4 de septiembre de 2012

El suicidio ya es la primera causa de muerte violenta en el estado español

Empresarios que se quitan la vida, desempleados volcados a la consulta psiquiátrica…, los problemas emocionales derivados de la crisis económica española aumentan y agravan la incidencia de las enfermedades mentales. “Desde diciembre de 2011 hasta marzo o abril de 2012 ha crecido el número de suicidios presuntamente vinculados a problemas económicos”, dijo a Tierramérica un miembro de la policía científica de la sureña ciudad de Málaga, que pidió reserva de su identidad. El suicidio ya es la primera causa de muerte violenta en España, superando los accidentes de tránsito. Pero la cantidad de personas que murieron por su propia mano no creció significativamente desde 2007, previo al comienzo de la crisis, y 2010, último año del que se tienen datos oficiales. En 2007, los fallecidos por suicidio fueron 3.263, de los que 2.463 eran hombres y 800 mujeres, indica el informe de defunciones según causa de muerte del Instituto Nacional de Estadística (INE). En los años subsiguientes hubo algunas oscilaciones: 3.457 en 2008; 3.429 en 2009 y 3.158 en 2010. Las cifras de suicidios no suelen hacerse públicas y los servicios de emergencia no dan cuenta de ellos a los medios de comunicación, aunque sí lo hacen sobre muertes con otras causas. “En 95 por ciento de los casos, no acuden periodistas al lugar del suicidio, pero sí están presentes en homicidios o accidentes”, contó el policía malagueño. Es que, con el fin de no alentar el efecto contagio, no suele considerarse noticia que alguien se quite la vida, dijo a Tierramérica la periodista Gema Martínez, “Se tiene muchísimo cuidado en relación a la información referente a los suicidios y, de hecho, cuando se sabe que una muerte es derivada de una acción autolítica, no se informa. Es como si formara parte de un código ético no escrito”. La autoeliminación, en cada caso, se desencadena por una conjunción de factores, dijo a Tierramérica la psiquiatra Concha López. El desempleo afecta a 24,6 por ciento de la población económicamente activa de este país y hay 1,5 millones de familias que tienen a todos sus miembros sin trabajo, según el INE. España tiene más de 47 millones de habitantes. Además, la población soporta sucesivos recortes en servicios básicos de salud y educación que el gobierno acomete para lograr que el déficit del presupuesto del Estado se reduzca a 6,3 por ciento a fines de año, y cumplir así el compromiso adquirido con la Comisión Europea. El médico y diputado de la opositora Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, alertó en febrero ante el Congreso legislativo sobre el “rebrote” de suicidios y consideró que “no hay otro factor más que la crisis para explicarlos”. Los que acaban con su vida son “trabajadores desesperados por falta de cobertura social”, opinó. fuente: www.rebelion.org Artículo completo en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155439