15 de octubre de 2012

Congreso de escritores, intelectuales y artistas por el compromiso: Intelectuales de izquierda relanzan su compromiso anticapitalista


Intelectuales de izquierda relanzan su compromiso anticapitalista


Escrito por Luis Díez

Lunes, 15 de Octubre de 2012 00:00

El Ateneo de Madrid, con su histórica atmósfera de templo sagrado, acogió el sábado y el domingo a cerca de doscientos escritores, poetas e intelectuales consecuentes con la situación social derivada de la crisis capitalista y de la democracia de mercado que soportamos, que celebraron el Congreso de escritores, intelectuales y artistas por el compromiso. Vistos desde la última fila, los Juan Madrid, Felipe Alcaraz, Armando López Salinas, Juan Antonio Hormigón, el profesor Manuel Aznar, los poetas Juan Ramón Sanz, Carlos Álvarez… –faltó Marcos Ana, aquejado de un constipado–, no sumaban años, sino siglos de lucha, y conservaban aquel aire de clandestinidad de cuando la inteligencia burlaba a la censura y La Goleada dominical a una peseta en la boca del metro incluía panfletos llamando a la huelga contra la dictadura.



Entonces el enemigo tenía cara y ojos –algunos le decían general Patascortas y otros Enano Asesino del Pardo–, el objetivo era claro –la lucha por la libertad– y algunos principios básicos, como la lucha de clases, no admitían discusión. Pero ahora que nada es como fue ¿qué nos quieren decir estos canosos predicadores de la izquierda transformadora, reunidos en la catedral del agnosticismo durante la fiesta de guardar o despreciar como el puente de la Hispanidad? No considero necesario preguntarle al exportavoz de IU en el Parlamento, Felipe Alcaraz, porque advierto su mano en el último párrafo del manifiesto de este primer Congreso de Intelectuales por el Compromiso: “La respuesta a la situación actual no consiste en concebir la modernidad al margen de la lucha de clases, ni en encubrir las derrotas colectivas asumiendo los valores del adversario”.




Ver el vídeo









Con Felipe, que sigue trabajando en el segundo tomo de su Trilogía de la Derrota, hablo de los tabiques históricos que intentan fraccionar la memoria para eludir las facturas de un pasado que fue ayer, por ejemplo, cuando determinados canallas conectados a la dictadura se propusieron machacar a una gran parte de la juventud española con las drogas. No sólo la memoria histórica, sino la de ayer mismo, es necesaria para explicar la situación actual. ¿Y ahora qué va a pasar? “La crisis es pavorosa, va a durar y están intentando disfrazar el rescate”, me dice. Le pregunto por la independencia de Cataluña, y aunque es consciente de que más del 90% de los votantes de ICV-IU están a favor del referéndum y los históricos del PCPE son partidarios de la independencia, asegura que el PCE y el PSUC mantienen sus planteamientos “federalistas” y no apoyarán la separación, lo que no quita para que consideren necesario repensar y renovar la estructura del Estado. Cerramos paréntesis.



Aunque muchos escritores, intelectuales y artistas proceden de la militancia comunista, ya no hablan en voz baja, como hacían durante la clandestinidad. Y quieren hacernos saber alto y claro que ante la crisis económica y el dominio neoliberal están dispuestos a la batalla para hacer prevalecer los valores de la izquierda, singularmente, la democracia participativa, el trabajo y la inteligencia frente a los esquemas excluyentes del poder, la especulación y la desigualdad de acceso al conocimiento, respectivamente. En un manifiesto al que se han adherido más de doscientos escritores, profesores, artistas y periodistas, entre ellos el dramaturgo Alfonso Sastre, el cantaor José Domínguez El Cabrero o el novelista y colaborador de cuartopoder.es Isaac Rosa, expresan la necesidad urgente de responder a la “amputación de la democracia” y llaman a abrir un debate sobre el lugar de los intelectuales –compromiso frente a neutralidad y mercantilismo–, a impulsar fórmulas frente a la norma hegemónica y a promover un discurso alternativo a la ideología dominante y las pulsiones del mercado.



----------



Fuente: Cuarto Poder