17 de septiembre de 2012

¿salida de capitales?.Los bancos y cajas de Navarra pierden 761,4 millones en depósitos en seis meses

NOticias de Navarra- Los bancos y cajas de Navarra pierden 761,4 millones en depósitos en seis meses AUMENTA EL DINERO EN CUENTAS CORRIENTES PARA DISPONER DE ÉL CON MAYOR FACILIDAD--- Ahorradores navarros han optado por abrir cuentas en Hendaia asustados por la debilidad financiera española-- Las entidades financieras que operan en Navarra han visto cómo en el primer semestre del año salían de sus depósitos 761,4 millones de euros. Se trata de la huida de capital más importante de la última década, si bien, tal y como señalan diferentes fuentes financieras, esto no significa que los ciudadanos estén retirando sus ahorros para llevárselos al extranjero o guardarlos en un lugar seguro. La inquietud sí que ha generado, sin embargo, un goteo de salidas de pequeños ahorradores muy inquietos por la situación financiera española. "Notamos nerviosismo hace unos meses, pero creemos que la gente se ha tranquilizado, que se ha dado cuenta de que los bancos no van a quebrar", explica Carlos García Ciriza, responsable de C2 Asesores Patrimoniales. Su opinión coincide además con los escasos datos disponibles en la estadística oficial y que apuntan a que el mayor descenso tuvo lugar entre enero y marzo de 2012. En ese periodos salieron de los balances 705,8 millones de euros, mientras que, entre abril y junio, el saldo se redujo en apenas 58 millones de euros. Los navarros tenían en depósitos bancarios 16.075 millones de euros, un 6,5% menos que a mediados de 2011. Esta tendencia a la moderación coincide con lo que muestran los datos generales del Banco de España, y que revelaban incluso un leve incremento de los depósitos en junio respecto a mayo: un 0,44% más, con casi 5.000 millones de incremento neto. En total, los españoles tenían en depósitos bancarios 1,147 billones de euros. Abril, en plena crisis de Bankia, fue el mes más duro, con una caída del 1,5% en ese mes. Hay que tener en cuenta, además, que las limitaciones puestas a la remuneración en los depósitos hizo que los bancos emitieran otros productos, como los pagarés, que no se reflejan en estos balances. El paro creciente, además, ha obligado a echar mano de los ahorros, algo que explicaría también una cierta disminución en los depósitos y, sobre todo, el crecimiento del dinero ubicado en cuentas corrientes (depósitos a la vista). "La gente quiere tener el dinero lo más líquido posible", explica un gestor de fondos de Pamplona. Así, el dinero en las cuentas corrientes ha crecido en torno a un 6% en la primera mitad del año, con un avance del 5,2% en el último trimestre. Los depósitos a plazo son los que acusan la mayor caída, con una salida de casi 1.400 millones de euros en el último año y de 400 en los meses previos al verano. BANCOS Y GRANDES INVERSORES Por tanto, ¿qué está sucediendo realmente? Hablar de fuga de depósitos resulta tabú para las entidades financieras. Reconocerlo supone poco menos que liquidar la entidad: el miedo se extiende y varios miles de clientes asustados pueden poner en serios apuros a un banco. Pero, paradójicamente, todo apunta a que han sido los propios bancos los que han contribuido a adelgazar sus balances: en lugar de prestarse entre ellos optaron por depositar el dinero en el Banco Central Europeo o en entidades de máxima confianza, siempre fuera de España. Y, junto a ello, los inversores extranjeros sí han retirado dinero de los bancos españoles más de 54.000 millones de euros en la primera mitad del año. Una salida masiva compensada por la acción del Banco Central Europeo, que ha inyectado en el sistema financiero español unos 170.000 millones de euros entre enero y junio. La salida de dinero se debería, por tanto y en gran parte, a los grandes inversores. Movimientos masivos de quien puede trasladar millones de euros desde la pantalla de su ordenador. Los pequeños ahorradores, en general, apenas han movido el dinero, aunque algunos sí han dado pasos. Y han llegado, por ejemplo, hasta Hendaia, donde en el último año "personas que tienen bastante dinero" han abierto cuentas corrientes en las que se han depositado "reservas de liquidez", explica un asesor financiero de Pamplona. Kutxabank, con sucursales no solo en Hendaia, sino también en Baiona, Burdeos, Pau y Toulouse, ha sido una de las entidades escogidas por ahorradores navarros para buscar un refugio al dinero. Pero cualquier entidad con implantación internacional ofrece la oportunidad de abrir una cuenta en otro país. Deutsche Bank ofrecía a sus mejores clientes trasladar una parte de su dinero a Alemania, si bien a cambio solía pedir que, en España, permaneciera al menos otro tanto. Y el caso extremo, cuando el miedo hace temer no solo por los ahorros sino por el futuro mismo del euro, supone tomar un avión y volar a Suiza. "Porque para abrir una cuenta hay que ir allí", explicaba un asesor financiero. "Y una vez allí, abrirla en dólares", agrega. Se trata de la opción escogida por quien busca la jurisdicción más segura de todas. Pero escenarios más catastrofistas ofrecen también otras posibilidades que permitan aunar seguridad y una cierta rentabilidad. Pero no siempre se encuentran al alcance de los ciudadanos. "Nosotros solemos recomendar fondos de inversión domiciliados en el extranjero", explica Carlos García Ciriza, que reconocía un aumento de consultas y de trabajo ante la insatisfacción de los clientes con la banca. "Muchos bancos no suelen ofrecer estos fondos, porque les dejan una rentabilidad mucho menor", añade.http://www.noticiasdenavarra.com/2012/09/17/economia/los-bancos-y-cajas-de-navarra-pierden-7614-millones-en-depositos-en-seis-meses