3 de octubre de 2012

7-O: Encrucijada socio-electoral en Venezuela



Aligi Molina

El próximo 7 de octubre se celebrarán en Venezuela elecciones presidenciales para elegir a quien será jefe del gobierno y del Estado entre 2013 y 2019. Hasta siete candidatos se presentan a las elecciones [1], que están naturalmente centradas en la confrontación entre las propuestas del presidente Chávez y las del candidato del frente unitario de la derecha, Henrique Capriles Radonski.
Entre los otros candidatos se encuentra también el líder sindical Orlando Chirino, quien apoyó al gobierno de Chávez entre 1998 y 2006 y que ha asumido desde entonces una posición más sectaria de aislamiento, al considerar de forma legítima aunque abierta a debate a nivel táctico, “la necesidad de reconstruir la alternativa socialista en Venezuela y romper la polarización” [2].

El expolio de los gobiernos del FMI

En su contexto institucional, lo que está claro es que estas elecciones son un momento clave del proceso de rebeldía del pueblo venezolano, que se iniciara hace ya varios años sobre todo con la respuesta popular de rechazo, mostrada entre 1989 y 1992, al ahogo que se venía imponiendo desde el FMI a través de sus conocidos programas de ajustes macroeconómicos que hoy se conocen con especial cercanía y dureza en la periferia europea.
Venezuela, ya desde los años 60, ha sido uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo, uno de los países más ricos del planeta y a la vez uno de los más pobres y uno de los más violentos, tanto en un sentido estructural como en su consecuente expresión de delincuencia y criminalidad. Ha contado, por ejemplo, con el ingreso per cápita más alto de América Latina. Una gran riqueza que los gobiernos de turno se preocuparon por repartir en muy pocas manos. Su distribución estuvo siempre caracterizada por abrir un abismo que mantenía a las mayorías en la miseria. Ya afirmaba Galeano en 1971 que “en proporción a la cantidad de habitantes, ninguna otra nación del mundo bebe tanto whisky escocés” como lo hacía Venezuela [3]. El saqueo de las arcas públicas hizo crecer una deuda absolutamente ilegítima con la que la banca y la oligarquía venezolana se llenaron los bolsillos.

Logros y problemas de la gestión de Chávez

Aunque es cierto que esa realidad se ha ido transformando, también es cierto que existe un importante desafecto por la lentitud con la que llegan algunos de esos cambios. Según datos de ONU-Habitat publicados en agosto de 2012 en el Informe sobre el Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe [4], en lo que a desigualdad se refiere, Venezuela se presenta como «el país con menos inequidad de ingreso» de América Latina y el Caribe, con un índice de Gini de 0,41. Estados Unidos y Portugal contaban para 2009 con un 0,38 en este indicador. Según el mismo informe el porcentaje de población urbana en situación de pobreza e indigencia se ha visto reducido de un 49% en 1999 a un 28% en 2010.
Además de la reducción de la pobreza y de la pobreza extrema, desde 1999 el gobierno bolivariano ha dado respuesta, especialmente a través de las Misiones, a las urgentes deficiencias estructurales existentes en los sistemas de salud y educación [5]. Además de otros logros como el crecimiento continuo de la economía y la reducción de la deuda, por otro lado es cierto que el gobierno de Chávez ha mostrado limitaciones en los avances en bienestar que procuran las mayorías sociales.
La mayor parte del desafecto existente hacia el gobierno, que no reside únicamente en la oligarquía sino que alcanza también amplios sectores de clases medias e incluso de trabajadoras y trabajadores, se centra muy particularmente en el problema de la inseguridad, y se extiende también a la corrupción en el aparato estatal, a la falta de democracia interna en el PSUV (que carece de independencia y es un instrumento burocrático gubernamental) y el verticalismo en la adopción de las decisiones [6].
El problema de la inseguridad resulta vital en la inclinación que pueden tener algunos sectores menos politizados de la población venezolana a la hora de elegir. La inseguridad es una característica de la violencia estructural que ha sufrido América Latina durante décadas y que sigue sufriendo que se vive con especial dureza en Venezuela. Un problema multifactorial de una profunda complejidad que en los últimos años el gobierno ha intentado atajar a partir de medidas como el control de armas o la concienciación ante situaciones de riesgo.
En cuanto a la cuestión de la democracia interna del PSUV existen críticas en torno a la burocratización del partido, lo que ha llevado a la formación de una nueva burguesía de partido interno a través de la corrupción y del uso del Estado para el beneficio propio en algunos dirigentes. Lo que algunos han venido a llamar la boliburguesía.
Ya sobre el problema de la burocratización del partido advertía el propio Chávez a los Consejos Comunales y al PSUV en julio de 2009 [7] haciéndose eco de una carta que escribió Kropotkin a Lenin ya en marzo de 1920, cuando el primero ya observaba el avance de la burocracia en Rusia [8]:
«Sin la participación de fuerzas locales, sin una organización desde abajo de los campesinos y de los trabajadores por ellos mismos, es imposible el construir una nueva vida. […] En el momento actual, son los comités del partido, y no los soviets, quienes llevan la dirección en Rusia. Y su organización sufre los defectos de toda organización burocrática».

