25 de septiembre de 2012

El dirigente del PC valenciano, Javier Parra, llama a la Huelga General Política

Canarias Semanal--- Javier Parra, joven dirigente del PC valenciano, hizo un contundente llamamiento a la Huelga General Política y se sumó a la huelga general convocada por la CGT para el 31 de octubre sometida, según dijo a "un total silencio mediático". "Soy afiliado a CCOO pero ya puedo decir que secundaré la huelga de 31 de Octubre convocada por CGT. Sólo espero que mi sindicato haga algo más que amenazar" "Debo confesar que esperaba - dijo Javier Parra, dirigente del PCE valenciano, en su intervención - que hoy en este acto ya sabríamos la fecha de la Huelga General. No la sabemos. Sabemos que habrá una huelga pero no sabemos cuando. Es cierto que CGT ha convocado Huelga para el 31 de Octubre, pero también es cierto que el silencio mediático al que se le está sometiendo es total. Mientras, estamos a la espera de que CCOO y UGT digan algo. Por cierto, soy afiliado a CCOO pero ya puedo decir que secundaré la huelga de 31 de Octubre convocada por CGT, sólo espero que mi sindicato haga algo más que amenazar. Creo que todos los que estamos aquí somos conscientes de cuales son los recortes sociales y cuales son sus consecuencias inmediatas. Creo que además cada vez está más claro que el ataque que están sufriendo sobretodo países como España va dirigido a reducir al Estado a la mínima expresión, abandonar a su suerte a los ciudadanos, implantar la ley del más fuerte, acabar con cualquier tipo de protección social y reducir el Estado a meras tareas represivas. ¿Por qué una Huelga General para enfrentarnos a los recortes y al plan de ajuste impuesto por la Troika? Para empezar debemos recordar que la Huelga es inherente al propio sistema capitalista. ¿Por qué? Por la propia organización social del capitalismo, donde la tierra, las empresas, los medios de producción, pertenecen a un pequeño número de propietarios mientras la masa del pueblo no posee ninguna o casi ninguna propiedad, y lo único que tiene es su fuerza de trabajo. Los empresarios tratan siempre de reducir el salario: cuanto menos entregan a los trabajadores, más ganancias les queda al empresario. Sin embargo, los trabajadores tratan de obtener el mayor salario posible, para poder dar a su familia una buena alimentación, vivir en una buena casa, vestir bien, etc. Por eso se producen las huelgas. Por lo tanto, entre el empresario y el trabajador existe una lucha contínua por el salario: el empresario tiene libertad para contratar al obrero que le venga en gana, por lo cual busca el más barato. El trabajador tiene libertad para alquilarse al empresario que pueda, y busca el más caro, el que pague más. Pero ¿es esta lucha una lucha equilibrada? ¿En qué sentido van los recortes y las contínuas reformas que se están aplicando en nuestro país y en otros paises de la Unión Europea? ¿A quién favorecen esas medidas? ¿Al trabajador permitiendo elegir al empresario que más pague o exigiendo mejor salario? ¿O favorecen al empresario facilitando que pueda contratar y despedir con mayor libertad, y a menor coste? Creo que está claro. ¿Puede sostener un trabajador esta lucha por sí solo? Es una realidad que el número de parados aumenta sin cesar y cada vez hay mas gente condenada a la miseria. Así a un trabajador le resulta imposible luchar solo por su bienestar. Si pide mejor salario o no acepta la rebaja del mismo, el empresario le dirá: “vete a otra parte, son muchos los desesperados que esperan a la puerta de la empresa y que trabajarían por menos dinero”. Cuando la ruina del pueblo llega a tal punto, entonces el trabajador aislado se convierte en una persona totalmente incapaz ante el capitalista. Y esa es la situación actual en nuestro país. Millones de trabajadores aislados incapaces de actuar. Frente a ellos, a la patronal le es posible aplastar por completo al trabajador, condenarlo a muerte en un trabajo de esclavos, a él y a su familia. Pues bien, ante situaciones muy similares a la actual es cuando los trabajadores en el pasado empezaron al darse cuenta de que cada uno de ellos por sí solo nada puede, por lo que empezaron a alzarse juntos contra los que les oprimían. Así comenzaron las huelgas obreras. Cuando con los poderosos, los oligarcas, los banqueros, los grandes capitalistas se enfrentan con trabajadores desposeidos de todo y aislados, eso significa la total esclavización de los trabajadores. Y esa es una situación muy similiar a la que estamos viviendo hoy día. Pero cuando esos trabajadores desposeidos se unen, la cosa cambia. No hay riquezas de las que puedan sacar provecho los poderosos si estos no encuentran trabajadores. Cuando los trabajadores se enfrentan individualmente con los poderosos, son esclavos, que trabajan por un pedazo de pan, sumisos y silenciosos. Pero cuando se niegan a someterse a quien tiene el dinero, entonces dejan de ser esclavos, se convierten en hombres y mujeres y empiezan a exigir que su trabajo no sólo sirva para enriquecer a un puñado de parásitos, sino que permita a los trabajadores vivir como seres humanos. Las huelgas provocan terror a los capitalistas, por eso el intento del que ya se está hablando de prohibirlas. ¿Por qué? Porque llevadas a su máxima expresión son capaces de hacer tambalearse el dominio de los dominadores. Esa es la causa del furibundo ataque contra los sindicatos; una crítica que no habría calado entre los trabajadores si los sindicatos hubieran hecho las cosas bien, pero las han hecho fatal. Y las han hecho fatal por varias razones: - Porque tras la generación de Marcelino, de Ventura Montalbán, las cúpulas de los sindicatos mayoritarios se han dedicado más a gestionar una situación que a conquistar nuevos derechos. - Porque los dirigentes actuales se han visto superados por una situación que ni entienden ni saben afrontar. - Porque los sindicatos siguen sin atreverse a romper ese cordón umbilical que los une al Estado capitalista. En este sentido me gustaría recordar un párrafo que aparece en los estatutos de CCOO para que cada uno juzgue de si se han desviado o no de su camino: “CCOO reivindica los principios de justicia, libertad, igualdad y solidaridad [...] y se orienta hacia la supresión de la sociedad capitalista y la construcción de una sociedad socialista democrática”. Pero volvamos al por qué de la huelga. La huelga enseña a los trabajadores a comprender cuál es la fuerza de los dominadores y cuál la de los dominados: enseña a pensar, no sólo en su empresario ni en sus compañeros, sino en todos los empresarios y en todos los trabajadores, en toda la clase trabajadora. ¿Cual es nuestra fuerza? Aún muy poca. Esa es la realidad. Sólo hay que comprobar el seguimiento de la huelga del 29-M. Tuvo un mayor seguimiento que la anterior, pero aún no es suficiente...http://canarias-semanal.com/not/4776/_en_cc_oo__y_ugt_no_se_atreven_a_romper__con_el_capitalismo___video_/