21 de septiembre de 2012

Delegados de CCOO de Navarra se unen en un sector crítico y piden un giro sindical a la izquierda

JUAN ÁNGEL MONREAL--- CCOO de Navarra ya tiene su sector crítico. Y se ha hecho presente mediante un manifiesto en el que reclama un giro a la izquierda por parte del sindicato, al que ve lastrado por una institucionalización excesiva y entregado en demasía a la estrategia negociadora. Los firmantes piden una cúpula sindical más afín a la base militante y en la que los afiliados tengan una mayor capacidad para dirigir el destino del sindicato. El documento (Otro sindicalismo es posible y necesario) se encuentra firmado por 14 delegados de CCOO en diferentes empresas navarras y entre los que se encuentran presidentes de comité y antiguos miembros de la Ejecutiva del sindicato en Navarra. Y se hacen visibles en las semanas previas al inicio del proceso congresual del sindicato, que se irá celebrando por federaciones y que concluirá a primeros de diciembre con la elección del nuevo secretario general. José María Molinero ha anunciado ya su renuncia después de 12 años en el cargo y solo Raúl Villar, su mano derecha en los últimos tres años, ha confirmado su intención de encabezar una lista de continuidad. Ante este proceso, los firmantes llaman a la "afiliación masiva" a CCOO y a la participación en el desarrollo del sector crítico, en el que de momento no se integra ningún cuadro sindical de relevancia. "Queremos trabajar por la recuperación del entusiasmo y de la ilusión en la actividad sindical", suscriben. MAYOR MOVILIZACIÓN Los críticos defienden una "estrategia más equilibrada entre negociación y movilización" y apuestan por recuperar "el sindicalismo militante frente a la profesionalización burocrática actual". "Queremos unas Comisiones Obreras dirigidas por los afiliados. Nos oponemos a la política sindical de CCOO de Navarra de los últimos años, a que la dirección de nuestro sindicato esté en buena parte en manos de funcionarios sindicales", añade el documento, que reclama un sindicalismo "más independiente". Los que suscriben ven a CCOO lastrada por una excesiva institucionalización que se con creta en una "participación sistemática y poco crítica en los sucesivos planes de empleo y en el Plan Moderna". Este último párrafo, extraído del documento, supone sin duda la mayor carga de profundidad contra la labor de la Ejecutiva de José María Molinero, que fue reelegido al frente del sindicato el 24 de enero de 2009, con el 84,15% de los votos (154 a favor, 29 en blanco y ninguno en contra). Desde entonces, la crisis económica se ha agudizado y, en este contexto, el sector crítico solicita reforzar el "carácter sociopolítico del sindicato", buscando "la alianza con otras fuerzas sociales, políticas y movimientos de carácter progresista", porque no renuncia "a la transformación social y a una mayor libertad e igualdad (...) de las personas". Asimismo, reclama "la mejora de las pensiones, el rechazo de la energía nuclear y, sobre todo, la defensa de los servicios públicos de titularidad y gestión pública". "La victoria del PP ha aumentado las agresiones a la clase trabajadora" recalcan antes de defender como "imprescindible" la movilización "constante de los trabajadores".Diario de Noticias.