2 de octubre de 2012

El pensionista Borbón



Escrito por Amadeo Martínez Inglés / UCR   
Presupuestos del Estado: Rajoy se ensaña con el…
¡Hombre, es que no hay derecho! A todos los jubilatas españoles el carismático don Mariano les va a subir el próximo año las pensiones un 1% y al pobre Juan Carlos, sí, sí, al superman cazador y campechano que todavía ostenta la jefatura de este Estado plurinacional y plurileches en el que habitamos y que está a punto de romperse por sus costuras periféricas, va y le rebaja su mísero peculio un exagerado 4%.

Es que esto es de Juzgado de Guardia. ¿Cómo va a poder vivir este pobre hombre, con la que está cayendo en este país por cuenta de una crisis (un descomunal latrocinio, más bien, cometido por quienes debieron gestionar sus otrora importantes recursos) que nos está llevando a ser los nuevos mendigos de Europa y del mundo entero (incluido el de los parias, el tercero), con apenas los 7,93 millones de euros (1.316 millones de nuestras añoradas pesetas) que para el próximo ejercicio fiscal le reservan los Presupuestos Generales del Estado que, con más cara que espalda y mirando al tendido, se ha atrevido a llevar al Congreso de los Diputados el inefable y mentirosillo Montoro?
¿Cómo va a poder ir a cazar elefantes a Botsuana en un próximo futuro, a 30.000 euros el ejemplar abatido, con semejante varapalo presupuestario?
¿Cómo va a poder seguir alimentando, euro a euro, eso, sí, la saneada fortunita regia (1.800 millones de euros) que, como trabajadora hormiguita, ha logrado reunir después de años de sacrificios sin cuento y que, según constatan algunos periódicos y revistas extranjeras y algún que otro malintencionado compatriota, mantiene en stand by (a la espera de lo que pueda pasar) en lugares seguros de la banca mundial, no de la casposa y rescatable española?
¿Cómo va a poder seguir metiéndose entre pecho y espalda, y durante todo el largísimo año que viene, las consabidas botellitas de Vega Sicilia (acompañándolas, claro está, de sus correspondientes cigalitas, langostas, nécoras, huevitas de Esturión…y, también, de los solomillitos y demás partes nobles de escogidas terneritas de Ávila) que, con la subida exponencial del coste de la vida que en estos momentos sobrepasa ya el 3,5%, van a ponerse por las nubes?
¿Cómo va a poder seguir viviendo, en suma, este nuestro amado jubilata real con el nivel que le corresponde, sobre todo a los ojos de sus colegas del norte de Europa (que son unos cotillas y unos envidiosos aunque viajen en bicicleta) y, más aún, a los del pícaro mister Clinton (sí, sí, el famoso ex presidente norteamericano que trabajaba a destajo en el despacho oval de la Casa Blanca con la becaria Lewinski escondida debajo de la mesa y haciéndole cosquillas en salva sea la parte) que el otro día, entre risitas, se excusó ante él por no poderle poner un trono real debajo de sus augustas posaderas en el curso de una visita de trabajo a su foro político, esta vez sin becaria para ninguno de los dos, que buenos están ya para esos trotes?
Yo la verdad, creo que esta vez el señor Rajoy se ha pasado en su orgía de recortes sociales y ha sacado a pasear su ego republicano, escondido en su psique bajo siete llaves, y su sempiterna mala leche institucional que últimamente viene potenciando hasta el infinito el caudillo del norte, Artur Mas. Yo no digo que este año le subiera a nuestro amado monarca, como a los demás pensionistas “quinientoeuristas” que malviven en este país, ese mágico 1% de mierda que contemplan los PGE para el año que viene al tiempo que se pasa por el forro de sus calzoncillos la revalorización a la que obliga el pacto (o componenda) de Toledo… pero rebajarle sin avisar todo un 4% de sus magros haberes quizá sea demasiado.
Claro que a muchos indignados en este país (del 15-M, del 25-S, del 26-S, del 29-S y demás dígitos y letras por venir, que deberían haber iniciado su asalto a este Régimen corrupto en desmoronamiento inminente con un “Rodea La Zarzuela” en lugar del Congreso, que al fin y al cabo está habitado por legítimos representantes del pueblo soberano, tontorrón pero soberano, y no como el palacio mencionado donde vegeta un señor elegido únicamente por un dictador sanguinario) les parecerá irrisoria la rebaja de asignación a la Casa Real decidida por el caganidos de La Moncloa y desearían que ese ridículo 4% se transformara en una enmienda a la totalidad, es decir en un 100% de recorte, en una patada en el trasero a una Institución trasnochada poblada de “ninis”, que ni estudian, ni trabajan, ni nada de nada, pero que se pegan la gran vida a costa de la estupidez congénita de millones y millones de españoles.
Pero todo llegará, amigos. Paciencia, que la historia de España, vapuleada como nunca por políticos y jerarcas corruptos e ineptos, está a punto de hablar y sus palabras, como siempre, prometen ser terribles y de obligado cumplimiento.
Amadeo Martínez Inglés, Coronel. Escritor. Historiador