31 de julio de 2012

El PIB de Nafarroa vuelve a caer más que el del Estado

Aritz INTXUSTA -- Su Gobierno admite el mal resultado del segundo trimestre, pero se lava las manos: «Las decisiones importantes competen a España y Europa» Las cifras del PIB del segundo trimestre en Nafarroa vuelven a no ser buenas. Desde que arrancó 2012, los datos macroeconómicos han entrado en barrena y Nafarroa sale malparada hasta cuando la comparan con el resto del Estado. En el segundo trimestre, el PIB navarro cayó una décima más (0,5% frente al 0,4 del conjunto del Estado) y este dato viene después de un primer trimestre nefasto, cuando el PIB cayó un 0,7% en Nafarroa y solo un 0,2% en el resto. La nueva consejera de Economía, Lourdes Goicoechea, no dio demasiados detalles de por qué está ocurriendo y lo achacó todo a la «caída de la demanda interna». Los datos navarros son «un poquitín peores que el conjunto del Estado», dijo Goicoechea. A preguntas de los periodistas, confirmó que tenía una «preocupación relativa» y puso todas sus esperanzas en Madrid y en la UE. «Las decisiones importantes competen a España y Europa. Nosotros tendremos que acatar», señaló. No existen, por tanto, planes propios de reactivación económica. «Estamos preocupados sobre todo por el sector industrial y estamos buscando inversiones de fuera», es todo lo que se aventuró a decir la nueva mano derecha de la presidenta, Yolanda Barcina. Goicoechea se agarró una y otra vez a la «caída de la demanda interna» como fuente de todos los males. Pero la caída de la demanda es un síntoma y no la enfermedad. La consejera achacó este descenso a una «menor confianza» de los navarros en la situación económica. Es decir, Goicoechea afirma que la gente ha gastado menos, porque está ahorrando en previsión de que las cosas irán peor. No obstante, el descenso de la demanda suele tener una explicación mucho más sencilla que la de la desconfianza en el futuro: los navarros gastan menos porque tiene menos dinero para gastar. Error de bulto de la consejera Admitir el empobrecimiento general es un suicidio político. Por ello, la consejera dedicó el grueso de sus explicaciones a intentar desvincular la caída de la demanda y el aumento del paro. «No existe una correlación exacta entre PIB y y la tasa desempleo, aunque tengan un comportamiento aparejado, esta es una relación aparente y no tiene por qué ser así», aseguró. Tanto empeño puso en desvincular empobrecimiento social, paro y PIB que la consejera cayó en argumentos fútiles para huir de las preguntas de los medios con lenguaje técnico y acabó incurriendo en un error. «No son variables correlacionadas. El único que hizo un estudio sobre esto fue Okun, un economista estadounidense, y es un poco en lo que nos basamos en nuestras previsiones», proclamó Lourdes Goicoechea. Sin embargo, Arthur Okun dice justo lo contrario que la consejera tolosarra: que PIB y desempleo son variables vincula- das. La Ley de Okun precisamente es una ecuación según la cual se puede calcular cuánto decrece el PIB en función del desempleo o viceversa. De todos modos, Okun desarrolló su teoría en 1962, con datos del paro de los años 50 en EEUU, con lo cual sería alarmante que el Gobierno navarro siga basándose en este teórico desfasado para hacer sus estimaciones de crecimiento. Más allá de las carencias teóricas, lo más grave fue la falta de medidas para revertir el agravamiento de la recesión por encima del resto de comunidades del Estado. Goicoechea se aferra a que Nafarroa partía con ventaja. «Son los que están arriba los que pueden caer más. Seguimos manteniendo el diferencial con el resto del Estado», afirmó. En buena medida, esto es verdad. El crecimiento del PIB de Nafarroa ha sido sido mejor que el del Estado hasta empezar este año. En los tres primeros trimestres del 2011, el herrialde mejoró los datos del conjunto estatal en una o dos décimas. No obstante, desde que se entró en la segunda recesión, Nafarroa encabeza las pérdidas. El tercer trimestre de 2011, su caída fue la misma que el conjunto (-0,3%) y en los seis meses que llevamos de año ha decrecido un 0,6% más que el resto. Aun así, el Gobierno no modifica sus previsiones para finde año (Nafarroa -1,2 y Estado -1,5). Mucho tienen que cambiar las cosas para eso. Analizando 2011 en detalle, las tesis de UPN no aguantan. Los buenos resultados de PIB de 2011 se lograron gracias a disparar la deuda (más de 600 millones de euros en un año) y ahora que se ha cortado el grifo se aprecia que la economía navarra no tiene el músculo que se presumía o, lo que es lo mismo, que las inversiones estratégicas de UPN no han funcionado. Goicoechea, sin embargo, echa balones fuera. «No somos inmunes, ya que somos una comunidad integrada en España y en Europa», se excusó. Lo único que está en su mano es, en consecuencia, generar «confianza» para reactivar el consumo y atraer capital. Y, sin embargo, cada vez parece más claro que Goicoechea no podrá hacerlo. Nafarroa vive su peor crisis y tiene el gobierno más débil de los últimos 30 años. UPN está demasiado solo para aprobar en el Parlamento un plan de choque; ni siquiera se encuentra en condiciones de garantizar unos presupuestos para 2013. La única posibilidad de estabilidad que pueden ofrecer hoy Barcina y Goicoechea a los inversores es que aguantarán el año 2013 con unos presupuestos prorrogados. Y en unos presupuestos así no caben medidas de calado. La alternativa para clarificar el futuro económico pasa, por tanto, por convocar elecciones. Y esa opción solo abriría la vía a dos gobiernos posibles: uno de UPN u otro que cuente con el respaldo de Bildu. Lizarbe intenta blindar horarios en las empresas públicas Juan José Lizarbe -coportavoz del PSN en el Parlamento navarro junto a Roberto Jiménez- avisó ayer a Yolanda Barcina de que minará desde el Parlamento su decisión de aumentar los horarios de los trabajadores de las empresas públicas. El PSN, ya desde que compartía los sillones del Gobierno con UPN, ha tratado de hacer de la defensa del funcionariado uno de sus caballos de batalla, pese a que aprobó ampliar sus jornadas de trabajo antes de que se rompiera el pacto. Ahora pretende zancadillear la pretensión de UPN de aumentar las cargas de trabajo a los empleados de las múltiples empresas públicas. Para Lizarbe, los trabajadores de empresas públicas tienen que trabajar las mismas horas que los funcionarios (1.628 al año), frente al afán del Gobierno de que trabajen 1.706. Lo que hay en el trasfondo de esta pelea es la gobernabilidad. «Se trata de que no quiere ni tan siquiera duda, ni posibilidad de ninguna interpretación torticera, ni de que UPN haga lo que le parezca independientemente de lo que el Parlamento piensa, porque las leyes son de obligado cumplimiento», dijo Lizarbe. El debate sobre la cuestión concreta de los horarios queda aplazado hasta la reapertura del Parlamento, en setiembre. A.I.http://www.gara.net/paperezkoa/20120731/354832/es/El-PIB-Nafarroa-vuelve-caer-mas-que-Estado-