31 de agosto de 2012

Un experto asegura que el fin del euro costaría a Alemania el 10% de su PIB: experto

En una entrevista realizada por Sakari Suoninen y Eva Kuehnen, un asesor económico del gobierno alemán, dijo que de terminarse el regimen de la moneda única, la economía se vería fuertemente golpeada. También aclaró que habría un fuerte cimbronazo de irse Grecia del euro. Toda esta sarta de datos previsibles, vienen sustentados en que la única manera de evitar ese descalabro económico es aplicar la receta del ajuste y la austeridad, que hipócritamente reconoce que no son medidas "especialmente agradables". Valiente eufemismo para nombrar a la destrucción de los derechos inalienables de amplias capas sociales, no solo en su país sino especialmente en los países europeos periféricos. Un completo colapso del euro recortaría hasta un 10 por ciento del Producto Interno Bruto de Alemania y la mera salida de Grecia del bloque de la moneda única generaría riesgos sustanciales a las empresas, según dijo el asesor económico del Gobierno Lars Feld. Feld, uno de los cinco economistas expertos cuyas posturas ayudan a moldear el debate público en Alemania pero que a menudo tienen poco impacto directo en la política, dijo que recientes estimaciones del grupo sugieren que los activos brutos de Berlín en la zona euro ascienden a cerca de 3,5 billones de euros. "Cuando buena parte de estos aportes caigan en cesación de pagos, habrá insolvencias en las pequeñas y medianas empresas y la economía se verá golpeada", dijo Feld un club de periodistas de Fráncfort el miércoles por la noche, en comentarios acordados para ser publicados el jueves. "Esta pérdida podría representar el 7 o el 10 por ciento del producto interno bruto (alemán)", manifestó. Una salida de Grecia de la zona euro tampoco se realizaría sin costos sustanciales, indicó Feld, y agregó que el riesgo de contagio a través del sistema bancario había sido reducido, pero que aún existía peligro de que la marginación de Atenas lleve a los inversores a esperar que otros países sigan la misma ruta. Una serie de funcionarios alemanes han estado hablando sobre las opciones de sacar a Grecia -que mayormente depende de fondos del Gobierno alemán- del euro. La canciller Angela Merkel y sus aliados siguen firmes en contra de la idea. Feld también dijo que había pocas alternativas para resolver la crisis y que "muchas de ellas no son especialmente agradables". También afirmó que esperaba que la economía alemana creciera alrededor de 0,8 a 0,9 por ciento este año, y que el tercer y cuarto trimestre permanezcan mayormente planos. (Reporte de Sakari Suoninen y Eva Kuehnen. Editado en español por Marion Giraldo). Kaosenlared