La derecha reaccionaria: el frente de Unidad

Por su parte, la oposición se presenta a través de un histórico frente de Unidad pro capitalista. La derecha pro estadounidense no ha tenido más remedio que hacer esfuerzos por acercar la imagen de Capriles a la de Chávez, asumiendo algunos rasgos populistas tanto en el discurso como en su forma de vestir y gesticular. Los intentos por enmascarar su candidatura en algo que no es han llegado hasta el extremo de invitar en su campaña a votar “abajo y a la izquierda”, lugar donde se encontrará en la boleta electoral una de las casillas con el rostro de Capriles, en este caso en representación del partido de la derecha liberal Primero Justicia [9].
La campaña electoral está siendo convulsa, como cabía esperarse, teniendo en cuenta lo que las venezolanas y venezolanos se están jugando en el proceso. Entre los acontecimientos más remarcados se encuentra el incidente del Complejo Refinador de Amuay una de las refinerías de petróleo más grandes del mundo que controla la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) donde murieron al menos 48 personas al generarse un incendio y una explosión de gran magnitud, el pasado 25 de agosto. Por otro lado, también ha formado parte de la campaña un escándalo de soborno por parte de un diputado del partido de Capriles, Juan Carlos Caldera quien aparece en un vídeo de cámara oculta, hecho público por el PSUV, que lo ha llevado a ser excluido de la campaña.
Lo cierto es, en cualquier caso, que el partido de la Unidad de Capriles es el representante venezolano de lo que Pablo Iglesias ha venido a llamar el Partido de Wall Street [10], un partido con una profunda y universal conciencia de clase y que abarca posiciones abiertamente fascistas como la de uno de sus dirigentes Ricardo Koesling [11]. A pesar de esto, es evidente la necesidad que tiene el partido de la Unidad de presentarse con una falsa máscara de partido de izquierdas que mira por los intereses de las mayorías. Sus intereses y los de las mayorías empobrecidas venezolanas, sobra decir, no coinciden en ningún aspecto.

Las encuestas y el después

A nivel institucional las elecciones del 7-O representan un dilema crucial, como apunta Roland Denis. Lo que viene a decidirse tiene que ver con la “situación interna del aparato de Estado, y es que se decide entre reelegir a Chávez en la presidencia o hundirnos en lo que sería el horror de la vuelta al coloniaje oficializado y el neoliberalismo programático” [12, 13, 14]. De hecho, así lo reconocía y criticaba a su propio partido el diputado opositor William Ojeda: "Los demócratas de Venezuela no aceptamos agendas ocultas, trasnochos economicistas, ni obsesiones neoliberales", en referencia al programa que había hecho público su partido, el de Capriles. El diputado opositor agregaba "No estamos de acuerdo para nada con paquetes de medidas con pretensiones de ajustes macroeconómicos que avanzan desde una perspectiva ortodoxa y dejan de lado a la gente. Quienes pretenden hacer del pueblo apenas una estadística en una fría hoja de cálculo se equivocan".
Al margen de un esperado grito de “fraude” que pueda hacerse desde la derecha para desestabilizar, no parece en principio según las encuestas y los analistas que deba haber sorpresas.. La encuestadora GIS XXI da, en sus diversos escenarios, una ventaja mínima de 10 puntos a Chávez sobre el candidato de la derecha. Por su parte, la empresa Datanalisis asegura que Chávez aventaja al líder opositor por 14,7 puntos [15].
Ahora bien, la lucha real y profunda por el avance de la justicia social y del poder popular tendrá lugar a partir del 8 de octubre no solo para frenar los intentos desesperados que pueda asumir la derecha para retomar el poder del modo que sea sino también, y principalmente, en el seno mismo del chavismo. Tendrá que ver con las posiciones que adopten las verdaderas revolucionarias y revolucionarios venezolanos en la construcción de la alternativa desde abajo y en el empoderamiento de las mayorías.

Fuentes

[1] Consejo Nacional Electora: Candidatas y candidatos a la presidencia de la República http://goo.gl/5VnGB
[2] Entrevista a Chirino: La política del gobierno es anti obrera http://goo.gl/BS7DV
[3] Galeano, E. (1971). Las venas abiertas de América Latina. Madrid: Siglo XXI.
[4] ONU-Hábitat (Agosto, 2012). Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe: Rumbo a una nueva transición urbana. Disponible enhttp://goo.gl/WVAzg
[5] Logros de la Revolución Bolivariana. Razones para votar por Chávez el 3 de diciembre http://goo.gl/NqXca
[6] Almeyra, G. (2012, septiembre 10). Venezuela ante las elecciones http://goo.gl/fPcdW
[7] Chávez lee carta de Kropotkin http://goo.gl/vMIVX
[8] Kropotkin, P. (1920, 4 de marzo). Carta a Vladimir Illich Lenin http://goo.gl/gwZjX
[9] Consejo Nacional Electoral: Boleta electoral 7 de Octubre de 2012 http://goo.gl/LDnH7
[10] Iglesias, P. (2012): 15-S: El Partido del Pueblo frente al Partido de Wall Street http://goo.gl/CisA0
[11] Ricardo Koesling amenaza con matar chavistas el 7-O cuando Capriles sea presidente
http://goo.gl/AAgfW
[12] Denis, R. (2012, agosto 30). Amuay, Conspiración, Campaña http://goo.gl/hSWMe
[13] El paquete neoliberal de Radonski quedó al descubierto http://goo.gl/SF50j
[14] Difunde la verdad: el paquetazo neoliberal http://www.youtube.com/watch?v=LzPK-wD-KI8
[15] Datanálisis da 14,7 puntos a Chávez sobre Capriles http://goo.gl/NIX94
Aligi Molina (@elindignado) es militante de En lluita / En lucha