1 de julio de 2012

El fuego y los recortes queman el País Valencià

Comunicado de Izquierda Anticapitalista-- La catástrofe ecológica del incendio que se ha originado al País Valenciano es indudable en estos momentos y todavía no podemos saber cuál acabarán siendo su magnitud y repercusiones. Por el momento se ha quemado ya 45.000 hectáreas y las posibilidades de poder parar el fuego no están nada claras. El desastre de la quema de la masa forestal puede verse agravado si el incendio afecta instalaciones o infraestructuras que pueden quedar fuera de control y emitir, por ejemplo, sustancias tóxicas, como es el caso del vertedero de basura de Dos Aguas, ubicado dentro de la zona que se está ardiendo. Más allá de las circunstancias aleatorias y accidentales que han contribuido a la rápida y masiva extensión del incendio está claro que existen responsabilidades claras de la administración y del gobierno valencianos. Aunque el conseller de gobernación Serafín Castellano ha manifestado que los medios aéreos y terrestres para luchar contra los incendios eran los mismos que el año pasado, lo cierto es que los correspondientes presupuestos se han reducido en un 13,6%, que el total de brigadas hábiles a pasado de 25 a 7 y que el número de brigadistas se ha reducido en mil personas. Nuevamente nos encontramos ante una política de recortes que afecta a los servicios públicos que, ya de entrada, se encontraban por debajo del nivel que garantizaría una real eficacia en su funcionamiento. Pero no sólo las infraestructuras de lucha contra los incendios son deficientes y se recortan, la catástrofe deja al descubierto graves problemas, en primer lugar el relativo al cambio climático y cómo éste aumenta el riesgo de incendios. Por otra parte, las actuales políticas medioambientales, forestales, agrícolas, de residuos, y urbanísticas, el desarrollo de las cuales se ha hecho exclusivamente con criterios mercantiles y sin ningún tipo de directriz de sostenibilidad ecológica, impiden igualmente la prevención eficaz Resulta también muy significativo respeto de como se hacen las cosas en el País Valenciano y en el Estado español que al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, que ha viajado a Kiev para estar presente a la final de la eurocopa de fútbol, se haya limitado a trasmitir su apoyo al presidente Fabra, sin plantearse personarse en el área afectada. Parece que el teatral y chovinista espectáculo de la final balompédica importa mucho más que el desastre ecológico que ahora mismo está sucediendo. Además de exigirse que, de manera inmediata, se pongan todos los medios al alcance del País Valencià y de otros lugares del Estado para luchar de manera eficaz contra el incendio, se deben pedir también responsabilidades políticas a los que, con sus políticas de recortes, han impedido que los medios preventivos y de extinción serían los adecuados. Pero, con mayor amplitud de miras, se han de pedir responsabilidades también por una políticas productivas y medioambientales que favorecen el cambio climático- con todos sus riesgos inherentes -y que tampoco aportan los medios para una prevención eficaz en los ámbitos de la silvicultura y del tratamiento de las masas forestales, actividad agrícola y ganadera, eliminación de urbanizaciones en zonas próximas a los bosques, ubicación de infraestructuras que se puedan ver afectadas por los incendios, etc. Es preciso también apuntar que si ahora estamos delante de un desastre ecológico, nos veremos también abocados, por las mismas políticas, a desastres en materia de educación, sanitarios y en todos aquellos ámbitos afectados por los servicios públicos, que puede ser no tengan una visualización inmediata tan contundente como los incendios pero sí unos efectos y repercusiones igual de desastrosos. Sin duda una catástrofe de tal magnitud como la actual tendría que implicar la dimisión en pleno del gobierno valenciano, empezando por el conseller de gobernación Serafín Castellano y el presidente de la Generalitat Alberto Fabra. También se impone, desde luego, una revisión completa de las políticas económicas, de lucha contra el cambio climático, forestales, agrícolas y ganaderas, urbanísticas, medioambientales y de consumo que facilitan que tengan lugar desastres como este. ¡¡Todos los medios necesarios para acabar con el incendio!! ¡¡Dimisión del Presidente Alberto Fabra, del conseller Serafín Castellanos y de su todo gobierno!! ¡¡Por una lucha eficaz contra el cambio climático!! ¡¡Aplicación de políticas eficaces y ecológicamente que permitan prevenir los incendios!! ¡¡Ni un recorte más!!