es una opción de clase que persigue mantener la tasa de beneficio del capital y reducir la capacidad de intervención y los derechos reconocidos de la clase trabajadora. En segundo lugar, el acuerdo que va a tomar hoy el Consejo de Ministros, al modificar la Ley de Bases de Régimen Local supone el mayor ataque que se produce contra los ayuntamientos y la autonomía local. Un ataque que va a eliminar toda capacidad de gobierno en los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, que elimina las mancomunidades como instrumento de cooperación intermunicipal y reduce el número de concejales para potenciar el bipartidismo. En tercer lugar, el comportamiento de las fuerzas de seguridad es cada vez más agresivo y cada vez es más evidente que tratan de convertir cada movilización, cada conflicto social o laboral en un problema de orden público y en una persecución judicial con una clara intención de criminalizar a quienes se oponen a la política del PP. Por último, la implicación del Jefe del Estado en determinados momentos ante la crisis, siempre en favor de los poderosos, tiene su reflejo más evidente cuando reúne al Consejo de Ministros el mismo día que se van a aprobar los mayores recortes de la historia. Es cada vez más evidente que la Monarquía, el Rey, toma partido en favor de una salida antisocial de la crisis, en favor de las clases dominantes frente a las personas trabajadoras. Este Gobierno hace el trabajo sucio a la patronal, al capital, con una reforma laboral que destruye derechos sociales y trata de cambiar el marco de relaciones laborales, un gobierno que cede la soberanía nacional a instituciones europeas como el BCE que no tienen ningún control democrático y actúa al mandato de los mercados y el capital especulativo. Un gobierno, en definitiva, al que le sobra la Constitución de 1978 y que ha abierto un verdadero proceso constituyente de forma autoritaria y por Decreto Ley en el que no se da la posibilidad de contrastar alternativas, ni se permite que la ciudadanía pueda decidir en referéndum los cambios constitucionales que se producen, en su mayor parte, por la vía del Decreto Ley. Esta situación merece una respuesta que de forma global, coordinada y unitaria plantee un modelo social y democrático que confronte con la ofensiva del capital, que defienda la solidaridad frente al recorte. Es por ello que entendemos la necesidad de situar el impulso de los mineros como punta de lanza de lo que debe ser un movimiento que frene a este gobierno en su estrategia de agresión social, democrática y laboral, que lleva a España a convertirse en un Estado intervenido, dependiente y al servicio de los mercados, que no son otra cosa más que el gran capital internacional. Llamamos a nuestra militancia, a nuestros amigos y amigas a desarrollar los acuerdos de la Conferencia Política. A organizar esta respuesta trabajando con todas las personas afectadas por las medidas de ajuste, a construir la alternativa, a la defensa de los derechos de la clase obrera conquistados en años de lucha, a plantear una propuesta de democracia avanzada para dar respuesta al movimiento que recorre las calles y plazas desde el 15 de mayo de 2011, a confirmar la unidad de la izquierda en torno a una alternativa social, anticapitalista, democrática que confronte con el proyecto que el bipartidismo, los poderes económicos y la monarquía están desarrollando en este proceso constituyente que la derecha está imponiendo en España. Una alternativa que constituya una propuesta de Estado que sea referente de quienes sufren la crisis y de quienes buscan hacer realidad la construcción de otro mundo que no sólo es posible si no cada vez más necesario. Es el momento de la unidad en la acción, en la lucha, es la hora de trabajar para la síntesis en las propuestas que permitan marcar una agenda para disputar la hegemonía al neoliberalismo. Es el momento de la movilización. Llamamos a secundar y participar en las movilizaciones convocadas para el próximo 19 de julio por los sindicatos de clase y a preparar de forma unitaria un calendario de movizaciones que derrote la ofensiva neoliberal. NO PASARAN! Madrid a 13 de julio de 2012