3 de agosto de 2012

El cinismo histórico de la Derecha española con Cuba

Eduardo Andradas--- Desde hace un siglo, la derecha española no acepta independencia de Cuba y sigue pretendiendo gobernarla desde Madrid. La Izquierda y la Cuba revolucionaria- En 1898 el reducido PSOE de Pablo Iglesias, se posiciona contra la declaración de Guerra del Gobierno liberal de Práxedes Mateo Sagasta a EEUU. Su pacifismo esta unido al anti-colonialismo, afirma que los rebeldes cubanos no se levantan contra España sino contra la casta de españoles que la domina. Apuesta por conceder la autonomía o la independencia a la isla, resolución que es apoyada por Francisco Pi y Margall y el Partido Federal que se manifiestan por la darle libertad de nación a Cuba. Los hijos de la burguesía no iban a la manigua a combatir, por redención económica, eran apartados de realizar servicio de guerra. Cuatro millones de pesetas costo la guerra (En un país de pobres) y 56.000 muertos, de ellos solo un 8% en combate, los demás por falta de medicamentos o de equipos propios (Calzado y ropa) para combatir en la manigua. La prensa de entonces denunciaba que parte de la munición empleada por los guerrilleros independentistas era vendida por oficiales del ejército Español. En Febrero de 1898, el PSOE lanza la campaña “Que no vaya a Cuba ningún soldado más”. Varios militantes del Partido Socialista acabaron detenidos o en la cárcel por realizar propaganda contra el conflicto bélico, entre ellos Federico Valero Arrach condenado a seis meses de prisión. Este partido mantuvo una actitud histórica de apoyo con los revolucionarios cubanos desde 1895 hasta 1976 en donde en su XXVII Congreso invito a intervenir a un represente del Partido Comunista de Cuba. El abandono del marxismo retorico en 1979 y su posicionamiento Atlantista a partir de 1982, vario la postura. En la actualidad mantiene relaciones estrechas y da cobertura política al movimiento social liberal Cambio Cubano del disidente Eloy Gutiérrez Menoyo. El PSOE y el Partido Federal, comenzaron unos lazos políticos con los independentistas Cubanos de José Martí que continuo el PCE (y las organizaciones escindidas del mismo, PCOE, PCPE…) en 1960 con la revolución socialista de ese país. La Derecha y la Cuba Autócrata En Diciembre de 1884 el presidente del consejo de ministros Antonio Cánovas del Castillo manifestó que “Cuba constituía una parte de la nación y que nada se concedería a favor de los intereses de Cuba, que no estuviera también en pro de los de España”. El mismo declaro que “Los EEUU tendrán los azucares de Cuba” y un mercado para sus productos. En 1896, el portavoz del Partido Liberal en las cortes el Señor Mateo Sagasta quien en discurso parlamentario negaba la posibilidad de unas elecciones en Cuba. La metrópoli pretendía seguir haciendo reformas a la isla desde Madrid. En la Revista - ilustración Nacional - , el columnista Daniel Collado, en Febrero de 1896 titulaba a la insurrección cubana “ante la historia un crimen abominable” y exclamaba preguntando sobre los cubanos ¿Quien les saco del estado de semiesclavitud en el que yacían? ¿Quién les dio religión y fé? España se respondía el mismo. La Revista La Esfera, financiada y promovida por el Rey Alfonso XIII, denominaba en Mayo de 1925 al dictador cubano Gerardo Machado de – ilustre general- y que había alcanzado la presidencia de su país por sus – meritos cívicos y su talento político- , una garantía para los intereses de España. No era nuevo la solidaridad capitalista entre la corona Borbón y los Presidentes autoritarios de Cuba, por eso en 1921, un declarado enemigo desde el estado de la clase obrera sindicada, el entonces ex Presidente Mario García Menocal fue recibido en Madrid, con un banquete en el hotel Ritz, en donde fue agasajado por miembros de la burguesía madrileña y del clero. El gobierno Español, recordaba el buen trato dado a los hacendados y comerciantes españoles en la isla, a los que recibía sin necesidad de concesión de audiencia previa, ni de ser acompañados por diplomáticos. A la vez de la grata colaboración en los ámbitos económicos