6 de agosto de 2012

China acusa a ciertos países de entorpecer salida política a crisis en Siria

El Gobierno de China rechazó este sábado la postura de algunos países que buscan defender “sus propios intereses geoestratégicos” impidiendo la salida política al conflicto en Siria. “Los países que formulan críticas infundadas a propósito de la postura china sobre Siria, al defender sus propios intereses geoestratégicos, tratan de entorpecer e incluso de minar una solución política al conflicto”, sirio afirmó Wang Kejian, un alto responsable del Ministerio chino de Relaciones Exteriores. Asimismo, “tratan de endosar la responsabilidad de las dificultades a otros países”, añadió Wang un día después de la adopción en Naciones Unidas (ONU) de una resolución contra Siria, redactada por la Liga Árabe, que plantea la imposición de nuevas y fuertes sanciones al Gobierno de Bashar Al Assad dejando impunes los crímenes de lesa humanidad cometidos por los grupos terroristas armados en ese país. El diplomático señaló que China “adopta una actitud positiva y de apertura” sobre Siria, en respuesta al llamado que hizo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a las grandes potencias para que superen sus rivalidades con el objetivo de poner fin al conflicto. China ha afirmado “en diferentes ocasiones a las diferentes partes que las demandas y aspiraciones del pueblo sirio por un cambio y en defensa de los intereses legítimos merecían respeto”, enfatizó Wang. Con 133 votos a favor, 12 en contra y 31 abstenciones, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó el proyecto de resolución contra Siria. Rusia y China, dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, rechazaron el texto. Moscú y Pekín han bloqueado en el Consejo de Seguridad tres proyectos occidentales de resolución para condenar al Gobierno de Al Assad por supuestas “represiones” contra la población siria. Damasco ha denunciado con pruebas ante a la ONU a varios países de la Liga Árabe, especialmente Arabia Saudita y Qatar, y a naciones occidentales por apoyar y dotar de armas a los grupos terroristas y a la oposición en Siria. Voceros del presidente Al Assad dieron a conocer que Estados Unidos está cooperando con Arabia Saudita y Qatar, países que han manifestado su interés en ayudar a los insurgentes sirios para desestabilizar al Gobierno sirio. Este miércoles, se conoció que el presidente de EE.UU, Barack Obama, firmó meses atrás una orden secreta que autoriza operaciones encubiertas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) para apoyar a los grupos armados que operan en Siria. teleSUR-AFP/kg – FC