26 de octubre de 2012

Defensa reconoce 243 millones perdidos en seis aviones siniestrados en Bardenas Reales

Noticias de Navarra
Los accidentes que han sufrido los aviones del Ejército del Aire en el Polígono de Tiro de Bardenas han costado a las arcas del Estado 243.215.383 euros, una cifra referida solo a los seis aparatos que Defensa reconoce siniestrados en Bardenas en los últimos 30 años (1982-2012).
Bien es cierto que para este Ministerio la cuantía real se quedaría en 166.288.547 euros, si se tiene en cuenta la depreciación de la aeronave entre la fecha de la compra y la del accidente. Según la respuesta que se ha ofrecido por escrito a una pregunta de la diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, en este tiempo se perdieron un F-5 (costó 5.534.308 euros y valía 2.877.840 en el momento del accidente), dos Mirage F-1 (21.640.000 euros cada uno y 19.043.200 en el accidente) y tres F-18 (52.218.461 euros (costó cada uno y su valía era de 41.774.769 cada uno cuando cayeron).

Estas son las cifras que se desprenden del informe del accidente del F-18 ocurrido el 2 de abril de 2009 a las 22.20 horas en el término de Landazuría en Bardenas Reales. El documento fue entregado hace una semana a la diputada Barkos después de que en agosto lo volviera a solicitar.

De la lista que ofrece Defensa, el F-5 sufrió el accidente el 9 de septiembre de 1982 en Cascante y murió el piloto. Los Mirage F-1 se perdieron el 13 de junio de 1989 cuando cayeron, con una diferencia de cinco minutos, en el término bardenero de La Cruceta y en Ejea de los Caballeros (Zaragoza). Por último, Defensa habla de tres F-18 siniestrados aunque desde 1989 han caído cinco: el primero en noviembre de 1989 que se estrelló en el término de El Plano (en mitad de Bardenas Reales), el segundo el 16 de agosto de 1994, cerca de Piskerra; otros dos el 15 de marzo de 2000, cuando chocaron en pleno vuelo sobre Ejea de los Caballeros (murió un piloto); y el último el del 2 de abril de 2009, objeto del informe.

De hecho, desde 1982 son nueve, y no seis como dice Defensa, los aviones que se han accidentado en Bardenas, ya que tampoco aparece referido el Phantom que en mayo de 1987 se incendió en el aire y cayó en la localidad de Cáseda, muriendo sus ocupantes.

Por este motivo, la cifra real de las pérdidas económicas que han supuesto los accidentes ocurridos en el entorno de Bardenas se elevaría de forma importante y sobrepasaría los 300 millones de euros, solo teniendo en cuenta dos F-18 que no aparecen en la relación que el ministerio ofreció a Barkos.
Además desde el año 1968 (primer año del que se tiene constancia del accidente de un avión) alrededor de 20 aparatos se han estrellado en el entorno de Bardenas (incluido uno norteamericano) y son más de 30 los accidentes aéreos registrados en los 61 años de existencia de las instalaciones desde 1951, ya sea de aviones o de proyectiles o depósitos de combustible que se caen.

Los grupos municipales de UPN y PSN en el Ayuntamiento de Tudela se negaron en abril de 2009 a pedir al Ministerio de Defensa que realizara un informe sobre este accidente y sus causas; un informe que ha costado dos años en llegar a las manos de la diputada de Geroa Bai que lo solicitó ya en 2009. Estas mismas formaciones políticas, junto a CDN, repitieron su negativa en el Parlamento Foral. La entonces ministra de Defensa, la socialista Carme Chacón aseguró que informaría del suceso cuando se terminara la investigación, algo que nunca hizo.