y políticos entre las dos administraciones. No es nueva esta colaboración entre la derecha fascista española y la cubana, Fulgencio Batista es acogido por la dictadura del General Franco tras su derrocamiento en Guadalmina cerca de Marbella donde murió el 6 de Agosto de 1973. El Diario monárquico-Alfonsino ABC al informar de la muerte de Antonio Guiteras, usaba el término “matado” y no “asesinado” al que imputaba de encabezar un movimiento revolucionario al que atribuía actos “terroristas”. Recordemos que Guiteras había sido ex ministro del gobierno democrático de Ramón Grau, obligado a dimitir por el futuro dictador fascista Fulgencio Batista. Antonio Guiteras era un demócrata radical que en ese momento luchaba por abolir el gobierno dictatorial de Carlos Mendieta. La burguesía Cubana apoyo al Gobierno Franquista exportando productos de la zona ocupada por los fascistas, solo de la región de Andalucía controlada por Queipo de Llano entre el 18 de Julio de 1936 y el 30 de Junio de 1937 fueron por valor de más de cinco millones de pesetas. En Cuba actúan como plataformas para recaudar fondos para el ejército de Franco, el Comité Nacionalista Español, la Falange de Cuba y la comisión de Damas. Que se dedican al proselitismo de la causa golpista, la captación de donativos económicos, alimentos, tabaco y mantas que son destinadas a las tropas en el frente. En Octubre de 1961, Joaquín Arrarás, que monto el aparato de propagan y prensa de la Junta de Burgos en 1936, desde las páginas del diario ABC, abogaba por una intervención de EEUU en la isla para liberarla y arropaba con su columna a los “exiliados” miembros de la dictadura de Batista a los que aconsejaba dejar su dispersión y homogeneidad y crear una organización única contra la Cuba Revolucionaria. La derecha española, jamás quiso entregar Cuba a sus habitantes y para ello dispuso de un ejército de pobres que mando en barco y después en ferrocarril a la Isla Caribeña. Tras su guerra desastrosa con EEUU, comparo durante un tiempo a este estado con Napoleón Bonaparte y a los cubanos independentistas de ese país con los Josefinos españoles y a la constitución Cubana de 1901 con el estatuto de Bayona. Tras unos años la burguesía hispana restableció negocios con su antigua colonia y volvió a hablar de la amistad y de los lazos de sangre de la patria con su hija emancipada. Cuando Cuba era una colonia española, los gobiernos Liberales y Conservadores intentaron impedir elecciones en la isla o controlarla mediante apoyo a partidos afines creados entre los hacendados españoles establecidos principalmente en La Habana y Santiago. Al perder su soberanía, tampoco la administración de Alfonso XIII, exigió elecciones limpias, el respeto de los derechos humanos o de la libertad sindical a las gerencias cubanas. La dictadura de Franco obvio que tampoco. Solamente con el triunfo de la revolución de 1959 y ya entrada la década de los setenta del siglo pasado, comenzó la derecha neoliberal a volverse sufragistas en Cuba, pero sigue no siéndolo para Arabia Saudí o Qatar. Ni viajan a Bahréin a promover grupos opositores a la familia tirana de Al Khalifa. Un régimen con un jefe de estado que jamás milito en ningún partido político, ni organización de masas democrática y fue puesto como tal por una dictadura y ratificado por sus mandamases el 22 de Julio de 1969, en virtud a la ley de Sucesión en la jefatura del estado de 1947. Un año antes la ONU no admitía a España como miembro por poseer un gobierno fundado sobre principios fascistas. Juan Carlos de Borbón jamás paso por las urnas. Aquella “casta de españoles “de la que ya hablaba el PSOE de Pablo Iglesias no es la más legitimada para exportar procedimientos democráticos a Cuba. Lo único donde se ha producido una transformación, que en el siglo XIX mandaban a los hijos de los jornaleros y los obreros a enfrentarse a los rebeldes Mambises desde su ignorancia por ellos y sus negocios. Y ahora tienen que enviar a sus vástagos como Ángel Carromero a montar condominios. Eduardo Andradas---/kaosenlared--- Investigador Histórico y poeta. Blog del Autor