30 de agosto de 2012

El Rey y los empresarios españoles temen el ‘efecto’ Sánchez Gordillo

Durante el encuentro, los empresarios y el Rey apoyaron las políticas impuestas por el Gobierno de Mariano Rajoy, en especial el rescate con dinero público de la banca privada y los drásticos recortes sociales en sectores claves como la Educación o la Sanidad, algo que ellos catalogaron como “reformas estructurales”. El pasado mes de marzo, el Rey ya participó en una de las reuniones de los empresarios, que reúnen compañías como El Corte Inglés, Banco Santander, Repsol, Acciona, La Caixa, BBVA, Inditex, Grupo Planeta, Mapfre, ACS, Ferrovial, Mercadona, Iberdrola, Mango, Grupo Barceló y Havas Media Group. En el transcurso de la reunión, tanto los empresarios como el monarca, mostraron su preocupación por el creciente protagonismo que está adquiriendo el sindicalista, profesor y Alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien junto a otros miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), lideró el pasado 8 de agosto acciones en supermercados con el objetivo de expropiar alimentos básicos para ser entregados a familias necesitadas. La élite empresarial y la monarquía dijeron temer que este hecho sea imitado y se desate una oleada de acciones reivindicativas en el país. De hecho, el pasado 24 de agosto, medio centenar de personas realizó una acción similar en un supermercado de Mérida (Extremadura), con la intención de sacar cuatro carros de comida con alimentos como aceite, azúcar, arroz, pasta, leche y legumbres para ser repartidos entre la población. Finalmente la policía lo impidió. El 16 de agosto, el propio Sánchez Gordillo, junto a otros dirigentes sindicales como Diego Cañamero y miembros del SAT, iniciaron una marcha obrera por distintas ciudades de Andalucía para mostrar su rechazo a las políticas capitalistas impuestas por el Gobierno de Rajoy. Durante el recorrido, se están uniendo ciudadanos de la ciudad y el campo y se están llevando a cabo acciones de protesta como la toma de un banco en Mancha Real o la ocupación del Palacio de Moratalla, en Córdoba. LibreRed