13 de octubre de 2012

13-O: Cacerolada contra la deuda "ilegítima y odiosa"

Público
El "GlobalNoise! (ruido global)", una "cacerolada internacional" contra las desigualdades y la "opresión de un sistema que pone al capital por delante de las personas", ha conseguido reunir en Madrid a miles de personas que, bajo el lema "No debemos, no pagamos", han salido a la calle para protestar por la crisis de la deuda.

Movimientos sociales de todo el mundo han convocado esta protesta, a la que se han sumado decenas de ciudades. En Madrid, el movimiento 15-M ha encabezado el llamamiento, al que también se han unido otras organizaciones como Attac o Ecologistas en Acción. Juntos han formado la Plataforma Reacciona. ¿El motivo? Consideran que la deuda es "ilegítima y odiosa" y que el Gobierno está aplicando los recortes sociales amparándose en el argumento de la necesidad de pagarla.

Por ello, la marcha ha comenzado en el Paseo de la Castellana , delante de la sede madrileña de la Unión Europea (UE), y llegará hasta Sol. Para ello, los manifestantes deberán pasar por la conocida plaza de Neptuno, donde hace tan sólo unas semanas la Policía cargó duramente contra quienes secundaron la convocatoria del 25-S, 'Rodea el Congreso' .

Desde el inicio de la manifestación, las cacerolas no han dejado de sonar y los participantes, de todas las edades y condiciones, han bailado a ritmo de batukada. En esta ocasión el miedo a las cargas no ha calado entre los ciudadanos, que han acudido a la Castellana con hijos y abuelos, ataviados con las ya habituales camisetas verdes (profesores), amarillas (funcionarios), blancas (sanitarios) o moradas (feministas).

Juntos han coreado los históricos lemas del 15-M como "Esta crisis no la pagamos", "No pagamos ni crisis, ni su deuda" o se han presentado, como en el caso de los miembros de la asociación Juventud Sin Futuro que gritan "Aquí está la juventud precaria".

La multitudinaria marea pasó por los principales centros de poder de la capital, como el Banco de España, donde -cacerola en mano- señalaron"a los culpables de convertirlo todo en mercancía con la que hacer negocio". "El 80% del total de la deuda española es privada, denunciaron los promotores de la protesta en un comunicado.

"La deuda es el pretexto que usan los gobiernos para robarnos derechos", ha denunciado a Público uno de los portavoces de la plataforma convocante, Carlos Mandel. "Lo importante de esta movilización es que salen ciudades de todo el mundo para protestar contra un sistema que pone a los beneficios económicos de la minoría por delante de las necesidades de las mayorías", añadió el portavoz